Buenas prácticas para el debate emancipador

La au­to­no­mía, en con­tra­po­si­ción a la he­te­ro­no­mía, debe ser ele­gi­da cons­cien­te­men­te, no pue­de ser dada ni im­pues­ta. Así, sólo pue­de fun­da­men­tar­se en la con­cien­cia crí­ti­ca de las per­so­nas que quie­ren con­ver­tir­se en au­tó­no­mas, que a su vez de­pen­de del gra­do —a ni­vel cuan­ti­ta­ti­vo pero so­bre todo cua­li­ta­ti­vo— de co­mu­ni­ca­ción en­tre ellas. Es por ello que el de­ba­te, en­ten­di­do como un pro­ce­so coope­ra­ti­vo-si­nér­gi­co de pen­sa­mien­to y co­no­ci­mien­to, es un ele­men­to pri­mor­dial para avan­zar ha­cia la so­cie­dad que an­he­la­mos, así como para ha­cer fren­te a la do­mi­na­ción.

No obs­tan­te, la mis­ma idea de de­ba­te ha sido pro­fun­da­men­te ma­ni­pu­la­da y de­ge­ne­ra­da como con­se­cuen­cia del sis­te­ma oli­gár­qui­co ac­tual y los (des) va­lo­res que pro­pug­na para ha­cer­nos más do­mi­na­bles. En ge­ne­ral, el de­ba­te ha que­da­do re­du­ci­do a un mero pro­ce­so com­pe­ti­ti­vo para ver quién tie­ne la ra­zón, una lu­cha de egos. Tan­to es así que to­das y to­dos, por el he­cho de ha­ber cre­ci­do en esta so­cie­dad, es­ta­mos des­en­tre­na­dos de cara al diá­lo­go.

Así, un ob­je­ti­vo fun­da­men­tal de este ci­clo es el de­ba­te en sí mis­mo: apren­der y reivin­di­car la con­cep­ción coope­ra­ti­va del diá­lo­go como paso bá­si­co de cara a cons­truir una so­cie­dad ba­sa­da en la au­to­no­mía. Para me­jo­rar en este sen­ti­do pro­po­ne­mos unas pau­tas a te­ner en cuen­ta du­ran­te los de­ba­tes:

  • Es muy con­ve­nien­te ha­ber pen­sa­do pre­via­men­te, de for­ma in­di­vi­dual o co­lec­ti­va, en las ideas que se tra­ta­rán en los de­ba­tes, para ha­cer­nos una opi­nión pro­pia y po­der desa­rro­llar apor­ta­cio­nes. Esto no qui­ta que, evi­den­te­men­te, es­te­mos abier­tos a re­plan­tear­nos to­dos nues­tros po­si­cio­na­mien­tos, por eso es­ta­mos en un pro­ce­so de de­ba­te!

  • Pen­sar y es­truc­tu­rar bien las in­ter­ven­cio­nes an­tes de ex­pre­sar­las; ha­cer­las sin­té­ti­cas y bre­ves.

  • Ha­blar de for­ma cla­ra y a un rit­mo que per­mi­ta a los de­más pen­sar lo que se está di­cien­do.

  • Re­cor­dar du­ran­te el trans­cur­so del de­ba­te que se tra­ta de un pro­ce­so coope­ra­ti­vo y que los que nos ro­dean no son com­pe­ti­do­res sino co­la­bo­ra­do­res.

  • Pro­cu­rar que el de­ba­te avan­ce, apor­tan­do nue­vas ideas y no re­pi­tien­do las que ya se han di­cho.

  • Es­cu­char lo que di­cen los de­más, no sólo es­pe­rar el turno para de­cir lo que se quie­re de­cir.

  • Ser res­pe­tuo­so con los de­más: no in­te­rrum­pir, de­jar que se ex­pre­sen, te­ner una ac­ti­tud abier­ta de cara a sus apor­ta­cio­nes, in­ten­tan­do en­ten­der el fon­do de lo que quie­ren apor­tar, etc.

  • Te­ner en cuen­ta que con­tra­de­cir las ideas ex­pues­tas por al­guien no es un ata­que ha­cia aque­lla per­so­na, de la mis­ma ma­ne­ra, no to­mar­lo como un ata­que per­so­nal si re­ba­ten lo que he­mos di­cho.

  • Si­len­ciar el mó­vil y de­jar­lo guar­da­do, ya que pue­de re­du­cir la con­cen­tra­ción.

  • Res­pe­tar los tur­nos de pa­la­bra, la di­na­mi­za­ción y la mo­de­ra­ción. Los di­na­mi­za­do­res pue­den cor­tar a al­guien ama­ble­men­te si se pasa de tiem­po, si re­pi­te ideas o mo­no­po­li­za los tur­nos de pa­la­bra. Sa­be­mos que es una ta­rea a ve­ces des­agra­da­ble y agra­de­ce­mos la co­la­bo­ra­ción de to­dos y to­das.

¿Que te ha pa­re­ci­do el tex­to? Pue­des de­jar­nos un co­men­ta­rio más aba­jo o com­par­tir­lo en las re­des so­cia­les. O si lo pre­fie­res, te­ne­mos otros tex­tos y un news­let­ter que te pue­den in­tere­sar.