Entrevista a Janet Biehl [Barcelona - 26 de mayo de 2016]

A con­ti­nua­ción re­pro­du­ci­mos la trans­crip­ción de una en­tre­vis­ta rea­li­za­da a Ja­net Bielh el día des­pués de su char­la en Bar­ce­lo­na so­bre «Eco­lo­gía So­cial y Con­fe­de­ra­lis­mo De­mo­crá­ti­co. De Book­chin a Ocä­llan y el mo­vi­mien­to li­be­ra­dor de Ro­ja­va».

Po­déis ver la gra­ba­ción de este even­to aquí: htt­ps://​www.you­tu­be.com/​watch?v=BcOEbY­TUvgw (en 3 par­tes, la in­tro­duc­ción es en ca­ta­lán pero las in­ter­ven­cio­nes y la tra­duc­ción es en cas­te­llano).

Ja­net Biehl es pro­mo­to­ra de la eco­lo­gía so­cial, el co­mu­na­lis­mo y el mo­vi­mien­to de eman­ci­pa­ción kur­do. Fue la com­pa­ñe­ra y co­la­bo­ra­do­ra del ac­ti­vis­ta y pen­sa­dor nor­te­ame­ri­cano Mu­rray Book­chin du­ran­te prác­ti­ca­men­te 20 años. Es au­to­ra de un li­bro de re­cien­te pu­bli­ca­ción so­bre Book­chin «Eco­logy or Ca­tas­trop­he: The Life of Mu­rray Book­chin» (Ox­ford, 2015) (de pró­xi­ma tra­duc­ción al cas­te­llano) y tam­bién de «Las Po­li­ti­cas de la eco­lo­gía so­cial: mu­ni­ci­pa­lis­mo li­ber­ta­rio (Vi­rus Edi­to­rial), en­tre otros. Ha tra­du­ci­do el li­bro Re­vo­lu­tion in Ro­ja­va, de pró­xi­ma apa­ri­ción a fi­na­les de este año.

Esta en­tre­vis­ta -que por mo­men­tos se ase­me­ja más a una con­ver­sa­ción in­for­mal- la rea­li­za­mos al­gu­nos miem­bros del Gru­po de Re­fle­xión para la Au­to­no­mía jun­ta­men­te con pro­mo­to­res del en­cuen­tro de Eco­lo­gía So­cial de Lyon. Las ne­gri­tas son nues­tras, así como los co­men­ta­rios acla­ra­to­rios o in­for­ma­ción ad­di­cio­nal.

En­tre­vis­ta­do­ra 1: ¿Qué pien­sas que po­de­mos apren­der del mo­vi­mien­to kur­do en tér­mi­nos de cons­truir una fuer­za re­vo­lu­cio­na­ria en Eu­ro­pa, es­pe­cial­men­te en el Sur de Eu­ro­pa, si has vis­to al­gu­nas co­sas cla­ves allí que pien­sas que pue­den ser­vir para ha­cer las co­sas di­fe­ren­tes aquí? Qui­zás no es­ta­mos pres­tan­do su­fi­cien­te aten­ción a cier­tas cues­tio­nes que se­rían fun­da­men­ta­les…

En­tre­vis­ta­do­ra 2: El ar­gu­men­to que más es­cu­cha­mos por aquí es que allí es una si­tua­ción par­ti­cu­lar, que allí se pue­de ha­cer pero aquí no…

En­tre­vis­ta­do­ra 1: Sí, nos di­cen que allí lo pue­den ha­cer pero que aquí es una so­cie­dad de ca­pi­ta­lis­mo avan­za­do y es im­pos­si­ble ha­cer algo si­mi­lar…

Ja­net B: Cuan­do Mu­rray es­ta­ba vivo y tra­ta­ba de per­sua­dir a los anar­quis­tas y a otros a tra­ba­jar en la vía del mu­ni­ci­pa­lis­mo li­ber­ta­rio, una de las res­pues­tas que más a me­nu­do oía era «¿Pero don­de hay un mo­de­lo de esto?» «Dón­de se ha he­cho esto? «Esto es im­pos­si­ble!» «Es una uto­pía, sólo en­se­ña­nos un ejem­plo…» «No hay nin­gún ejem­plo? Pues bueno, en­ton­ces no me im­por­ta…» Y bueno, aho­ra te­ne­mos un ejem­plo y la gen­te dice que no se pue­de ha­cer aquí. Así que siem­pre hay una ra­zón para no in­ten­tar­lo. Pero al mis­mo tiem­po es cier­to que hay que te­ner en cuen­ta que esta es una so­cie­dad di­fe­ren­te a la de allí, que de al­gún modo en mu­chos as­pec­tos es aún pre-ca­pi­ta­lis­ta. Lo que yo me lle­va­ría (os­tras, esto de take away sue­na muy ame­ri­cano!) (…) Lo que des­ta­ca­ría es que han em­pe­za­do a crear ins­ti­tu­cio­nes an­tes de un mo­men­to de cri­sis, du­ran­te un mo­men­to de paz re­la­ti­va -aun­que aho­ra ya hay una gue­rra abier­ta- , em­pe­za­ron a cons­truir nue­vas ins­ti­tu­cio­nes mu­cho an­tes que el mo­men­to re­vo­lu­cio­na­rio lle­ga­ra, in­clu­so en con­di­cio­nes de per­se­cu­ción…en tér­mi­nos de ni­vel de pe­li­gro­si­dad po­dría­mos de­cir que allí es mu­cho peor que aquí, aun­que evi­dent­me­ne­te siem­pre hay cues­tio­nes que afron­tar…in­clu­so lo que he­mos vis­to es­tos días aquí en Bar­ce­lo­na es un ejem­plo de ello (se re­fie­re al desa­lo­jo del Banc Ex­pro­piat en el mis­mo ba­rrio de Grà­cia don­de ha­ce­mos la en­tre­vis­ta). Pero cla­ro, ellos se en­fren­tan a la tor­tu­ra, son arres­ta­dos… asu­mie­ron mu­chos ries­gos al cons­truir ins­ti­tu­cio­nes por avan­za­do, así que cuan­do el mo­men­to re­vo­lu­cio­na­rio lle­gó ellos es­ta­ban pre­pa­ra­dos, no sólo sa­lie­ron a la ca­lle y di­je­ron «ok, aho­ra que ha­ce­mos?», sino que sa­bían exac­ta­men­te qué ha­cer por­que ya ha­bían em­pe­za­do. Así que para mí esto in­di­ca la im­por­tan­cia de, en con­di­cio­nes de re­la­ti­va paz que hay hoy en día, te­ner en men­te que va a lle­gar el mo­men­to en que todo lo que es­ta­mos ha­cien­do día a día será ne­ce­sa­rio para ca­ta­li­zar un cam­bio.

En­tre­vis­ta­do­ra 2: Cla­ro, pero esto su­po­ne un es­tu­dio bas­tan­te pro­fun­do…

Ja­net B: Tam­bién, como dije ayer por la no­che (se re­fie­re a su char­la en Bar­ce­lo­na en La Ci­ne­ti­ka) es­toy muy im­pre­sio­na­da por la in­ter­re­la­ción en­tre teo­ría y prác­ti­ca que lle­van a cabo los kur­dos. Se to­man muy en se­rio la teo­ría, a di­fe­ren­cia de dón­de yo vivo, en que las ideo­lo­gías, aun­que vi­va­mos en un mar­co con una fuer­te ideo­lo­gía (in­di­vi­dua­lis­mo, li­bre mer­ca­do…) esto no se per­ci­be como una ideo­lo­gía sino como la reali­dad en sí mis­ma…

En­tre­vis­ta­do­ra 1: Cla­ro, por­que exis­te una teo­ría y una ideo­lo­gía en el sis­te­ma en el que es­ta­mos aho­ra…No hay li­ber­tad de cons­cien­cia, todo es pro­pa­gan­da, así que si que­re­mos lu­char con­tra esto ne­ces­tia­mos otro pro­yec­to…

Ja­net B; Si, cla­ro, quie­ro de­cir que no es una de­ci­sión que ha­ya­mos to­ma­do con­cien­te­men­te, fue una de­ci­sión cons­cien­te to­ma­da hace cen­te­na­res de años y aho­ra pa­re­ce sim­ple­men­te na­tu­ral. Mien­tras por otro lado en el pro­ce­so kur­do, ellos cons­cien­te­men­te han desa­rro­lla­do una ideo­lo­gía, es­tu­dian­do la his­to­ria re­vo­lu­cio­na­ria, le­yen­do en­tre li­neas en ella lo que les pa­re­cía que les po­día ser­vir para ellos. Qui­zás vo­so­tros es­taís ha­cien­do lo mis­mo en vues­tros gru­pos de es­tu­dio, lo que los kur­dos hi­cie­ron en las mon­ta­ñas, por­que hubo un gru­po en los 50, des­pués de la caí­da del mar­xis­mo, que re­vi­sa­ron el mar­xis­mo y la his­to­ria re­vo­lu­cio­na­ria para in­ten­tar ver don­de ir des­pués; es un pro­ce­so de re­plan­tea­mien­to con el ob­je­ti­vo de ir avan­zan­do, no quie­res es­tan­car­te en el pa­sa­do, sino que quie­res po­der cons­truir so­bre él es­tan­do abier­to a las nue­vas de­man­das o re­que­ri­mien­tos de la si­tua­ción pre­sen­te. Así que, como he di­cho, se to­man la teo­ría muy en se­rio, a di­fe­ren­cia de lo que pasa en EEUU, pero tam­bién su apli­ca­ción prác­ti­ca, es­co­jen lo que les pa­re­ce co­rrec­to, se com­pro­me­ten con ello y lue­go in­ten­tan apli­car­lo. Creo que su com­pro­mi­so du­ran­te dé­ca­das es ad­mi­ra­ble y me gus­ta­ría que pu­dié­ra­mos ha­cer lo mis­mo en otras par­tes del mun­do.

En­tre­vis­ta­do­ra 1: Es­cu­chan­do esto que di­ces me vie­ne a la ca­be­za otra pre­gun­ta, que se­ría, si al­gu­nas mi­no­rías, por­que al fin y al cabo esto que di­ces tie­ne que ser em­pe­za­do por mi­no­rías cons­cien­tes, al­ter­na­ti­vas, muy com­pro­me­ti­das. ¿Cómo po­de­mos pre­ve­nir que es­tas mi­no­rías cons­cien­tes que es­tán in­ten­tan­do cons­truir las ba­ses de una nue­va so­cie­dad, como con­se­guir que no es­tén se­pa­ra­das de la gen­te, del pue­blo, que no se con­vier­tan en una van­guar­dia? Me pa­re­ce que en el mo­vi­men­to kur­do los mi­li­tan­tes es­tán muy en con­tac­to con toda la so­cie­dad, por lo que sé…es­tan muy en con­tac­to con los pro­ble­mas de la so­cie­dad, in­clu­so si ven que al­gún pro­ble­ma no pue­de ser re­suel­to aún des­de las ba­ses no tie­nen pri­sa por im­po­ner un cam­bio que qui­zás fue­ra más «pro­gre­sis­ta»… Tie­nen mu­cha em­pa­tía, me pa­re­ce, por como es la so­cie­dad aho­ra en este mo­men­to, aun­que ellos como mo­vi­mien­to ha­yan avan­za­do en cier­tas cues­tio­nes, in­ten­tan no im­po­ner es­tas evo­lu­cio­nes a la so­cie­dad…La pre­gun­ta se­ría como ha­ce­mos este tra­ba­jo de avan­za­di­lla, de pen­sar en la teo­ría y po­ner en prác­ti­ca sin apar­tar­nos de la gen­te de la ca­lle.

Ja­net B: Book­chin di­ría que es muy im­por­tan­te la edu­ca­ción pú­bli­ca, por ejem­plo me­dian­te de­ba­tes pú­bli­cos, con­fe­ren­cias, pe­lí­cu­las - la se­ma­na pa­sa­da es­tu­ve de he­cho en el pri­mer fes­ti­val de do­cu­men­ta­les so­bre Eco­lo­gía So­cial en Pa­rís, y fue­ron cine fo­rums y lle­ga­ron a gen­te dis­tin­ta, cosa que es im­por­tan­te-. Tam­bién pien­so que exis­te un pa­pel de las per­so­nas que desa­rro­llan la teo­ría y que no ne­ce­sa­ria­men­te han de con­ver­tir­se en lí­de­res, no hay que dar­les un po­der es­pe­cial ni una po­si­ción es­pe­cial, es de mu­cho va­lor te­ner a al­guien que pue­da pen­sar a tra­vés de una idea cohe­ren­te y que cris­ta­li­ce las ideas para la gen­te, que for­me una teo­ría -que evi­den­te­men­te pue­de ser mo­di­fi­ca­da- y que la gen­te pue­da em­pe­zar a im­ple­men­tar. Al­guien tie­ne que em­pe­zar a po­ner­lo todo jun­to, pero esto no le da a esta per­so­na pri­vi­le­gios es­pe­cia­les y pien­so que este es el caso en el mo­vi­mien­to kur­do. El PKK se man­tie­ne como una pla­ta­for­ma igua­li­ta­ria y ha­blé de esta cues­tión con un car­go con quién me en­con­tré hace 2 me­ses en el Reino Uni­do; le dije que el PKK tie­ne la repu­tación de ser au­to­ri­ta­rio y en­ci­ma tie­nen a Ocä­llan, la per­so­na que da las ideas, y ella dijo que no, que no es así como fun­cio­na. Dijo que toda per­so­na que se suma al mo­vi­mien­to tie­ne que com­pro­me­ter­se con unos de­ter­mi­na­dos prin­ci­pios, un com­pro­mi­so bá­si­co con los de­re­chos hu­ma­nos, las con­ven­cio­nes de gi­ne­bra y to­das es­tas cues­tio­nes, y opo­ner­se al ra­cis­mo, al se­xis­mo y todo esto. Así que si una per­so­na em­pie­za a com­por­tar­se de una for­ma au­to­ri­ta­ria, está vio­lan­do los prin­ci­pios, así que la pla­ta­for­ma del PKK, la co­mu­ni­dad, le ex­pon­drá los prin­ci­pios en los que cree y lo com­pa­ra­rá con la for­ma con que esta per­so­na se com­por­ta. Se tra­ta de una se­sión de crí­ti­ca y la per­so­na tie­ne la opor­tu­ni­dad de de­cir que si, que ha co­me­ti­do una fal­ta y au­to­cri­ti­car­se y com­pro­me­ter­se a ha­cer­lo me­jor. Pero cuan­do ex­pli­co esto a la gen­te di­cen «Ah si, la au­to­crí­ti­ca, como en los jui­cios de Mos­cú en que la gen­te te­nía que asu­mir su cul­pa y ju­rar fi­de­li­dad al gran lí­der…» Pero la au­to­crí­ti­ca no es para de­cir que me he des­via­do de la lí­nia del par­ti­do, no es que me haya des­via­do de unas di­rec­tri­ces mar­ca­das por un lí­der que está arri­ba, ni vio­la­do su leal­tad, sino que el es­tán­dar al que la per­so­na está su­je­ta es el es­tán­dar de los de­re­chos hu­ma­nos. Por ejem­plo si yo digo algo ra­cis­ta, quie­ro que me lo di­gan y quie­ro te­ner la opor­tu­ni­dad de pe­dir per­dón a mi co­mu­ni­dad y de esta ma­ne­ra yo po­dré co­rre­gir mi pro­pio com­por­ta­mien­to, no quie­ro te­ner que ir a con­fe­sar­me de­lan­te de un lí­der, pero si que quie­ro sa­ber si me he com­por­ta­do de una for­ma ra­cis­ta…Y todo el mun­do está su­je­to a esto, los lí­de­res, la gen­te que tie­ne po­si­cio­nes de po­der e in­fluen­cia…Yo me pre­gun­té si los mi­li­tan­tes más an­ti­guos y acos­tum­bra­dos a for­mas de fun­cio­na­mien­to au­to­ri­ta­rias tam­bién es­ta­ban su­je­tos a este tipo de ejer­ci­cios, y tam­po­co sé como fun­cio­na de he­cho en la ac­tua­li­dad todo esto…qui­zás las per­so­nas se pue­dan sen­tir in­ti­mi­da­das en el mo­men­to de cri­ti­car a cier­tas per­so­nas…pero en teo­ría fun­cio­na y con­si­gue que el mo­vi­mien­to se man­ten­ga de­mo­crá­ti­co y tan igua­li­ta­rio como se pue­da. E in­clu­so así, la gen­te que tie­ne do­nes es­pe­cia­les o ta­len­tos para el li­de­raz­go tie­ne la po­si­bi­li­dad de ejer­cer­los y dar­los para el be­ne­fi­cio del mo­vi­mien­to.

En­tre­vis­ta­do­ra 2: Le has pre­gun­ta­do por los lí­de­res?

En­tre­vis­ta­do­ra 3: Que­rría aña­dir algo a esto, para ha­cer la pre­gun­ta más di­fí­cil, por­que aho­ra en Ro­ja­va el mo­vi­mien­to re­vo­lu­cio­na­rio tie­ne mu­cho po­der y ten­go la im­pre­sión que las per­so­nas que no com­par­ten sus ideas es­tan mar­chán­do­se del lu­gar. Así que esto en cier­to sen­ti­do es un fra­ca­so que mues­tra que no han sido ca­pa­ces de crear un en­torno que pue­da ha­cer en­ten­der a la gen­te que so­mos va­rias co­mu­ni­da­des que nos or­ga­ni­za­mos de este modo pero que si tu no crees en esto, si quie­res vi­vir en una co­mu­ni­dad ca­pi­ta­lis­ta, te va­mos a res­pe­tar siem­pre y cuan­do tu res­pe­tes nues­tra for­ma de vi­vir.

Ja­net B: No sé si en­tien­do lo que quie­res de­cir, su­pon­go que es por­qué hay gen­te que dice que el YPG es de­ma­sia­do do­mi­nan­te; por lo que yo sé esto no es ver­dad. Pri­me­ro de todo, exis­ten va­rios par­ti­dos po­lí­ti­cos y to­dos pue­den par­ti­ci­par en el sis­te­ma de con­se­jos y en el go­bierno de tran­si­ción, la coa­li­ción de opo­si­ción (KNC) ha sido in­vi­ta­da a par­ti­ci­par pero han es­co­ji­do no par­ti­ci­par por­que no es el sis­te­ma que quie­ren, así que ellos han ele­ji­do es­tar fue­ra del sis­te­ma y esto les da po­si­bi­li­dad de ma­ni­pu­lar su po­si­ción, pero de he­cho el PYD y el TEV-DEM y los par­ti­dos aso­cia­dos a la re­vo­lu­ción di­cen que cla­ro que es­tán in­vi­ta­dos a par­ti­ci­par. Así que, en pri­mer lu­gar, en el go­bierno de tran­si­ción, la prin­ci­pal per­so­na en el con­se­jo eje­cu­ti­vo de he­cho es del KNC, está en la opo­si­ción… y en se­gun­do lu­gar, cuan­do hay elec­cio­nes, en la ca­me­ra le­gis­la­ti­va un 40% de la re­pre­sen­ta­ción es del YPG y par­ti­dos aso­cia­dos al TEV-DEM, otro 40% es opo­si­ción (KNC), y hay este otro 20% que aho­ra no re­cuer­do para quién es, pero lo im­por­tan­te es que aun­que el mo­vi­mien­to del TEV-DEM es mu­cho más po­pu­lar, igual­men­te se ha dado la mis­ma opor­tu­ni­dad al KNC en tér­mi­nos de par­ti­ci­pa­ción (una per­so­na un voto), en el con­se­jo le­gis­la­ti­vo…así que pien­so que se es­tán cu­ran­do en sa­lud con to­das es­tas co­sas. Cuan­do es­tu­vi­mos allí qui­si­mos re­unir­nos con la opo­si­ción y de he­cho ellos no que­rían ver­nos, fue­ron las mis­mas mu­je­res del mo­vi­mien­to po­pu­lar quie­nes lo po­si­bi­li­ta­ron. Al fi­nal que­da­mos con ellos una hora…(…)

Fi­nal­men­te quie­ro de­cir que esto de las elec­cio­nes al 40% aún no ha po­di­do efec­tuar­se pues­to que para ha­cer elec­cio­nes tie­nes que te­ner un cen­so cla­ro y esto se hace muy di­fí­cil allí ya que hay mu­chos re­fu­gia­dos en­tran­do cons­tan­te­men­te…lle­gan a Ro­ja­va por­que sa­ben que es se­gu­ro, hay al me­nos un mi­llón, y es muy di­fí­cil ha­cer un cen­so, pero ellos que­rrían in­cluir a todo el mun­do, tam­bién a los re­fu­gia­dos, pues­to que es par­te del com­pro­mi­so que tie­nen con los de­re­chos hu­ma­nos. Así que no han po­di­do te­ner elec­cio­nes de­bi­do a la gue­rra y a los re­fu­gia­dos…si que hu­bie­ron elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les el año pa­sa­do…

En­tre­vis­ta­do­ra 1: La En­tre­vis­ta­do­ra 3 pre­gun­ta cuan­tas per­so­nas par­ti­ci­pan de ma­ne­ra efec­ti­va en es­tas ins­ti­tu­cio­nes de con­fe­de­ra­lis­mo de­mo­crá­ti­co, qué por­cen­ta­je de la po­bla­ción está par­ti­ci­pan­do o es ne­ce­sa­rio que par­ti­ci­pe para con­si­de­rar­se le­gí­ti­mo.

Ja­net B: No ten­go esta in­for­ma­ción y ni tan si­quie­ra sé si exis­te esta in­for­ma­ción. Creo que en al­gun sen­ti­do hay un ses­go en la va­lo­ra­ción de la par­ti­ci­pa­ción pues­to que Ocä­llan hace una cri­ti­ca del po­si­ti­vis­mo y no quie­re re­du­cir a las per­so­nas a nú­me­ros, y quie­ren de­jar un es­pa­cio a la sub­je­ti­vi­dad en la in­ter­pre­ta­ción, pero yo creo que es im­por­tan­te con­tar igual­men­te las co­sas, aun­que es­toy de acuer­do en que no se pue­de re­du­cir todo a nú­me­ros, pero de al­gu­na ma­ne­ra tie­nes que con­tar, aun­que no sea en las elec­cio­nes, por ejem­plo es­ta­dís­ti­cas eco­nó­mi­cas, para po­der dis­cu­tir un pre­su­pues­to, por­que si no tie­nes una trans­pa­ren­cia con el di­ne­ro pue­den pa­sar mu­chas co­sas en­tre bam­ba­li­nas. Qui­zás las co­sas han me­jo­ra­do en este sen­ti­do des­de que yo es­tu­ve…ten­go oído de he­cho que Le­nin fue un gran es­ta­dis­ta, y qui­zás sino no hu­bie­ra po­di­do ser un re­vo­lu­cio­na­rio, y me pa­re­ce que tam­bién en la re­vo­lu­ción es­pa­ño­la las es­ta­dís­ti­cas fue­ron im­por­tan­tes. Pero esto se está ha­cien­do muy len­ta­men­te en Ro­ja­va, y creo que es un pro­ble­ma.

En­tre­vis­ta­do­ra 2: Book­chin ha­bla en al­gu­nos mo­men­tos de la par­ti­ci­pa­ción desea­ble de la gen­te en un si­te­ma de­mo­crá­ti­co, no sé si ha­bla de un 20%…

Ja­net B: Book­chin de­cía que la par­ti­ci­pa­ción en las asam­bleas po­dría ser muy va­ria­ble, en fun­ción del tema que se tra­ta­ra en un mo­men­to dado…en fun­ción de la te­má­ti­ca.

En­tre­vis­ta­do­ra 2: Cla­ro, y tam­bién el gra­do de par­ti­ci­pa­ción no es es­tá­ti­co, pue­de ser una cosa que vaya va­rian­do, al prin­ci­pio qui­zás ha­brá me­nos gen­te y poco a poco ha­brá más…

En­tre­vis­ta­do­ra 1: Ten­go otra pre­gun­ta que me pa­re­ce im­por­tan­te por el con­tex­to que te­ne­mos en lo que se de­no­mi­na Es­pa­ña, en es­tas tie­rras te­ne­mos mu­chas na­cio­na­li­da­des, es­tán los vas­cos, los ca­ta­la­nes, los ga­lle­gos, los ca­na­rios…mu­chas di­fe­ren­cias y mu­chas len­guas. En­tre es­tas na­cio­na­li­da­des al­gu­nas han que­ri­do o quie­ren un Es­ta­do in­de­pen­dien­te. En este con­tex­to al­gu­nos de nos­to­ros es­ta­mos muy im­pre­sio­na­dos por esta idea del mo­vi­mien­to kur­do que tie­ne que ver con lo que pen­sa­mos de «de­fen­der el he­cho na­cio­nal sin caer en el na­cio­na­lis­mo». Pen­sa­mos que po­de­mos de­fen­der toda esta di­ver­si­dad, es­tas len­guas y cul­tu­ras sin pe­dir un Es­ta­do para los ca­ta­la­nes, por ejem­plo.

Ja­net B: Así que no es­táis a fa­vor de la in­de­pen­den­cia de Ca­ta­lu­ña?

En­tre­vis­ta­do­ra 1: Si esta se plan­tea a tra­vés de un Es­ta­do, no. Hace un tiem­po hi­ci­mos una con­tra­cam­pa­ña de­nun­cian­do la cam­pa­ña es­ta­tis­ta de ob­te­ner una in­de­pen­den­cia for­mal (se re­fie­re a la cam­pa­ña del No-Sí, ver la web www.no-si.cat). La ma­yo­ría de gen­te quie­re un es­ta­do in­de­pen­dien­te es­tan­do den­tro de la Unión Eu­ro­pea, para ser más com­pe­ti­ti­vos…

Ja­net B: Para es­tar en igual­dad de con­di­cio­nes con otras na­cio­nes en el con­tex­to ac­tual

En­tre­vis­ta­do­ra 1: Si. Pero no­so­tros pen­sa­mos que esto no es una in­de­pen­den­cia real, te­ne­mos que cons­truir otro tipo de ins­ti­tu­cio­nes; aquí no te­ne­mos in­de­pen­den­cia de nin­gún tipo, no po­de­mos de­ci­dir nada ni en nues­tras vi­das ni en nues­tro en­torno, y cree­mos que te­ner un es­ta­do ca­ta­lán con unas éli­tes ca­ta­la­nas que de­ci­dan por nos­tros se­ría casi lo mis­mo o peor aún de lo que te­ne­mos aho­ra. Así que es­tu­vi­mos muy im­pre­sio­na­dos por el ejem­plo de los kur­dos que di­cen «So­mos kur­dos, te­ne­mos nues­tra len­gua, nues­tra cul­tu­ra, pero aquí don­de es­ta­mos te­ne­mos a mu­chas otras per­so­nas que no son kur­das y nues­tra crí­ti­ca al Es­ta­do como es­truc­tu­ra opre­si­va es muy pro­fun­da». Aquí, el mo­vi­mien­to in­de­pen­den­tis­ta, in­clu­so el de iz­quier­das, ig­no­ra en gran me­di­da esta par­te del mo­vi­mien­to kur­do que cues­tio­na esta idea de Es­ta­do-Na­ción, se ha­bla mu­cho de que es­tan cons­tru­yen­do una so­cie­dad so­cia­lis­ta y todo esto, pero no di­cen nada acer­ca de como en­fo­can la cues­tión del Es­ta­do y el na­cio­na­lis­mo.

En­tre­vis­ta­do­ra 2: Esta cues­tión es im­por­tan­te para Es­pa­ña por­que pro­vo­ca mu­chos pro­ble­mas…

En­tre­vis­ta­do­ra 1: Si, pro­vo­ca mu­chos pro­ble­mas. Como he di­cho al­gu­nas per­so­nas em­pe­za­mos hace un tiem­po una cam­pa­ña para tra­tar es­tas cues­tio­nes «¿Qué es una in­de­pen­den­cia real?, No que­re­mos un es­ta­do, que­re­mos cons­truir otra for­ma de or­ga­ni­za­ción so­cial sin Es­ta­do…así que tu qué pien­sas de este tema?

Ja­net B: Bien, en tér­mi­nos del ejem­plo kur­do, tal y como lo has plan­tea­do des­de un inicio, en Ro­ja­va, en los tres can­to­nes ellos no tra­tan de eli­mi­nar las fron­te­ras de este si­tio lla­ma­do Si­ria, es­tan en con­tra del Es­ta­do si­rio pero ellos quie­ren en vez de esto lo que de­no­mi­nan una «Na­ción De­mo­crá­ti­ca», es otra cues­tión que tra­tan, tie­nen la Au­to­no­mía De­mo­crá­ti­ca, el Con­fe­de­ra­lis­mo De­mo­crá­ti­co, la Na­ción De­mo­crá­ti­ca…hay mu­chas pa­la­bras aquí. Lo que sig­ni­fi­ca la na­ción de­mo­crá­ti­ca es que den­tro de los mar­cos de las fron­te­ras de Si­ria que ellos no es­tan in­ten­tan­do cam­biar, Si­ria de­be­ría ser des­cen­tra­li­za­da en en­ti­da­des de au­to­no­mía de­mo­crá­ti­ca por to­dos la­dos, en dis­tin­tos lu­ga­ros hay et­ni­ci­da­des dis­tin­tas, re­li­gio­nes dis­tin­tas, se­ría una cues­tión de que la Au­to­no­mía De­mo­crá­ti­ca no sólo tu­vie­ra lu­gar en los tres can­to­nes de Ro­ja­va sino en toda Si­ria y que to­dos par­ti­ci­pa­ran en una na­ción de­mo­crá­ti­ca que se­gui­ría exis­tien­do. El pun­to de vis­ta in­tere­san­te es que no es­tán in­ten­tan­do se­pa­rar­se, no en­tien­den la au­to­no­mía en tér­mi­nos de se­ce­sión, no in­ten­tan se­pa­rar­se de Sí­ria del mis­mo modo que al­gu­nas per­so­nas en Ca­ta­lu­ña quie­ren se­pa­rar­se de Es­pa­ña, es au­to­no­mía en me­dio de mu­chas otras au­to­no­mías en la mis­ma zona. Po­drías te­ner au­to­no­mías de­mo­crá­ti­cas en Ca­ta­lu­ña, en el País Vas­co…lo que yo pre­gun­ta­ría a los kur­dos es si se ima­gi­nan la au­to­no­mía de­mo­crá­ti­ca tam­bién en el caso, por ejem­plo, de las dis­tin­tas re­li­gio­nes, si cada re­li­gión tie­ne que te­ner su au­to­no­mía en su pro­pio gru­po por­que, ¿qué hay en­ton­ces de la in­clu­si­vi­dad? Si todo el mun­do quie­re vi­vir se­gún su et­ni­ci­dad y lo per­mi­ti­mos, es esto real­men­te sano? No de­be­ría ser todo más mix­to y he­te­ro­gé­neo? Pero no he con­se­gui­do te­ner una idea cla­ra de como se ima­gi­nan todo esto. Por ejem­plo, el can­tón de Ja­zi­ra, el más gran­de de to­dos en Ro­ja­va, no es de ma­yo­ría kur­da, así que me gus­ta­ría ver como fun­cio­na­ría en de­ter­mi­na­dos lu­ga­res la gen­te vi­vien­do to­dos jun­tos, en otros la­dos solo los ára­bes o los cris­tia­nos… no sé como fun­cio­na­ría, pero es muy in­tere­san­te la cues­tión. Por ejem­plo en el País Vas­co, si hu­bie­ra Au­to­no­mía De­mo­crá­ti­ca solo los vas­cos po­drían vi­vir allí?

En­tre­vis­ta­do­ra 2: Ade­más en cada zona de Ca­ta­lu­ña, por ejem­plo, hay di­fe­ren­cias, es­tán los del nor­te y los del sur…si ha­ces un es­ta­do cen­tral lo que ha­ces es anu­lar es­tas di­fe­ren­cias en el in­te­rior mis­mo de cada te­rri­to­rio

En­tre­vis­ta­do­ra 3: Es­toy sor­pren­di­da de todo esto que di­cen de la Na­ción De­mo­crá­ti­ca, no ven con­tra­dic­cio­nes con el he­cho de man­te­ner las fron­te­ras de Si­ria, que de he­cho son una im­po­si­ción co­lo­nial?

Ja­net B: Ven al Es­ta­do si­rio como un enemi­go, no sus fron­te­ras. Es una re­pu­bli­ca ára­be así que su­pues­ta­men­te todo el mun­do vi­vien­do allí tie­ne que ser ára­be para te­ner la ciu­da­da­nía, al­gu­nos kur­dos es­ta­ban allí ex­pa­tria­dos sin te­ner la ciu­da­da­nía, no po­dían te­ner edu­ca­ción ni pro­pie­da­des… Ven el Es­ta­do como una es­truc­tu­ra ára­be uni­for­me y esto es el pro­ble­ma y no las fron­te­ras en sí mis­mas.

(La En­tre­vis­ta­do­ra 1 se va)

En­tre­vis­ta­do­ra 3: Nos gus­ta­ría sa­ber aho­ra que pien­sas acer­ca del he­cho de como po­de­mos avan­zar en las cues­tio­nes eco­ógi­cas en si­tua­cio­nes como las ac­tua­les, cuan­do hay una cri­sis que se esta desa­rro­llan­do des­de hace años, re­cor­tes de pre­su­pues­to…la sa­tis­fac­ción de las ne­ce­si­da­des más im­me­dia­tas está apre­tan­do fuer­te­men­te aho­ra, mu­chas per­so­nas no en­cuen­tran em­pleo, tie­nen pro­ble­mas para sa­tis­fa­cer sus ne­ce­si­da­des más bá­si­cas (ener­gia, co­mi­da…). En este tipo de si­tua­ción, como po­de­mos avan­zar al mis­mo tiem­po en la pro­tec­ción del me­dio am­bien­te y el cam­bio so­cial?

Ja­net B: Es una cues­tión com­pli­ca­da. Cuan­do es­ta­ba en Pa­rís unos días atrás en­con­tré a unas per­so­nas que se lla­ma­ban Pa­tri­ck y Fran­ci­ne que tie­nen esta coope­ra­ti­va de eco­lo­gía so­cial (se re­fie­re a esta coope­ra­ti­va: htt­ps://​eco­lo­gie­so­cia­le.org/) y es­tán es­cri­bien­do un ma­ni­fies­to muy in­tere­san­te para la eco­lo­gía so­cial. Dis­cu­ti­mos con ellos qué tie­ne de so­cial la Eco­lo­gía So­cial, y de­cían que tie­ne el ob­je­ti­vo de sa­tis­fa­cer ne­ce­si­da­des para la gen­te po­bre, se ins­pi­ra­ban en los mo­vi­mien­tos por una jus­tí­cia glo­bal y rea­li­za­ban el aná­li­sis de que la gen­te po­bre de he­cho está más afec­ta­da por el cam­bio cli­má­ti­co, por la con­ta­mi­na­ción y por otros pro­ble­mas eco­ló­gi­cos, que los más ri­cos y pri­vi­le­gia­dos, así que en tér­mi­nos de una vi­sión glo­bal, en vez de ha­blar de la teo­lo­gía de la li­be­ra­ción como se ha he­cho en la­tio­na­mé­ri­ca, ellos ha­blan de eco­lo­gía de la li­be­ra­ción, quie­ren cons­truir un mo­vi­mien­to eco­lo­gis­ta que re­pre­sen­te a los po­bres, y a esto es a lo que lla­man Eco­lo­gía So­cial. Es­toy muy fas­ci­na­da con esto aho­ra mis­mo. No quie­ro ha­blar más de esta cues­tión has­ta que no lea com­ple­ta­men­te el ma­ni­fies­to, pues­to que pien­so que es una for­ma muy in­tere­san­te de ver esta cues­tión aho­ra mis­mo. Creo que este aná­li­sis y este ma­ni­fies­to pro­ba­ble­men­te to­ca­rán este tema que me pre­gun­tas aho­ra, pro­ba­ble­men­te me­jor que yo.

En­tre­vis­ta­do­ra 3: Se tra­ta de ir a la raíz del pro­ble­ma y mi­rar lo que es co­mún en tér­mi­nos so­cia­les y eco­ló­gi­cos, en vez de te­ner un pen­sa­mien­to cor­to-pla­zis­ta, crear una na­rra­ti­va y unas he­rra­mien­tas que to­quen esta cues­tión.

Ja­net B: No so­lu­cio­na to­dos los pro­ble­mas pero al mis­mo tiem­po tra­tar la cues­tión del cam­bio cli­má­ti­co quie­re de­cir en ul­ti­mo tér­mino reha­cer la so­cie­dad. Es una res­pues­ta cor­ta a la cues­tión, lo que quie­ro es re­co­men­dar este ma­ni­fies­to. (Se re­fie­re a este ma­ni­fies­to: htt­ps://​eco­lo­gie­so­cia­le.org/​2016/​01/​11/​ma­ni­fes­te-fon­da­teur-de-la-coope­ra­ti­ve-po­li­ti­que-pour-une-eco­lo­gie-de-li­be­ra­tion/)

En­tre­vis­ta­do­ra 3: Pue­de que la eco­lo­gía so­cial y el de­cre­ci­mien­to se to­quen en mu­chos sen­ti­dos, qui­zás a tra­vés de este ma­ni­fies­to (…)

En­tre­vis­ta­do­ra 3: La pró­xi­ma pre­gun­ta es acer­ca de las ciu­da­des, aho­ra mis­mo más que ciu­da­des es­ta­mos ha­blan­do en mu­chas par­tes del mun­do de mega mons­truos ur­ba­nos, me­ga­ló­po­lis. Tu has ha­bla­do de los pro­ble­mas que pue­de ge­ne­rar esta es­truc­tu­ra en tér­mi­nos de au­to­go­bierno, pero nos gus­ta­ría pro­fun­di­zar en el im­pac­to de este tipo de vida en las mé­tro­po­lis más allá de la cues­tión del go­bierno, ve­mos que tie­nen im­pac­to en mu­chas otras di­men­sio­nes, eco­lo­gía, va­lo­res…¿pien­sas que des­cen­tra­li­zar las ciu­da­des en nu­cleos más pe­que­ños para que se pue­dan au­to­go­ber­nar va a so­lu­cio­nar to­dos nues­tros pro­ble­mas o va­mos a te­ner que ha­cer cam­bios más allá de esto para po­der sa­lir de la si­tua­ción en la que es­ta­mos aho­ra?

Ja­net B: El pro­yec­to de Book­chin res­pec­to a las ciu­da­des era so­bre­to­do po­lí­ti­co y en efec­to se re­fe­ría so­bre­to­do a la des­cen­tra­li­za­ción, pero tam­bién cla­ro ha­bla de otros ni­ve­les, agri­cul­tu­ra, tec­no­lo­gía…y a esto es a lo que lla­ma­ba des­cen­tra­li­za­ción, pero tam­bién pen­sa­ba que la ciu­dad se po­dría des­cen­tra­li­zar fí­si­ca­men­te…la tec­no­lo­gía en esto ju­ga­ría un pa­pel pri­mor­dial -él esto lo te­nía muy pre­sen­te, como post-mar­xis­ta… por de­ba­jo de todo siem­pre es­ta­ba la cues­tión del desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co-. No­so­tros pen­sá­ba­mos que la tec­no­lo­gía que sur­gió de la re­vo­lu­ción in­dus­trial po­nía a las per­so­nas al ser­vi­cio de las má­qui­nas, en vez de ha­cer­lo al re­vés, las per­so­nas tra­ba­ja­ban en una ca­de­na de pro­duc­ción para pro­du­cir en masa y te­nían que ali­men­tar esta rue­da día tras día. No­so­tros que­ría­mos una tec­no­lo­gía en que las per­so­nas tu­vie­ran las má­qui­nas a su car­go, que la tec­no­lo­gía fue­ra una he­rra­mien­ta para las per­so­nas, que la gen­te pu­die­ra di­se­ñar má­qui­nas para pro­pó­si­tos úti­les, y no como hoy que lo que se di­se­ña es lo que la gen­te pue­de pa­gar…creía­mos que en es­tos es­pa­cios des­cen­tra­li­za­dos se po­dría pro­du­cir en una es­ca­la re­du­ci­da lo que ne­ce­si­ta­mos, que los or­de­na­do­res di­se­ña­rían aque­llo que nos fue­ra ne­ce­sa­rio lo­cal­men­te y que la au­to­ma­ti­za­ción aca­ba­ría con el tra­ba­jo ex­plo­ta­dor, y esto a la gen­te le daba mie­do -per­der pues­tos de tra­ba­jo- pero él de­cía que así la gen­te ten­dría tiem­po para desa­rro­llar una vida po­lí­ti­ca y te­ner una vida crea­ti­va…Con un tipo de tec­no­lo­gía des­cen­tra­li­za­da de este modo la gen­te po­dría ha­cer ar­te­sa­nías, arte, toda la par­te que no hi­cie­ran las má­qui­nas, los aca­ba­dos de cada pro­duc­to, la gen­te se li­be­ra­ría del tra­ba­jo ex­plo­ta­dor y ex­te­nuan­te y ten­dría tiem­po para la po­lí­ti­ca y para desa­rro­llar sus más al­tas ca­pa­ci­da­des y ha­bi­li­da­des. Pero la cues­tión es de­vol­ver el po­der a la gen­te, des­cen­tra­li­zar y ha­cer en­ti­da­des más pe­que­ñas para que la gen­te pue­da con­tro­lar­las. En tér­mi­nos eco­nó­mi­cos, sa­lir de la dis­yun­ti­va en­tre es­ta­ti­zar o na­cio­na­li­zar las en­ti­da­des de pro­duc­ción y las coope­ra­ti­vas pri­va­das, que por más que sean bo­ni­tas pue­den fa­cil­men­te aca­bar sien­do par­te del sis­te­ma ca­pi­ta­lis­ta, com­pi­tien­do en­tre ellas…así que él ha­bla­ba de mu­ni­ci­pa­li­zar la eco­no­mía, in­te­gran­do la eco­no­mía en la vida po­lí­ti­ca de la co­mu­ni­dad. Él de­cía que la «eco­no­mía» en sí mis­ma se ha­bía crea­do en el mo­men­to de auge del ca­pi­ta­lis­mo y pre­fe­ría ha­blar de eco­no­mía po­lí­ti­ca, en vez de ha­blar de eco­no­mía como una ca­te­go­ría se­pa­ra­da, por­que de he­cho todo esta po­lí­ti­ca­men­te es­truc­tu­ra­do.

En tér­mi­nos de cam­po-ciu­dad, él pen­sa­ba que la agri­cul­tu­ra in­dus­trial es­ta­ba muy li­ga­da a la exis­ten­cia de las gran­des ciu­da­des, que­ría aca­bar con la agri­cul­tu­ra in­dus­trial que afec­ta­ba muy ne­ga­ti­va­men­te la sa­lud de la gen­te y re­es­ca­lar la agri­cul­tu­ra a una si­tua­ción más pa­re­ci­da a como se ha­cía an­ti­gua­men­te. Tam­bién re­es­ca­lar las ciu­da­des, de ma­ne­ra que el cam­po y la ciu­dad pu­die­ran re­in­te­grar­se, él se ins­pi­ró en mo­vi­mien­tos como el de las ciu­da­des ver­des, en per­so­nas como, Er­win An­ton Gut­kind, Pa­tri­ck Ged­des, Kro­pot­kin, es­pe­cial­men­te Le­wis Mum­ford.

Me sor­pren­dió mu­cho que en Pa­rís y Bru­se­las casi no ha­bía agri­cul­tu­ra ur­ba­na…eso es muy im­por­tan­te aho­ra mis­mo en Nue­va York por ejem­plo, y en las ciu­da­des ame­ri­ca­nas, hay agri­cul­tu­ra in­clu­so en los te­ja­dos y las te­rra­zas, em­bal­ses de acui­cul­tu­ra, huer­tos co­mu­ni­ta­rios… No se tra­ta de ha­cer ciu­da­des ver­des crean­do par­ques sino más bien a tra­vés de la agri­cul­tu­ra ur­ba­na, esto es par­te de la in­te­gra­ción en­tre cam­po y ciu­dad, eso es lo que pue­de ha­cer que un ba­rrio sea eco­nó­mi­ca­men­te au­to­su­fi­cien­te… en vez de tras­la­dar­te al cam­po, traes el cam­po a la ciu­dad, no sé cuan via­ble se­ría aquí…en Nue­va York in­clu­so se crían po­llos en los te­ja­dos.

En­tre­vis­ta­do­ra 2: De he­cho es in­tere­san­te, y qui­zás ella no lo sepa, que en el 36 la CNT ya te­nía este plan de re­ru­ra­li­zar las ciu­da­des, po­ner lí­mi­tes al cre­ci­mien­to de las ciu­da­des a no más de 100.000 ha­bi­tan­tes, apos­tar por las ener­gías re­no­va­bles, el vien­to, el sol, prohi­bir el trá­fi­co ro­da­do al in­te­rior de las ciu­da­des, ha­cer huer­tos den­tro de la ciu­dad, cons­truir edi­fi­cios de no más de dos plan­tas…cuan­do des­cu­brí esto se lo que­ría co­mu­ni­car a Book­chin pero ya es­ta­ba muy en­fer­mo…la in­for­ma­ción se pue­de en­con­trar en un li­bro que se lla­ma «Ur­ba­nis­mo en Ca­ta­lu­ña» pero está en cas­te­llano, yo lo ex­pli­ca­ré tam­bién en mi li­bro.

Ja­net B: Ok, me es­pe­ra­ré!

En­tre­vis­ta­do­ra 2: Mu­chas per­so­nas no lo sa­ben, y es im­por­tan­te. Se jun­ta­ron va­rias ideas en la CNT, den­tro del mo­vi­mien­to li­ber­ta­rio, ha­bía la co­rrien­te na­tu­ris­ta en­ten­di­da de una ma­ne­ra más am­plia que se jun­tó con la co­rrien­te ur­ba­nis­ta y la rama so­cial y es cuan­do nace esta nue­va co­rrien­te de ur­ba­nis­mo y eco­lo­gía so­cial. La con­clu­sión que yo saco es que cada vez que hay una re­vo­lu­ción im­por­tan­te, una re­vo­lu­ción de tipo an­ti­au­to­ri­ta­rio, anar­quis­ta, se li­be­ran las fuer­zas crea­do­ras, por ejem­plo el fe­mi­nis­mo sur­ge, pasó en Es­pa­ña como aho­ra pasa en Ro­ja­va, sur­ge la cues­tión de la eco­lo­gía…creo que den­tro del ser hu­mano exis­te un an­he­lo, una ne­ce­si­dad, de po­ner­se en re­la­ción tam­bién con la na­tu­ra­le­za. En Es­pa­ña era muy fuer­te todo esto, si in­clu­so lla­ma­ban a los hi­jos Flo­real y todo esto, no era sólo en re­fe­ren­cia a la re­vo­lu­ción fran­ce­sa, era una re­fe­ren­cia a la na­tu­ra­le­za por­que de he­cho ellos mis­mos lo hi­cie­ron en re­fe­ren­cia a la na­tu­ra­le­za, en el ca­len­da­rio re­vo­lu­cio­na­rio po­nen me­ses que co­rres­pon­den a las es­ta­cio­nes (Ger­mi­nal, Flo­real…y otros como Li­ber­to, Vio­le­ta…).

Ja­net B: Mien­tras ha­bla­bas he pen­sa­do en la Per­ma­cul­tu­ra, que tam­bién desa­rro­lla­mos en el Ins­ti­tu­to para la Eco­lo­gía So­cial en los años 70, sis­te­mas «ce­rra­dos» en los cua­les el sol pro­por­cio­na ener­gía para la casa y los pe­ces ayu­dan a lim­piar el agua…la per­ma­cul­tu­ra la pro­ba­mos en los mon­tes cer­ca de Ver­mont pero de he­cho es algo muy útil para las ciu­da­des…

En­tre­vis­ta­do­ra 2: ¿Co­no­ces a Bill Mo­lli­son? Tie­ne un li­bro de per­ma­cul­tu­ra en el que ha­bla de Kro­pot­kin.

Ja­net B: Hay un pez muy fá­cil de criar, Ti­la­pia, que es muy útil e in­tere­san­te en la per­ma­cul­tu­ra…tam­bién en Nue­va York se es­tán mon­tan­do col­me­nas en los te­ja­dos, es­pe­cial­men­te a raíz del de­cli­ve de las abe­jas, así que las per­so­nas es­tan mon­tan­do col­me­nas en mu­chos si­tios del país y en di­ver­sos te­ja­dos, hay una «cul­tu­ra de la abe­ja» que está te­nien­do lu­gar. Tam­bién cla­ro, los pa­ne­les so­la­res…

En­tre­vis­ta­do­ra 3: Esto de los pa­ne­les ha re­sul­ta­do ser una cues­tión po­lé­mi­ca aquí, por­que pri­me­ro el go­bierno los sub­ven­cio­na­ba, lue­go las gran­des com­pa­ñías se opu­sie­ron a ello y aho­ra hay una nor­ma, que no sé si ya es una ley, que dice que si tie­nes pa­ne­les tie­nes que pa­gar una tasa a la com­pa­ñía ener­gé­ti­ca, in­ten­tan ha­cer di­ne­ro con todo…

En­tre­vis­ta­do­ra 2: ¿Nos que­da aún una pre­gun­ta no?

En­tre­vis­ta­do­ra 3: Sí, la úl­ti­ma pre­gun­ta es acer­ca del gé­ne­ro y es­pe­cí­fi­ca­men­te de la cues­tión de la mu­jer. La cues­tión de la mu­jer es muy cen­tral en la lu­cha kur­da: tu que has es­ta­do ahí y has vis­to la for­ma con la que en­fo­can este tema, ¿pien­sas que es algo en­fo­ca­do so­bre todo a Orien­te Me­dio o que de al­gun modo hay co­sas que po­de­mos apren­der de ello para apli­car­lo tam­bién aquí?

Ja­net B: Es una muy bue­na pre­gun­ta, y no ten­go una bue­na res­pues­ta para dar­te, por­que la cues­tión es que la mu­jer esta muy opri­mi­da en Orien­te Me­dio, así que lo que ha­cen es un in­creï­ble paso ade­lan­te, lle­var a las mu­je­res al cam­po po­lí­ti­co, aun­que no es su­fi­cien­te. Un ami­go hizo un poco de in­ves­ti­ga­ción acer­ca de los «town mee­tings» (en­cuen­tros de ciu­da­da­nos) en Ver­mont du­ran­te dé­ca­das, y es el úni­co es­tu­dio se­rio con mi­cro­da­tos, en asam­bleas cara a cara. Sa­be­mos lo que pasa en los par­la­men­tos por­que todo se re­gis­tra, el caso es que en­con­tró que en es­tas ins­ti­tu­cio­nes de base, aun­que no ten­gan po­der de­ci­so­rio, la par­ti­ci­pa­ción de las mu­je­res es muy alta, mu­cho mas alta que en el con­gre­so de Es­ta­dos Uni­dos don­de solo el 20% son mu­je­res. Qui­zás es una cues­tión de que las mu­je­res no han desaro­lla­do una se­gu­ri­dad su­fi­cien­te aún, pero pa­re­ce que en esta es­ca­la más pe­que­ña hay más par­ti­ci­pa­ción de las mu­je­res…no sé si es lo mis­mo en las asam­bleas aquí en Ca­ta­lu­ña. A ve­ces es di­fí­cil le­van­tar­se en me­dio de tan­ta gen­te, de tu co­mu­ni­dad, y apor­tar tu pun­to de vis­ta, por­que qui­zás di­ces algo equi­vo­ca­do, pero eso nos pue­de pa­sar a to­dos, solo que desa­rro­llas esta ca­pa­ci­dad para ha­cer­lo, para par­ti­ci­par.

Esta cues­tión es im­por­tan­te in­clu­so en Oc­ci­den­te por­que las mu­je­res no es­tán bien re­pre­sen­ta­das -aun­que en mu­chos ca­sos tam­po­co quie­ren es­tar­lo!-

¿Que te ha pa­re­ci­do el tex­to? Pue­des de­jar­nos un co­men­ta­rio más aba­jo o com­par­tir­lo en las re­des so­cia­les. O si lo pre­fie­res, te­ne­mos otros tex­tos y un news­let­ter que te pue­den in­tere­sar.