La Vía Revolucionaria del No-Sí

Manifiesto por la Independencia sin Estado

Preàmbulo

Des­de que el Es­ta­tu­to de Au­to­no­mía de Ca­ta­lu­ña fue re­cor­ta­do por el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal Es­pa­ñol en ju­nio de 2010, una gran ola in­de­pen­den­tis­ta se ha al­za­do en­tre la ciu­da­da­nía de Ca­ta­lu­ña. Los me­dios pe­rio­dís­ti­cos he­ge­mó­ni­cos y la ma­yor par­te de los par­ti­dos po­lí­ti­cos han fo­ca­li­za­do cada vez más la aten­ción en este asun­to y un nú­me­ro cre­cien­te de per­so­nas ha sa­li­do a la ca­lle para reivin­di­car la au­to­de­ter­mi­na­ción del pue­blo de Ca­ta­lu­ña. De esta ma­ne­ra, en cues­tión de po­cos años, la in­ten­si­fi­ca­ción del na­cio­na­lis­mo es­pa­ñol re-cen­tra­li­za­dor por un lado y el auge del na­cio­na­lis­mo ca­ta­lán se­ce­sio­nis­ta del otro se han con­ver­ti­do en fe­nó­me­nos so­cio­po­lí­ti­cos de nues­tros tiem­pos que re­vis­ten in­du­da­ble­men­te una tras­cen­den­cia his­tó­ri­ca.

To­das las per­so­nas que que­re­mos ver­da­de­ra­men­te la li­ber­tad con­si­de­ra­mos que cual­quier gru­po de po­bla­ción que ha­bi­ta un cier­to te­rri­to­rio tie­ne de­re­cho le­gí­ti­mo a la au­to­de­ter­mi­na­ción, tan­to en el sen­ti­do ge­ne­ral de de­ter­mi­nar sus con­di­cio­nes de vida como en el sen­ti­do res­trin­gi­do de de­fi­nir sus fron­te­ras. Sin em­bar­go, esto no im­pli­ca ne­ce­sa­ria­men­te que la for­ma de en­ten­der la au­to­de­ter­mi­na­ción pre­do­mi­nan­te hoy en día, es de­cir, aque­lla que abo­ga por la crea­ción de Es­ta­dos-na­ción, sea una ma­ne­ra real­men­te plau­si­ble de ejer­cer este de­re­cho fun­da­men­tal. En este sen­ti­do, es ne­ce­sa­rio que nos pre­gun­te­mos: ¿exis­te una vía po­lí­ti­ca que res­pon­da a las mo­ti­va­cio­nes po­si­ti­vas de la cau­sa in­de­pen­den­tis­ta ca­ta­la­na pero que lo haga de una ma­ne­ra sus­tan­cial­men­te me­jor que la pro­pues­ta na­cio­nal-es­ta­tis­ta he­ge­mó­ni­ca?

La des­co­mu­nal cam­pa­ña pe­rio­dís­ti­ca, par­la­men­ta­ria y pla­ta­for­mis­ta que ha acom­pa­ña­do y es­po­lea­do el auge in­de­pen­den­tis­ta ca­ta­lán ha abor­da­do un sin­fín de de­ta­lles del lla­ma­do “pro­ce­so so­be­ra­nis­ta”, pero, en cam­bio, ha es­ca­mo­tea­do una cues­tión car­di­nal: a sa­ber, el he­cho de que exis­te una ge­nui­na “ter­ce­ra vía” para el pue­blo de Ca­ta­lu­ña, una vía que no con­sis­te en man­te­ner la sub­yu­ga­ción del pue­blo al Es­ta­do Es­pa­ñol, pero tam­po­co en crear un nue­vo Es­ta­do-na­ción para Ca­ta­lu­ña. Esta vía se en­cuen­tra en sin­to­nía con la tra­di­ción li­ber­ta­ria y con los plan­tea­mien­tos re­vo­lu­cio­na­rios in­te­gra­les y con­sis­te en lle­var a cabo una abo­li­ción pro­gre­si­va de toda en­ti­dad es­ta­tal a fa­vor de una nue­va ins­ti­tu­cio­na­li­za­ción real­men­te de­mo­crá­ti­ca de la so­cie­dad.

El ob­je­ti­vo de este ma­ni­fies­to, así como de la cam­pa­ña re­la­cio­na­da, es pre­ci­sa­men­te po­ner so­bre la mesa el he­cho de que la vía del No-Sí (No al Es­ta­do, Sí a la In­de­pen­den­cia), a pe­sar de ser in­con­ce­bi­ble den­tro de los mar­cos del pa­ra­dig­ma cul­tu­ral do­mi­nan­te, a pe­sar de ha­ber sido ig­no­ra­da por los par­ti­dos par­la­men­ta­rios y las pla­ta­for­mas in­de­pen­den­tis­tas, pue­de cons­ti­tuir la me­jor for­ma de re­sol­ver las cues­tio­nes eco­nó­mi­cas, cul­tu­ra­les y po­lí­ti­cas que sub­ya­cen en los na­cio­na­lis­mos y que ali­men­tan los con­flic­tos te­rri­to­ria­les así como otras pro­ble­má­ti­cas del mun­do con­tem­po­rá­neo.

Declaración

Las per­so­nas y co­lec­ti­vos fir­man­tes ac­tua­mos con el ob­je­ti­vo ge­ne­ral de re­ge­ne­rar la hu­ma­ni­dad y reha­cer la so­cie­dad a fa­vor de los prin­ci­pios de au­to­no­mía, co­mu­ni­dad, coope­ra­ción y ar­mo­nía eco­ló­gi­ca, en­tre otros si­mi­la­res. Ante el auge del na­cio­nal-es­ta­tis­mo in­de­pen­den­tis­ta ca­ta­lán, un fe­nó­meno fuer­te­men­te es­ti­mu­la­do por las éli­tes del po­der y por sus me­dios de “co­mu­ni­ca­ción”, pero que al mis­mo tiem­po re­co­ge y ca­na­li­za una vo­lun­tad po­si­ti­va y po­pu­lar de cam­bio so­cial y de re­cu­pe­ra­ción de la so­be­ra­nía so­bre nues­tras vi­das, nos pa­re­ce con­ve­nien­te fo­men­tar la re­fle­xión pro­fun­da y el diá­lo­go so­cial so­bre los va­lo­res y las ins­ti­tu­cio­nes que ri­gen la con­tem­po­ra­nei­dad, así como po­ner de ma­ni­fies­to que exis­ten for­mas al­ter­na­ti­vas al na­cio­nal-es­ta­tis­mo para re­sol­ver la cues­tión de las fron­te­ras, las ins­ti­tu­cio­nes y las cul­tu­ras na­cio­na­les de los te­rri­to­rios lla­ma­dos Ca­ta­lu­ña y Es­pa­ña. En este sen­ti­do, de­cla­ra­mos que:

I. Cree­mos que para res­pon­der con co­no­ci­mien­to de cau­sa a la pri­me­ra pre­gun­ta del re­fe­rén­dum pro­gra­ma­do para el 9N (“Quie­re que Ca­ta­lu­ña sea un Es­ta­do?”) es ne­ce­sa­rio que los ciu­da­da­nos de Ca­ta­lu­ña ten­ga­mos bien pre­sen­te cuál es la na­tu­ra­le­za de la ins­ti­tu­ción es­ta­tal. Des­de su es­ta­ble­ci­mien­to en los si­glos XVIII y XIX, el Es­ta­do mo­derno ha adop­ta­do, se­gún las cir­cuns­tan­cias, for­mas par­la­men­ta­rias o dic­ta­to­ria­les, go­bier­nos de iz­quier­das o de de­re­chas, pero su esen­cia ha sido siem­pre la mis­ma: una es­truc­tu­ra mar­ca­da­men­te oli­gár­qui­ca y bu­ro­crá­ti­ca , se­pa­ra­da de la ciu­da­da­nía y por en­ci­ma de ésta. El Es­ta­do mo­derno es un agen­te cau­sal de pri­me­ra im­por­tan­cia en la cri­sis ge­ne­ra­li­za­da de hoy en día; tal y como han pues­to de ma­ni­fies­to nu­me­ro­sos y di­ver­sos au­to­res, su na­tu­ra­le­za es des­truc­ti­va, opre­si­va, vio­len­ta y cap­cio­sa. No hay un solo Es­ta­do en el mun­do que no esté de una ma­ne­ra u otra man­cha­do de san­gre, re­ple­to de in­jus­ti­cia, eri­gi­do en base al en­ga­ño y la ex­plo­ta­ción de los se­res hu­ma­nos y de la na­tu­ra­le­za. Por todo ello, no nos pa­re­ce la op­ción más desea­ble sa­lir del fue­go (li­brar­nos del Es­ta­do Es­pa­ñol) para caer en las bra­sas (so­me­ter­nos a un nue­vo Es­ta­do ca­ta­lán). Hay me­jo­res for­mas de or­ga­ni­zar la so­cie­dad e in­vi­ta­mos a la ciu­da­da­nía de Ca­ta­lu­ña a re­fle­xio­nar se­ria­men­te so­bre ellas para así po­der de­ci­dir con pleno co­no­ci­mien­to de cau­sa qué es­truc­tu­ras que­re­mos para nues­tra so­cie­dad.

II. Pre­gun­ta­mos: que­re­mos real­men­te que Ca­ta­lu­ña sea “un país nor­mal”? Esto es lo que pre­co­ni­za la ma­si­va cam­pa­ña pro­pa­gan­dís­ti­ca de Om­ni­um Cul­tu­ral, pero … ¿Qué im­pli­ca hoy la “nor­ma­li­dad”? Uno de cada cin­co ni­ños pasa ham­bre mien­tras se lan­zan to­ne­la­das de co­mi­da a la ba­su­ra cada día de­bi­do a las le­gis­la­cio­nes de los paí­ses “nor­ma­les” y los in­tere­ses de las cor­po­ra­cio­nes “nor­ma­les”. Las es­pe­cies ani­ma­les y ve­ge­ta­les se es­tán ex­tin­guien­do a una ve­lo­ci­dad sin pre­ce­den­tes gra­cias a las ac­cio­nes “nor­ma­les” de los paí­ses “nor­ma­les”. De­jar gen­te sin casa y ca­sas sin gen­te tam­bién re­sul­ta ser de lo más “nor­mal” en un país “nor­mal”. Po­dría­mos po­ner mi­les de ejem­plos que ilus­tran has­ta qué pun­to la “nor­ma­li­dad” de los paí­ses mo­der­nos re­sul­ta ser fran­ca­men­te in­de­sea­ble. Sólo sa­lien­do de­ci­di­da­men­te de la “nor­ma­li­dad” po­dre­mos re­me­diar la bar­ba­rie y la mi­se­ria del mun­do con­tem­po­rá­neo, ya que, como de­cía Eins­tein, “lo­cu­ra es ha­cer siem­pre lo mis­mo y es­pe­rar re­sul­ta­dos di­fe­ren­tes”. La cons­ti­tu­ción de un Es­ta­do ca­ta­lán en­tra ple­na­men­te den­tro de la nor­ma­li­dad del mun­do con­tem­po­rá­neo y por eso mis­mo no po­de­mos es­pe­rar que pro­duz­ca re­sul­ta­dos sus­tan­cial­men­te di­fe­ren­tes de lo que pre­do­mi­na en el mun­do con­tem­po­rá­neo. Si que­re­mos re­sul­ta­dos di­fe­ren­tes, te­ne­mos que ex­plo­rar nue­vas for­mas de or­ga­ni­za­ción po­lí­ti­ca, so­cial y eco­nó­mi­ca, adop­tan­do op­cio­nes real­men­te in­no­va­do­ras y pro­gre­sis­tas, crea­ti­vas y lú­ci­das, va­lien­tes y mag­ná­ni­mas, li­be­ra­do­ras y so­li­da­rias, sen­sa­tas y es­ti­mu­lan­tes, sa­lien­do de la de­plo­ra­ble “nor­ma­li­dad” de los nues­tros tiem­pos.

III. Im­pug­na­mos la opre­sión que el na­cio­na­lis­mo del Es­ta­do es­pa­ñol ha in­fli­gi­do his­tó­ri­ca­men­te ha­cia el he­cho na­cio­nal ca­ta­lán, pero no con­si­de­ra­mos que la for­ma co­rrec­ta de de­fen­der­nos de ella sea in­cu­rrien­do en otro na­cio­na­lis­mo es­ta­tis­ta de cor­te ca­ta­la­nis­ta; la su­pera­ción ver­da­de­ra­men­te po­si­ti­va de las opre­sio­nes na­cio­na­les con­sis­te en crear un nue­vo mo­vi­mien­to re­vo­lu­cio­na­rio in­te­gral y glo­bal que im­pug­ne y su­pere el ente es­ta­tal, agen­te cau­sal de in­fi­ni­dad de pro­ble­mas, jun­to con las otras es­truc­tu­ras opre­si­vas y per­ni­cio­sas (ca­pi­ta­lis­mo, pa­triar­ca­do, etc ). Sólo de esta ma­ne­ra con­se­gui­re­mos su­perar la cri­sis ge­ne­ra­li­za­da con­tem­po­rá­nea y al mis­mo tiem­po desa­rro­llar cul­tu­ras lo­ca­les y re­gio­na­les real­men­te li­bres, vi­vas, au­tén­ti­cas, po­pu­la­res, si­nér­gi­cas y res­pe­tuo­sas.

IV. Con­si­de­ra­mos que el mo­men­to de la his­to­ria con­tem­po­rá­nea en que el pue­blo ca­ta­lán se ha con­ver­ti­do en más ge­nui­na­men­te li­bre y po­si­ti­va­men­te in­de­pen­dien­te ha sido du­ran­te la re­vo­lu­ción de 1936. Esta cons­ti­tu­ye un acon­te­ci­mien­to his­tó­ri­co mun­dial­men­te co­no­ci­do por el he­cho de que, a pe­sar de las de­fi­cien­cias y desa­cier­tos de los re­vo­lu­cio­na­rios, y a pe­sar de las cir­cuns­tan­cias ad­ver­sas de­bi­das al le­van­ta­mien­to mi­li­tar fas­cis­ta, en Ca­ta­lu­ña y Ara­gón se aco­me­tió una trans­for­ma­ción ra­di­cal y ge­ne­ra­li­za­da de la exis­ten­cia hu­ma­na en la que las asam­bleas de tra­ba­ja­do­res y del pue­blo sus­ti­tu­ye­ron bue­na par­te de las es­truc­tu­ras oli­gár­qui­cas. De este modo, du­ran­te el ve­rano de 1936 y has­ta los he­chos de mayo de 1937, el pue­blo de Ca­ta­lu­ña sí avan­zó ha­cia una ver­da­de­ra li­ber­tad y una in­de­pen­den­cia po­si­ti­va, tal como puso de ma­ni­fies­to Geor­ge Or­well en "Ho­me­na­je a Ca­ta­lu­ña ", en­tre otros ana­lis­tas y tes­ti­gos; en cam­bio, la “Ca­ta­lu­ña li­bre e in­de­pen­dien­te” que pro­mue­ven las éli­tes po­lí­ti­cas ca­ta­la­nas de hoy es un es­pe­jis­mo, y el su­pues­to “de­re­cho a de­ci­dir” que tan pro­cla­man, un de­ma­gó­gi­co su­ce­dá­neo.

V. De­nun­cia­mos que el re­fe­rén­dum pro­gra­ma­do para el 9N no cum­ple las con­di­cio­nes mí­ni­mas de los pro­ce­di­mien­tos de­mo­crá­ti­cos. En pri­mer lu­gar, la pre­gun­ta plan­tea­da ex­clu­ye la op­ción del No-Sí, con­cul­can­do así el de­re­cho de­mo­crá­ti­co a la li­bre ex­pre­sión de un po­si­cio­na­mien­to que re­fle­ja los plan­tea­mien­tos li­ber­ta­rios, los cua­les, como es sa­bi­do, cuen­tan con una no­ta­ble tra­di­ción en Ca­ta­lu­ña. En se­gun­do lu­gar, la for­mu­la­ción de la pre­gun­ta y otros as­pec­tos im­por­tan­tes del re­fe­rén­dum no se han de­ci­di­do a tra­vés de un pro­ce­so real­men­te de­mo­crá­ti­co, es de­cir, con una par­ti­ci­pa­ción po­pu­lar li­bre, di­rec­ta e igua­li­ta­ria. Si se hu­bie­ra he­cho un pro­ce­so de este tipo, na­tu­ral­men­te, los par­ti­da­rios del No-Sí, con el apo­yo de to­das las per­so­nas res­pe­tuo­sas con la li­ber­tad de ex­pre­sión, hu­bié­ra­mos pro­pues­to que la op­ción de "No al Es­ta­do, Sí a la In­de­pen­den­cia "es­tu­vie­ra pre­sen­te en­tre las po­si­bles res­pues­tas al re­fe­rén­dum. En úl­ti­ma ins­tan­cia, todo esto sólo pone de ma­ni­fies­to la ver­da­de­ra na­tu­ra­le­za de este re­fe­rén­dum: a sa­ber, se tra­ta de un es­pec­tácu­lo pseu­do-de­mo­crá­ti­co or­ques­ta­do des­de una ins­ti­tu­ción oli­gár­qui­ca como es el Par­la­men­to y es­ce­ni­fi­ca­do por los me­dios pe­rio­dís­ti­cos he­ge­mó­ni­cos en ma­nos de las éli­tes es­ta­ta­les y mer­can­ti­les.

VI. Di­sen­ti­mos de las or­ga­ni­za­cio­nes de la Iz­quier­da In­de­pen­den­tis­ta ca­ta­la­na en la creen­cia se­gún la cual la cons­ti­tu­ción de un Es­ta­do ca­ta­lán es un paso in­trín­se­ca­men­te desea­ble en el ca­mino de “cam­biar­lo todo”. Es me­nes­ter re­cor­dar, en este sen­ti­do, las mu­chas es­pe­ran­zas e ilu­sio­nes que bue­na par­te de la iz­quier­da ha­bía pues­to en los nue­vos paí­ses asiá­ti­cos, afri­ca­nos y la­ti­noa­me­ri­ca­nos du­ran­te la se­gun­da mi­tad del si­glo XX y cómo es­tas se ago­ta­ron y des­in­fla­ron en­tre pa­si­llos mi­nis­te­ria­les. La crea­ción de un Es­ta­do ca­ta­lán no ofre­ce, igual­men­te, nin­gu­na ga­ran­tía de ser un paso ver­da­de­ra­men­te li­be­ra­dor en tér­mi­nos glo­ba­les. Es más, este paso con­tie­ne al­gu­nas po­ten­cia­li­da­des mar­ca­da­men­te ne­ga­ti­vas: pue­de pro­vo­car que el apa­ra­to es­ta­tal lo­gre ma­yor acep­ta­ción y apo­yo so­cial en Ca­ta­lu­ña, lo que im­pli­ca­ría re­for­zar esta ins­ti­tu­ción oli­gár­qui­ca tan fun­da­men­tal. Por otra par­te, di­sen­ti­mos tam­bién de la Iz­quier­da In­de­pen­den­tis­ta y de otros par­ti­dos de la so­cial­de­mo­cra­cia ra­di­cal ca­ta­la­na (Pro­ce­so Cons­ti­tu­yen­te) en la creen­cia se­gún la cual es ne­ce­sa­rio y / o desea­ble em­plear las es­truc­tu­ras de po­der es­ta­ta­les para trans­for­mar la so­cie­dad. La tra­yec­to­ria de los par­ti­dos so­cial­de­mó­cra­tas de todo el mun­do du­ran­te el úl­ti­mo si­glo ha pues­to en evi­den­cia el he­cho de que la so­cial­de­mo­cra­cia ra­di­cal, de­fi­ni­da como la es­tra­te­gia con­ce­bi­da para rea­li­zar una “re­vo­lu­ción an­ti­ca­pi­ta­lis­ta” me­dian­te el apa­ra­to del Es­ta­do, está, por va­rias ra­zo­nes, con­na­tu­ral­men­te des­ti­na­da a fra­ca­sar en su pre­ten­sión de trans­for­mar ra­di­cal­men­te y gra­dual­men­te el or­den es­ta­ble­ci­do ha­cia un so­cia­lis­mo ver­da­de­ra­men­te de­mo­crá­ti­co. En el me­jor de los ca­sos, esta es­tra­te­gia pue­de brin­dar me­jo­ras par­cia­les, su­per­fi­cia­les y a me­nu­do efí­me­ras; en el peor de los ca­sos, pue­de ju­gar un pa­pel reac­cio­na­rio, al coop­tar, ab­sor­ber, con­fun­dir y neu­tra­li­zar las vo­lun­ta­des po­pu­la­res de trans­for­ma­ción ra­di­cal y con­du­cir­las ha­cia el re­for­za­mien­to de los ele­men­tos cons­ti­tu­ti­vos del Es­ta­do (par­ti­dos, par­la­men­to, cen­tra­li­za­ción, etc.) en lu­gar de ha­cia el avan­ce de la au­to­no­mía, la des­cen­tra­li­za­ción, el asam­blea­ris­mo y la li­be­ra­ción glo­bal.

VII. Pro­po­ne­mos la cons­truc­ción de Asam­bleas Po­pu­la­res Con­fe­de­ra­das como es­truc­tu­ra de or­ga­ni­za­ción po­lí­ti­ca para sus­ti­tuir al Es­ta­do mo­derno. La Asam­blea Po­pu­lar es la ins­ti­tu­ción de­li­be­ra­ti­va, de­ci­si­va y eje­cu­ti­va a la que es­tán con­vo­ca­dos a par­ti­ci­par, con li­ber­tad de ex­pre­sión, con igual­dad de con­di­cio­nes, y con es­pí­ri­tu fra­ter­nal y co­mu­ni­ta­rio, to­dos los ciu­da­da­nos de un área geo­grá­fi­ca de­ter­mi­na­da, como un pue­blo o un ba­rrio. Es el ór­gano po­lí­ti­co fun­da­men­tal de una so­cie­dad ver­da­de­ra­men­te de­mo­crá­ti­ca. Para coor­di­nar­se en­tre ellas y to­mar de­ci­sio­nes con­jun­tas, las Asam­bleas Po­pu­la­res pue­den for­mar con­fe­de­ra­cio­nes, es de­cir, asam­bleas de de­le­ga­dos man­da­dos y re­vo­ca­bles, ele­gi­dos por las Asam­bleas Po­pu­la­res. Esta for­ma de or­ga­ni­za­ción po­lí­ti­ca ha sido desa­rro­lla­da his­tó­ri­ca­men­te en mu­chos lu­ga­res del mun­do para con­se­guir una de­mo­cra­cia efec­ti­va y ope­ra­ti­va en gran­des can­ti­da­des de po­bla­ción y gran­des ex­ten­sio­nes te­rri­to­ria­les. Sin em­bar­go, para avan­zar ha­cia la ple­na so­be­ra­nía po­pu­lar, la cons­truc­ción y el em­po­de­ra­mien­to de las Asam­bleas Po­pu­la­res Con­fe­de­ra­das no es su­fi­cien­te. Para te­ner éxi­to, este pro­ce­so debe ir acom­pa­ña­do de la cons­truc­ción de un sec­tor eco­nó­mi­co co­mu­ni­ta­rio y au­to­ges­tio­na­do, de modo que no sólo crez­ca la de­mo­cra­cia po­lí­ti­ca, sino tam­bién la de­mo­cra­cia eco­nó­mi­ca y en el ám­bi­to la­bo­ral. Ade­más, este pro­ce­so debe ir acom­pa­ña­do, na­tu­ral­men­te, de un cam­bio sus­tan­cial en to­das las es­fe­ras de la cul­tu­ra hu­ma­na.

VIII. Abo­ga­mos para que cada ciu­dad, pue­blo y co­mar­ca de Ca­ta­lu­ña, así como de otros lu­ga­res del mun­do, se in­de­pen­di­ce del do­mi­nio de cual­quier Es­ta­do. En este sen­ti­do, no ig­no­ra­mos una im­por­tan­te lec­ción que la his­to­ria nos en­se­ña: a sa­ber, que la hi­po­cre­sía de la cla­se par­ti­to­crá­ti­ca la hace ca­paz de fla­gran­tes con­tra­dic­cio­nes en­tre di­chos y he­chos, en­tre el hoy y el ma­ña­na. Así pues, los par­ti­dos par­la­men­ta­rios que hoy se pre­sen­tan como pa­la­di­nes del “de­re­cho a de­ci­dir” y del “de­re­cho a la au­to­de­ter­mi­na­ción”, si al­gun día lle­gan a ges­tio­nar un nue­vo apa­ra­to de Es­ta­do, muy pro­ba­ble­men­te se opon­drán a que ejer­ce­mos el de­re­cho a la au­to­de­ter­mi­na­ción re­vo­lu­cio­na­ria. En otras pa­la­bras, cuan­do una co­mar­ca o re­gión de Ca­ta­lu­ña quie­ra eman­ci­par­se del hi­po­té­ti­co Es­ta­do ca­ta­lán, es­ta­ble­cien­do la so­be­ra­nía de una Con­fe­de­ra­ción de Asam­bleas Po­pu­la­res acom­pa­ña­da de una red de eco­no­mía co­mu­ni­ta­ria y au­to­ges­tio­na­ria, es pre­vi­si­ble que el Es­ta­do ca­ta­lán , como todo Es­ta­do, se opon­ga a ello con vehe­men­cia, dado que la per­pe­tua­ción de la do­mi­na­ción es el eje ver­te­bra­dor del es­ta­tis­mo y, fren­te a este eje, el “de­re­cho a la au­to­de­ter­mi­na­ción” y el "de­re­cho a de­ci­dir "re­sul­tan ser pa­pel mo­ja­do, mera re­tó­ri­ca, como mu­chas otras cláu­su­las de las cons­ti­tu­cio­nes mo­der­nas.

IX. En­ten­de­mos la in­de­pen­den­cia como un va­lor hu­mano fun­da­men­tal que, para rea­li­zar­se ge­nui­na­men­te, debe ir aso­cia­do a otro va­lor com­ple­men­ta­rio igual de im­por­tan­te: la in­ter­de­pen­den­cia. Así pues, abo­ga­mos para que cada per­so­na, cada co­lec­ti­vo, cada pue­blo y ciu­dad, cada re­gión y cada país sea in­de­pen­dien­te y, al mis­mo tiem­po, en di­fe­ren­tes gra­dos y de di­fe­ren­tes ma­ne­ras, in­ter­de­pen­dien­te con los de­más. Sin em­bar­go, los va­lo­res de la in­de­pen­den­cia y la in­ter­de­pen­den­cia sólo pue­den rea­li­zar­se ple­na­men­te a tra­vés de la crea­ción de una ver­da­de­ra de­mo­cra­cia in­te­gral, una nue­va for­ma de or­ga­ni­za­ción so­cial en la que cada per­so­na pue­da par­ti­ci­par di­rec­ta­men­te e igua­li­ta­ria­men­te en la for­mu­la­ción de las po­lí­ti­cas y en la toma de de­ci­sio­nes que le afec­tan. En un sis­te­ma de Es­ta­do “re­pre­sen­ta­ti­vo” con eco­no­mía de mer­ca­do ca­pi­ta­lis­ta, la in­de­pen­den­cia y la in­ter­de­pen­den­cia son so­ca­va­das de múl­ti­ples ma­ne­ras y de for­ma cons­tan­te, ya que la di­ná­mi­ca de todo este sis­te­ma se basa en ge­ne­rar de­pen­den­cia res­pec­to de las es­truc­tu­ras es­ta­ble­ci­das y res­pe­to los in­tere­ses de los po­de­res oli­gár­qui­cos.

X. Pen­sa­mos que un cam­bio sus­tan­cial y de gran al­can­ce, es de­cir, una ver­da­de­ra re­vo­lu­ción, es la úni­ca for­ma de su­perar efec­ti­va­men­te la cri­sis mul­ti­di­men­sio­nal (eco­nó­mi­ca, po­lí­ti­ca, so­cial, eco­ló­gi­ca, etc.) en la que es­ta­mos in­mer­sos como hu­ma­ni­dad des­de hace si­glos. No ig­no­ra­mos las gran­des di­fi­cul­ta­des que con­lle­va la rea­li­za­ción de una trans­for­ma­ción de esta na­tu­ra­le­za y de este ca­la­do, pero cons­ta­ta­mos que cual­quier plan­tea­mien­to me­nos pro­fun­do y me­nos am­plio re­sul­ta, en el me­jor de los ca­sos, in­su­fi­cien­te, y, en el peor, con­tra­pro­du­cen­te. Vis­ta la crí­ti­ca si­tua­ción del mun­do con­tem­po­rá­neo, nos sen­ti­mos em­pla­za­dos a sa­car lo me­jor de no­so­tros mis­mos en el ca­mino de una in­men­sa ha­za­ña trans­for­ma­do­ra que, para te­ner éxi­to, debe con­ver­tir­se en mun­dial, in­ter­ge­ne­ra­cio­nal e in­ter­sec­to­rial. Para de­sig­nar y pen­sar esta ha­za­ña, al­gu­nos co­lec­ti­vos y per­so­nas re­cien­te­men­te han co­men­za­do a em­plear la no­ción de “Re­vo­lu­ción In­te­gral”, es de­cir, una “re­vo­lu­ción que debe cam­biar tan­to el in­te­rior del ser hu­mano como las con­di­cio­nes ex­te­rio­res que la opri­men, que se ha de pro­yec­tar ha­cia un fu­tu­ro di­fe­ren­te y abier­to, pero tam­bién ha­cer­se pre­sen­te hoy, aquí y aho­ra, rom­pien­do las ca­de­nas que nos alie­nan” (Fé­lix Gar­cía Mo­ri­yón, 2008). En otras pa­la­bras , se tra­ta “de un pro­ce­so his­tó­ri­co de trans­for­ma­ción de to­dos los ám­bi­tos de la so­cie­dad, un pro­ce­so que no está orien­ta­do a to­mar el po­der sino a cons­truir una so­cie­dad nue­va” (En­ric Du­ran, 2013). Para el caso de Ca­ta­lu­ña, el pro­yec­to de Re­vo­lu­ción In­te­gral “uni­fi­ca tra­di­ción y cam­bio re­vo­lu­cio­na­rio, in­te­gran­do pa­sa­do y fu­tu­ro, fu­sio­nan­do la ver­dad de la his­to­ria con el im­pul­so para crear una nue­va Ca­ta­lu­ña, sin do­mi­na­ción es­pa­ño­la ni fran­ce­sa, sin gran ca­pi­tal, sin ente es­ta­tal, sin po­lí­ti­cos pro­fe­sio­na­les ni par­ti­dos po­lí­ti­cos, con li­ber­tad de con­cien­cia, po­lí­ti­ca y ci­vil, con la len­gua, la his­to­ria y la cul­tu­ra na­cio­nal res­tau­ra­das y desa­rro­lla­das” (Fé­lix Ro­dri­go Mora, 2013). Se ar­gu­ye que esta re­vo­lu­ción es tan ur­gen­te como im­por­tan­te por­que “el ré­gi­men ac­tual ha lle­ga­do a un ni­vel au­to­des­truc­ti­vo que, ade­más de im­pe­dir de ma­ne­ra irra­cio­nal la con­vi­ven­cia­li­dad hu­ma­na, pone en ries­go la su­per­vi­ven­cia de nues­tra es­pe­cie así como la del con­jun­to de es­pe­cies que pue­blan la Tie­rra”(An­tón Dké, 2013). A di­fe­ren­cia de las con­cep­cio­nes trans­for­ma­do­ras do­mi­nan­tes en el si­glo pa­sa­do, re­sul­ta cada vez más no­to­rio que “la prin­ci­pal fuer­za mo­triz de la Re­vo­lu­ción In­te­gral no se­rán los in­tere­ses par­ti­cu­la­res, in­me­dia­tos y ma­te­ria­les de las per­so­nas, sino más bien la ca­li­dad mo­ral y la ri­que­za in­te­rior de es­tas” (Blai Dal­mau, 2013). Para or­ga­ni­zar­nos, se dice que “es ne­ce­sa­rio que la Re­vo­lu­ción In­te­gral la reali­ce­mos en base a gru­pos lo­ca­les, apos­tan­do por la des­cen­tra­li­za­ción y la ac­ción lo­cal, pero con mi­ras y pen­sa­mien­to glo­bal” (In­te­gra Re­vo­lu­cio, 2013).

Acción

Si el re­fe­rén­dum del 9N se lle­ga a rea­li­zar, los par­ti­da­rios del No-Sí te­ne­mos va­rias po­si­bi­li­da­des de ac­ción:

  • Abs­ten­ción ac­ti­va como for­ma de im­pug­nar el re­fe­rén­dum. La abs­ten­ción ac­ti­va ha sido his­tó­ri­ca­men­te una for­ma de im­pug­na­ción de los frau­des “de­mo­crá­ti­cos” y una ma­ne­ra de ex­pre­sar la vo­lun­tad cons­cien­te de no coope­ra­ción con las per­ni­cio­sas es­truc­tu­ras de po­der vi­gen­tes. Como su nom­bre in­di­ca, esta op­ción im­pli­ca que nos abs­te­ne­mos de ir a vo­tar y al mis­mo tiem­po rea­li­za­mos al­gu­na ac­ción po­lí­ti­ca, in­di­vi­dual o co­lec­ti­va­men­te, re­la­cio­na­da con el asun­to de la vo­ta­ción o con el pro­pio pro­ce­di­mien­to im­pli­ca­do. Así pues, si op­ta­mos por abs­te­ner­nos ac­ti­va­men­te, du­ran­te la jor­na­da del 9N y los días al­re­de­dor de ella será per­ti­nen­te lle­var a cabo al­gu­nas ac­cio­nes po­lí­ti­cas que pue­den te­ner mu­chí­si­ma más tras­cen­den­cia po­si­ti­va y efec­ti­vi­dad eman­ci­pa­do­ra que cual­quier for­ma de voto; he aquí al­gu­nas su­ge­ren­cias: con­vo­car un en­cuen­tro de in­ves­ti­ga­ción y re­fle­xión co­lec­ti­va so­bre es­tos asun­tos con nues­tros ami­gos, com­pa­ñe­ros y / o fa­mi­lia­res; di­fun­dir este ma­ni­fies­to y otros tex­tos re­la­cio­na­dos en pa­pel y / o di­gi­tal­men­te; crear un gru­po de es­tu­dio para apren­der co­lec­ti­va­men­te so­bre for­mas so­cio­po­lí­ti­cas al­ter­na­ti­vas al Es­ta­do; ha­cer una do­na­ción a al­gu­na or­ga­ni­za­ción o ini­cia­ti­va que esté ope­ran­do a fa­vor de la vía re­vo­lu­cio­na­ria para la eman­ci­pa­ción de los pue­blos; etc. Na­tu­ral­men­te, to­das es­tas ac­cio­nes no sólo re­sul­tan apro­pia­das en el mar­co de la abs­ten­ción ac­ti­va, sino que tam­bién pue­den ser rea­li­za­das, y es desea­ble que así sea, por par­te de per­so­nas que eli­gen adop­tar al­gu­na de las otras op­cio­nes que fi­gu­ran a con­ti­nua­ción.

  • Voto No-Sí aun­que no sea va­li­da­do. Po­de­mos es­cri­bir cla­ra­men­te un No-Sí en la pa­pe­le­ta, aun­que sea con­si­de­ra­do voto nulo. Esta es una ma­ne­ra de par­ti­ci­par en el re­fe­rén­dum, mos­tran­do de esta ma­ne­ra nues­tra im­pli­ca­ción po­lí­ti­ca en los asun­tos de Ca­ta­lu­ña, pero ex­pre­san­do que no co­mul­ga­mos con nin­gu­na de las op­cio­nes da­das. Se tra­ta de vo­tar en con­so­nan­cia con lo que con­si­de­ra­mos idó­neo aun­que el sis­te­ma oli­gár­qui­co es­ta­ble­ci­do nos diga que esta op­ción no tie­ne ca­bi­da.

  • Voto Sí-Sí como mal me­nor. Tam­bién nos po­de­mos de­can­tar por vo­tar Sí-Sí pero con una ac­ti­tud y una con­cien­cia ra­di­cal­men­te di­fe­ren­te de aque­lla que pro­mue­ven las éli­tes ca­ta­la­nas in­de­pen­den­tis­tas y los me­dios pe­rio­dís­ti­cos a su ser­vi­cio. Se tra­ta de vo­tar Sí-Sí para ex­pre­sar que, den­tro de las op­cio­nes que las éli­tes han de­ja­do a nues­tro al­can­ce en este re­fe­rén­dum, to­das ellas ne­ga­ti­vas, con­si­de­ra­mos que la cons­ti­tu­ción de un Es­ta­do ca­ta­lán pue­de ser me­nos ne­ga­ti­va que el man­te­ni­mien­to de Ca­ta­lu­ña den­tro los aus­pi­cios de Es­pa­ña. Vo­tar Sí-Sí como mal me­nor im­pli­ca que en reali­dad abo­ga­mos por No-Sí y, por tan­to, es esta la op­ción que que­re­mos de­fen­der pú­bli­ca­men­te siem­pre que po­da­mos, es esta la vía po­lí­ti­ca a la que que­re­mos con­sa­grar nues­tra ener­gía po­lí­ti­ca; no nos hace nin­gu­na ilu­sión un Es­ta­do ca­ta­lán y no pen­sa­mos que nin­gún Es­ta­do me­rez­ca un apo­yo en­tu­sias­ta por par­te del pue­blo, pero sin em­bar­go, da­das las cir­cuns­tan­cias, vo­ta­mos de for­ma po­si­bi­lis­ta para evi­tar el mal ma­yor que nos pa­re­ce el man­te­ni­mien­to del sta­tu quo del Es­ta­do Es­pa­ñol.

Si la prohi­bi­ción de lle­var a cabo el re­fe­rén­dum por par­te del Es­ta­do es­pa­ñol da lu­gar a que éste sea rea­li­za­do auto-or­ga­ni­za­da­men­te me­dian­te la desobe­dien­cia, em­pla­za­mos a to­dos los gru­pos lo­ca­les que pon­gan las ur­nas a in­cluir por ellos mis­mos la op­ción del No Sí en­tre las pa­pe­le­tas y a dar­le la vi­si­bi­li­dad de­bi­da. Asi­mis­mo, su­ge­ri­mos que, en la me­di­da de lo po­si­ble, las ur­nas se con­vier­tan en un pun­to de en­cuen­tro y de de­li­be­ra­ción po­lí­ti­ca en el que se con­si­de­re la cons­truc­ción pro­gre­si­va de Asam­bleas Po­pu­la­res como for­ma de ejer­cer, de for­ma ge­nui­na, ple­na y efec­ti­va, el de­re­cho a de­ci­dir so­bre todo aque­llo que nos con­cier­ne.

Clausura

Afor­tu­na­da­men­te, las se­mi­llas de otro mun­do po­si­ble e in­fi­ni­ta­men­te más desea­ble que la “nor­ma­li­dad” ac­tual es­tán apa­re­cien­do y ger­mi­nan­do por to­das par­tes. Ca­ta­lu­ña es, pro­ba­ble­men­te, uno de los lu­ga­res del pla­ne­ta don­de la efer­ves­cen­cia crea­ti­va para cam­biar el mun­do, con su aba­ni­co de ini­cia­ti­vas re­ge­ne­ra­do­ras, ha flo­re­ci­do con ma­yor ím­pe­tu en el úl­ti­mo lus­tro. De­ce­nas de mi­les de ca­ta­la­nes y ca­ta­la­nas es­ta­mos par­ti­ci­pan­do en pro­yec­tos ta­les como las re­des de in­ter­cam­bio, los mul­ti­re­fe­rén­dums de base, las lu­chas en de­fen­sa del te­rri­to­rio, las coope­ra­ti­vas in­te­gra­les, las co­mu­ni­da­des con­vi­ven­cia­les, los gru­pos de ac­ción po­lí­ti­ca, los mé­to­dos de re­ge­ne­ra­ción agroe­co­ló­gi­ca, los ate­neos y cen­tros so­cia­les oku­pa­dos, los gru­pos de es­tu­dio au­to­ges­tio­na­dos, los sin­di­ca­tos li­ber­ta­rios, las asam­bleas lo­ca­les, las es­cue­las li­bres, los gru­pos de con­su­mo, etc. Es­tas ini­cia­ti­vas y otras si­mi­la­res, aun­que to­da­vía son mi­no­ri­ta­rias, ya cons­ti­tu­yen un sa­lu­da­ble con­tra­pe­so res­pec­to a las di­ná­mi­cas del mer­ca­do ca­pi­ta­lis­ta y de la bu­ro­cra­cia es­ta­tis­ta.

Pero, sin duda, po­de­mos ir más allá. Con las ideas y las prác­ti­cas apro­pia­das, po­de­mos avan­zar ha­cia el es­ta­ble­ci­mien­to de los fun­da­men­tos de una so­cie­dad sus­tan­cial­men­te di­fe­ren­te, ra­di­cal­men­te me­jor, com­ple­ta­men­te nue­va. Para con­se­guir­lo, te­ne­mos que po­ner­lo todo en cues­tión, re-apren­der a vi­vir, ejer­ci­tar­nos en la auto-crí­ti­ca y la auto-su­pera­ción. Es la hora de dia­lo­gar cor­tes­men­te, de re­fle­xio­nar pro­fun­da­men­te, de es­tu­diar au­tó­no­ma­men­te y de de­ba­tir abier­ta­men­te a fin de en­con­trar res­pues­tas plau­si­bles a las nu­me­ro­sas y di­ver­sas cues­tio­nes que te­ne­mos so­bre la mesa. Y la cues­tión po­lí­ti­ca fun­da­men­tal y pri­mor­dial que hace fal­ta que nos plan­tee­mos es jus­ta­men­te aque­lla que las ins­tan­cias del sis­te­ma es­ta­ble­ci­do más en­cu­bren y es­ca­mo­tean: “Es po­si­ble y desea­ble vi­vir sin Es­ta­do?” Es la hora de ha­cer una po­lí­ti­ca del pue­blo y para al pue­blo, una po­lí­ti­ca arrai­ga­da en las pla­zas, como en la mo­vi­li­za­ción del 15M de 2011, pero aho­ra plan­tean­do se­ria­men­te di­cha pre­gun­ta. Es la hora de pen­sar pro­fun­da­men­te so­bre qué hu­ma­ni­dad que­re­mos y tra­ba­jar ho­nes­ta­men­te para ha­cer­la po­si­ble des­de aquí y des­de aho­ra!

Ca­ta­lu­ña, 11 de Sep­tiem­bre del 2014

NOTA. La fir­ma de este ma­ni­fies­to está abier­ta a to­das las per­so­nas, co­lec­ti­vos y or­ga­ni­za­cio­nes que sien­tan afi­ni­dad con sus ideas fun­da­men­ta­les y quie­ran ma­ni­fes­tar­lo. Para fir­mar­lo, hay que re­lle­nar el for­mu­la­rio de ad­he­sión dis­po­ni­ble en www.no-si.cat. Se pue­de fir­mar aun­que se ten­gan re­ser­vas, co­men­ta­rios, apor­ta­cio­nes, su­ge­ren­cias. Si se quie­ren ha­cer co­men­ta­rios, se pue­de ha­cer en la sec­ción de co­men­ta­rios que se en­cuen­tra bajo el ma­ni­fies­to. Si se quie­re ex­pre­sar tam­bién al­gu­na re­fle­xión, pro­pues­ta, sen­ti­mien­to, in­for­ma­ción o re­se­re­va en re­la­ción a los con­te­ni­dos del ma­ni­fies­to se pue­de ha­cer lle­gar un do­cu­men­to con las per­ti­nen­tes re­fle­xio­nes a pla­ta­for­ma@no-si.cat. Es­tas re­fle­xio­nes se ha­rán pú­bli­cas en una re­co­pi­la­ción que sal­drá a la luz an­tes del 9-N.

¿Que te ha pa­re­ci­do el tex­to? Pue­des de­jar­nos un co­men­ta­rio más aba­jo o com­par­tir­lo en las re­des so­cia­les. O si lo pre­fie­res, te­ne­mos otros tex­tos y un news­let­ter que te pue­den in­tere­sar.