Manifiesto por el No-Sí

¡la revolución, sin Estado-nación, es la solución!

El Par­la­ment de Ca­ta­lu­ña apro­ba­rá pró­xi­ma­men­te una pre­gun­ta y una fe­cha para rea­li­zar un re­fe­rén­dum so­bre la “in­de­pen­den­cia” de Ca­ta­lu­ña. La pre­gun­ta, acor­da­da por di­ver­sos par­ti­dos par­la­men­ta­rios, será do­ble: “¿Quie­re que Ca­ta­lu­ña sea un Es­ta­do? En caso afir­ma­ti­vo, ¿quie­re que sea in­de­pen­dien­te?”[1]. En este Ma­ni­fies­to, en pri­mer lu­gar, ex­pon­dre­mos nues­tro po­si­cio­na­mien­to res­pec­to a esta cues­tión, ex­pli­can­do los mo­ti­vos por los cua­les res­pon­de­ría­mos con un No-Sí a las res­pec­ti­vas pre­gun­tas, es de­cir, da­ría­mos una res­pues­ta que ha sido im­pe­di­da en la for­mu­la­ción pro­mul­ga­da. En se­gun­do lu­gar, ha­re­mos al­gu­nas con­si­de­ra­cio­nes ge­ne­ra­les so­bre el he­cho na­cio­nal y el na­cio­na­lis­mo. Para ter­mi­nar, re­fle­xio­na­re­mos so­bre las po­ten­cia­li­da­des del con­flic­to na­cio­na­lis­ta en nues­tras tie­rras y so­bre el pa­pel que está ju­gan­do la iz­quier­da in­de­pen­den­tis­ta por un lado, y el pa­pel que po­de­mos ju­gar los re­vo­lu­cio­na­rios in­te­gra­les por el otro, en todo este asun­to.

1. No queremos ningún Estado

En pri­mer lu­gar, es bueno no­tar que la pri­me­ra pre­gun­ta del re­fe­rén­dum es cap­cio­sa ya que in­quie­re so­bre la po­si­bi­li­dad que Ca­ta­lu­ña sea un Es­ta­do cuan­do, por de­fi­ni­ción, Ca­ta­lu­ña no pue­de ser un Es­ta­do. El vo­ca­blo Ca­ta­lu­ña hace re­fe­ren­cia a un te­rri­to­rio, no a sus es­truc­tu­ras po­lí­ti­cas. No es lo mis­mo Fran­cia que el Es­ta­do fran­cés, ni Ge­ro­na es si­nó­ni­mo de Ayun­ta­mien­to de Ge­ro­na. Ca­ta­lu­ña pue­de es­tar ges­tio­na­da y do­mi­na­da por uno u otro Es­ta­do, pero no será nun­ca en sí mis­ma un ente es­ta­tal. Me­dian­te el uso in­de­bi­do del len­gua­je, la pre­gun­ta pro­mul­ga­da con­fun­de Es­ta­do y te­rri­to­rio, in­ten­tan­do, de esta ma­ne­ra, liar con­cep­tual­men­te y fu­sio­nar ima­gi­na­ria­men­te las es­truc­tu­ras de do­mi­na­ción con los te­rri­to­rios do­mi­na­dos, un su­til es­tra­ta­ge­ma lin­güís­ti­ca gen­ti­le­za de los “re­pre­sen­tan­tes del pue­blo”.

En se­gun­do lu­gar, para res­pon­der con co­no­ci­mien­to de cau­sa a la pri­me­ra pre­gun­ta es ne­ce­sa­rio que los ciu­da­da­nos de Ca­ta­lu­ña ten­ga­mos bien pre­sen­te cuál es la esen­cia de la ins­ti­tu­ción es­ta­tal. El Es­ta­do mo­derno se ges­tó du­ran­te los si­glos XIV-XVII y se im­pu­so como ins­ti­tu­ción po­lí­ti­ca fun­da­men­tal en todo el mun­do a tra­vés de las re­vo­lu­cio­nes li­be­ra­les del si­glo XVIII y XIX. Des­de en­ton­ces ha adop­ta­do, se­gún las cir­cuns­tan­cias, for­mas par­la­men­ta­rias o dic­ta­to­ria­les, go­bier­nos de iz­quier­das o de de­re­chas, pero su esen­cia ha sido siem­pre la mis­ma: una es­truc­tu­ra mar­ca­da­men­te je­rár­qui­ca y bu­ro­crá­ti­ca, se­pa­ra­da de la ciu­da­da­nía y por en­ci­ma de ésta. El Es­ta­do-na­ción es un apa­ra­to de do­mi­na­ción y de coer­ción pro­fe­sio­nal que se ins­tau­ró so­ca­van­do y des­man­te­lan­do las ins­ti­tu­cio­nes real­men­te de­mo­crá­ti­cas de la so­cie­dad po­pu­lar tra­di­cio­nal, como el Con­ce­jo Abier­to y el Co­mu­nal en la Pe­nín­su­la Ibé­ri­ca. Es un agen­te cau­sal de pri­me­ra im­por­tan­cia en la cri­sis ge­ne­ra­li­za­da de hoy en día; su esen­cia es des­truc­ti­va, vio­len­ta y cap­cio­sa, tal y como puso de ma­ni­fies­to el mis­mo Ma­quia­ve­lo. No hay un solo Es­ta­do en el mun­do que no esté man­cha­do de san­gre, re­lleno de in­jus­ti­cia, eri­gi­do en base al en­ga­ño y a la ex­plo­ta­ción de los se­res hu­ma­nos y de la na­tu­ra­le­za.

De­ci­mos ro­tun­da­men­te NO a un hi­po­té­ti­co Es­ta­do ca­ta­lán por­que no que­re­mos sa­lir del fue­go para caer en las bra­sas. Un Es­ta­do ca­ta­lán se­ría sólo una nue­va ex­pre­sión de la mis­ma fuen­te de pro­ble­mas: la do­mi­na­ción po­lí­ti­ca en for­ma de Es­ta­do “de­mo­crá­ti­co re­pre­sen­ta­ti­vo”. Si que­re­mos li­be­rar­nos real­men­te de la es­pi­ral de mi­se­ria y bar­ba­rie en que se en­cuen­tra el mun­do con­tem­po­rá­neo es me­nes­ter que em­pe­ce­mos a im­pug­nar efec­ti­va­men­te esta do­mi­na­ción a tra­vés de una po­lí­ti­ca real­men­te de­mo­crá­ti­ca, rea­li­za­da en el mar­co de Asam­bleas Po­pu­la­res Con­fe­de­ra­das en fran­ca opo­si­ción al es­pec­tácu­lo oli­gár­qui­co del Par­la­men­to. Las múl­ti­ples cri­sis del si­glo XXI nos em­pla­zan ur­gen­te­men­te a or­ga­ni­zar­nos al mar­gen del Es­ta­do y con­tra el mis­mo, de modo si­mi­lar como el pue­blo de Ca­ta­lu­ña supo ha­cer con gran sol­ven­cia du­ran­te el pri­mer ter­cio del si­glo XX.

2. Queremos verdadera independencia

Con­si­de­ra­mos que la in­de­pen­den­cia es un va­lor hu­mano fun­da­men­tal que, para rea­li­zar­se ge­nui­na­men­te, tie­ne que ir aso­cia­do a otro va­lor tan­to o más im­por­tan­te: la in­ter­de­pen­den­cia. Abo­ga­mos por­que cada per­so­na, cada co­lec­ti­vo, cada pue­blo, cada re­gión y cada país sea in­de­pen­dien­te y, al mis­mo tiem­po, en dis­tin­tos gra­dos y de dis­tin­tas ma­ne­ras, in­ter­de­pen­dien­te con los otros. La ver­da­de­ra in­de­pen­den­cia a to­dos los ni­ve­les sólo pue­de rea­li­zar­se a tra­vés de la au­to­no­mía ge­ne­ra­li­za­da, lo que im­pli­ca la crea­ción de una ver­da­de­ra de­mo­cra­cia don­de cada per­so­na pue­da par­ti­ci­par di­rec­ta e igua­li­ta­ria­men­te en la for­mu­la­ción de las po­lí­ti­cas y en la toma de de­ci­sio­nes que le afec­tan. Pero la in­de­pen­den­cia que pro­po­nen los par­ti­dos “in­de­pen­den­tis­tas” no con­sis­te en esto, sino en la crea­ción de nue­vas es­truc­tu­ras de Es­ta­do, es de­cir, en re­no­var las for­mas de de­pen­den­cia.

De­ci­mos de­ci­di­da­men­te SÍ a la in­de­pen­den­cia de Ca­ta­lu­ña, pero pre­ci­san­do que, se­gún pen­sa­mos, la ver­da­de­ra in­de­pen­den­cia de un país es in­di­so­cia­ble de la in­de­pen­den­cia de cada una de sus re­gio­nes, pue­blos y per­so­nas. Ade­más, la in­de­pen­den­cia po­lí­ti­ca es in­di­so­cia­ble de la in­de­pen­den­cia eco­nó­mi­ca. Es por esto que un sis­te­ma de Es­ta­do con eco­no­mía de mer­ca­do ca­pi­ta­lis­ta es siem­pre an­ti­té­ti­co a la ver­da­de­ra in­de­pen­den­cia: un Es­ta­do su­po­ne, por de­fi­ni­ción, la im­po­si­ción de de­ci­sio­nes al con­jun­to de la po­bla­ción por par­te de una éli­te po­lí­ti­ca que con­cen­tra la po­tes­tad de man­dar a tra­vés de un con­glo­me­ra­do de ins­tan­cias bu­ro­crá­ti­cas y oli­gár­qui­cas; una eco­no­mía de mer­ca­do su­po­ne, por de­fi­ni­ción, que las de­ci­sio­nes eco­nó­mi­cas fun­da­men­ta­les que­dan en ma­nos de las di­ná­mi­cas de la com­pe­ten­cia mer­can­til y de cada una de las en­ti­da­des em­pre­sa­ria­les pri­va­das. No hay nin­gún Es­ta­do en el mun­do que apli­que ver­da­de­ra­men­te el prin­ci­pio de au­to­de­ter­mi­na­ción y de sub­si­dia­rie­dad, sen­ci­lla­men­te, por­que la des­cen­tra­li­za­ción y la au­to­no­mía son an­ti­té­ti­cas a la na­tu­ra­le­za del ente es­ta­tal. No hay nin­gu­na eco­no­mía de mer­ca­do en el mun­do que per­mi­ta la ver­da­de­ra in­de­pen­den­cia de los pue­blos y de las per­so­nas, sen­ci­lla­men­te, por­que este sis­te­ma eco­nó­mi­co se basa en des­po­seer a las per­so­nas y es­po­liar a los pue­blos para ha­cer­los así más de­pen­dien­tes de las cor­po­ra­cio­nes em­pre­sa­ria­les y de sus me­ca­nis­mos de ex­plo­ta­ción la­bo­ral.

3. Defendemos el hecho nacional sin incurrir en el nacionalismo

Pro­ba­ble­men­te, el prin­ci­pal fac­tor que ha es­po­lea­do el auge del in­de­pen­den­tis­mo es­ta­tis­ta ca­ta­lán en los úl­ti­mos años son las reite­ra­das pro­vo­ca­cio­nes anti-ca­ta­la­nas del Es­ta­do es­pa­ñol. Éste ha re­cor­ta­do com­pe­ten­cias del go­bierno de Ca­ta­lu­ña y se ha ce­ba­do con­tra la len­gua y la cul­tu­ra ca­ta­la­na a tra­vés de le­gis­la­cio­nes (ley Wert), re­so­lu­cio­nes (Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal), cam­pa­ñas (pro­pa­gan­da me­diá­ti­ca anti-ca­ta­la­na), etc. Es­tas pro­ble­má­ti­cas tie­nen su cau­sa úl­ti­ma en la pro­pia na­tu­ra­le­za del ente es­ta­tal y en la pro­pia no­ción de Es­ta­do-na­ción, sur­gi­da en en si­glo XVIII para jus­ti­fi­car el es­ta­ble­ci­mien­to de los Es­ta­dos mo­der­nos. La pre­ten­sión de que el he­cho na­cio­nal pue­da de­li­mi­tar­se con fron­te­ras es una en­te­le­quia que con­lle­va siem­pre un for­za­mien­to de la reali­dad, mien­tras que la ideo­lo­gía se­gún la cual las es­truc­tu­ras po­lí­ti­cas tie­nen que coin­ci­dir con aque­llas fron­te­ras, es de­cir, la ideo­lo­gía na­cio­na­lis­ta, es una fuen­te inaca­ba­ble de in­con­gruen­cias y pro­ble­mas. Para res­pe­tar ver­da­de­ra­men­te el he­cho na­cio­nal en toda su di­ver­si­dad, es­pon­ta­nei­dad y en­tre­mez­cla, para que la len­gua y la cul­tu­ra de cada per­so­na y de cada re­gión pue­dan ex­pre­sar­se na­tu­ral­men­te y desa­rro­llar­se li­bre­men­te, es me­nes­ter des­vin­cu­lar com­ple­ta­men­te el he­cho na­cio­nal de las fron­te­ras y es­truc­tu­ras po­lí­ti­cas, en otras pa­la­bras, hay que ti­rar la ideo­lo­gía na­cio­na­lis­ta al ver­te­de­ro de la his­to­ria.

Im­pug­na­mos la opre­sión que el na­cio­na­lis­mo del Es­ta­do es­pa­ñol ha in­fli­gi­do his­tó­ri­ca­men­te ha­cia el he­cho na­cio­nal ca­ta­lán, pero no con­si­de­ra­mos que la for­ma co­rrec­ta de de­fen­der­nos de ella sea in­cu­rrien­do en otro na­cio­na­lis­mo, enar­bo­lan­do la es­te­la­da; la su­pera­ción ver­da­de­ra­men­te po­si­ti­va de las opre­sio­nes na­cio­na­les con­sis­te en crear un nue­vo mo­vi­mien­to re­vo­lu­cio­na­rio in­te­gral y glo­bal que im­pug­ne tan­to el ente es­ta­tal, agen­te cau­sal de in­fi­ni­dad de pro­ble­mas, como la ideo­lo­gía na­cio­na­lis­ta, fuen­te de con­flic­tos y de opre­sio­nes na­cio­na­les. De este modo con­se­gui­re­mos desa­rro­llar cul­tu­ras lo­ca­les y re­gio­na­les real­men­te vi­vas, li­bres, au­tén­ti­cas, po­pu­la­res, si­nér­gi­cas y res­pe­tuo­sas.

4. Evitemos la escalada de beligerancia nacionalista

A tra­vés de este Ma­ni­fies­to que­re­mos ha­cer un lla­ma­do para evi­tar que las éli­tes po­lí­ti­cas, tan­to ca­ta­la­nas como es­pa­ño­las, con­si­gan in­vo­lu­crar ple­na­men­te al pue­blo de Ca­ta­lu­ña en el cre­cien­te con­flic­to en­tre el Es­ta­do es­pa­ñol y el pro­to-Es­ta­do ca­ta­lán. La his­to­ria nos en­se­ña que los Es­ta­dos a me­nu­do se apo­yan en el con­flic­to y la ri­va­li­dad en­tre ellos, ati­zan­do el na­cio­na­lis­mo y la be­li­ge­ran­cia para así, en úl­ti­ma ins­tan­cia, afian­zar la do­mi­na­ción en sus res­pec­ti­vos te­rri­to­rios. En de­ter­mi­na­das co­yun­tu­ras, si re­sul­ta con­ve­nien­te para los in­tere­ses de di­ver­sos sec­to­res del po­der, es­tos con­flic­tos pue­den au­men­tar en in­ten­si­dad has­ta adop­tar una for­ma bé­li­ca, tal y como su­ce­dió en la ex-Yu­gos­la­via.

Pre­ci­sa­men­te, al­gu­nos co­men­ta­ris­tas han se­ña­la­do pa­ra­le­lis­mos en­tre la at­mós­fe­ra so­cial de la Yu­gos­la­via pre-bé­li­ca y la at­mós­fe­ra que se res­pi­ra en nues­tras re­gio­nes hoy en día: la cris­pa­ción va en au­men­to; cada vez más ener­gía so­cial es ca­na­li­za­da a tra­vés de la dispu­ta na­cio­na­lis­ta; los ata­ques ver­ba­les, las ame­na­zas y los des­pre­cios se han mul­ti­pli­ca­do en el úl­ti­mo lus­tro. Los me­dios de “co­mu­ni­ca­ción” han in­cre­men­ta­do pro­gre­si­va­men­te la aten­ción que de­di­can a este asun­to, bom­bar­dean­do las con­cien­cias de la po­bla­ción con los fer­vo­res y fu­ro­res na­cio­na­lis­tas en sus di­ver­sas ex­pre­sio­nes: ce­le­bra­cio­nes mul­ti­tu­di­na­rias, de­ba­tes en­cen­di­dos, re­so­lu­cio­nes pro­vo­ca­do­ras, de­cla­ra­cio­nes ilu­sio­na­do­ras… Y bien, ¿ha­cia dón­de nos pue­de lle­var esta es­ca­la­da?

Lle­ga­do el mo­men­to en que el Par­la­ment de­cla­ra­se la “in­de­pen­den­cia” de Ca­ta­lu­ña, pre­su­mi­ble­men­te, el Es­ta­do es­pa­ñol des­au­to­ri­za­ría la de­ci­sión tal y como ha ad­ver­ti­do. Apli­can­do la le­gis­la­ción cons­ti­tu­cio­nal para man­te­ner “la in­di­so­lu­ble uni­dad de Es­pa­ña”, no se­ría ex­tra­ño que el Es­ta­do es­pa­ñol usa­ra la fuer­za de las ar­mas, di­sol­vien­do el Par­la­ment e in­cre­men­tan­do la mi­li­ta­ri­za­ción de nues­tras re­gio­nes para frus­trar la crea­ción de un Es­ta­do ca­ta­lán. Al­gu­nos con­fían en que la éli­te in­ter­na­cio­nal, con la “bon­dad” que le ca­rac­te­ri­za, nos ven­dría a “sal­var” en un es­ce­na­rio como éste. Pero los he­chos in­di­can más bien lo con­tra­rio: nin­gún miem­bro ni ór­gano de la éli­te in­ter­na­cio­nal se ha com­pro­me­ti­do mí­ni­ma­men­te a usar la fuer­za de las ar­mas para de­fen­der la se­pa­ra­ción de Ca­ta­lu­ña, mien­tras que al­gu­nos de ellos sí que han afir­ma­do que este con­flic­to “es un asun­to in­terno de Es­pa­ña”.

Lo que se en­cuen­tra en nues­tras ma­nos y pue­de re­sul­tar de­ci­si­vo es nues­tra ac­tua­ción como pue­blo. Si el pue­blo se deja lle­var por los fu­ro­res pro­mo­vi­dos por las ideo­lo­gías na­cio­na­lis­tas y las ins­ti­tu­cio­nes es­ta­tis­tas, la cris­pa­ción so­cial pue­de au­men­tar has­ta ni­ve­les inusi­ta­dos, aca­pa­ran­do una gran par­te de la aten­ción pú­bli­ca y so­ca­van­do se­ria­men­te las po­si­bi­li­da­des de una li­be­ra­ción real del pue­blo de Ca­ta­lu­ña. Con es­tas pa­la­bras que­re­mos dar pues un to­que de aler­ta so­bre el fac­tor con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rio que su­pon­dría un pro­ce­so de cre­cien­te be­li­ge­ran­cia en tér­mi­nos es­ta­tis­tas y na­cio­na­lis­tas. La con­tien­da na­cio­nal-es­ta­tis­ta no tie­ne nin­gu­na po­si­bi­li­dad de lle­var­nos ha­cia una si­tua­ción real­men­te po­si­ti­va, ya que no es­ta­mos ha­blan­do de un con­flic­to en el que el pue­blo or­ga­ni­za­do au­tó­no­ma y cons­cien­te­men­te se en­fren­ta a to­das las for­mas de do­mi­na­ción, cons­tru­yen­do así una so­cie­dad real­men­te de­mo­crá­ti­ca, subs­tan­cial­men­te me­jor que la ac­tual, sino que se tra­ta de un con­flic­to en el que la for­ma de do­mi­na­ción es­ta­tal, una u otra, siem­pre sal­drá ga­nan­do y, por esto, el pue­blo siem­pre sal­drá per­dien­do.

5. Cuestionamos al Caballo de Troya

Es per­ti­nen­te la pre­gun­ta: ¿cuál está sien­do el pa­pel de la Iz­quier­da In­de­pen­den­tis­ta en esta co­yun­tu­ra? Exa­mi­ne­mos el ejem­plo de la Can­di­da­tu­ra de Uni­dad Po­pu­lar (CUP), el par­ti­do que ha en­tra­do en el Par­la­ment de Ca­ta­lu­ña hace poco más de un año con tres dipu­tados. La CUP se pre­sen­tó en las elec­cio­nes como “la voz de la ca­lle en el Par­la­ment” y como “Ca­ba­llo de Tro­ya de los mo­vi­mien­tos so­cia­les en las ins­ti­tu­cio­nes”. Aún así, en el caso del re­fe­rén­dum, pa­re­ce ser que se ha “ol­vi­da­do” que hay per­so­nas de la ca­lle y de los mo­vi­mien­tos so­cia­les que po­drían que­rer vo­tar No-Sí. Era pre­vi­si­ble que la CUP no pro­mo­vie­ra el No-Sí, dado que un eje fun­da­men­tal de su lí­nea pro­gra­má­ti­ca con­sis­te en la crea­ción de un Es­ta­do ca­ta­lán. Pero para ha­cer mé­ri­to a las pro­cla­mas de ser un par­ti­do “de­mo­crá­ti­co ra­di­cal” y a las pre­ten­sio­nes de ser “ami­go de lo li­ber­ta­rio”, la CUP hu­bie­ra te­ni­do que in­ter­ve­nir en fa­vor de per­mi­tir la ex­pre­sión del No-Sí, la op­ción más afín a los plan­tea­mien­tos li­ber­ta­rios. Tal in­ter­ven­ción hu­bie­se sido muy sen­ci­lla: hu­bie­ra bas­ta­do con pre­sen­tar una en­mien­da para su­pri­mir la ex­pre­sión “en caso afir­ma­ti­vo” que pre­ce­de a la se­gun­da pre­gun­ta, ex­pli­can­do que la res­pues­ta No-Sí es de ca­rác­ter re­vo­lu­cio­na­rio y que el pue­blo de Ca­ta­lu­ña cuen­ta con una re­le­van­te tra­di­ción re­vo­lu­cio­na­ria que tie­ne que po­der ex­pre­sar­se para que el re­fe­rén­dum cuen­te con un mí­ni­mo de ca­li­dad de­mo­crá­ti­ca.

Pero por des­gra­cia la po­si­ción de la CUP en este asun­to es aún más fla­gran­te­men­te an­ti­de­mo­crá­ti­ca. Este par­ti­do no sólo im­pi­de la ex­pre­sión del voto re­vo­lu­cio­na­rio sino que, si por él fue­ra, tam­po­co la op­ción fe­de­ra­lis­ta del Sí-No po­dría ex­pre­sar­se: la CUP que­rría re­du­cir al mí­ni­mo las po­si­bi­li­da­des de ex­pre­sión del pue­blo en este re­fe­rén­dum, pro­po­nien­do una sola pre­gun­ta bi­na­ria para for­zar el re­sul­ta­do que ella desea, el Sí a la “in­de­pen­den­cia” es­ta­tis­ta. ¿En esto con­sis­te la “de­mo­cra­cia ra­di­cal”? “No era això, com­panys, no era això”. Y es que esta his­to­ria ya es muy vie­ja y se ha re­pe­ti­do una vez tras otra: aque­llos que pre­ten­den trans­for­mar el or­den es­ta­ble­ci­do par­ti­ci­pan­do como “re­pre­sen­tan­tes” en sus es­truc­tu­ras oli­gár­qui­cas, en la me­di­da que ob­tie­nen po­der, se amol­dan a las iner­cias y di­ná­mi­cas del sis­te­ma es­ta­tal-mer­can­til. Por todo esto, ha­re­mos bien en cues­tio­nar: ¿es la CUP real­men­te un Ca­ba­llo de Tro­ya de los mo­vi­mien­tos so­cia­les den­tro del Par­la­ment o más bien un Ca­ba­llo de Tro­ya del Par­la­ment den­tro de los mo­vi­mien­tos so­cia­les?

6. ¡Avancemos hacia la Revolución Integral!

La di­men­sión po­lí­ti­ca de nues­tras vi­das, es de­cir, la ac­ti­vi­dad de­li­be­ra­ti­va y de­ci­si­va so­bre los asun­tos de la es­fe­ra pú­bli­ca que nos con­cier­nen, no pue­de desa­rro­llar­se ade­cua­da­men­te a tra­vés de los me­ca­nis­mos pseu­do-de­mo­crá­ti­cos con los que cuen­ta el sis­te­ma de do­mi­na­ción es­ta­ble­ci­do. Este re­fe­rén­dum es una bue­na mues­tra de cómo el sis­te­ma es­ta­tal-mer­can­til or­ques­ta el es­pec­tácu­lo de la “po­lí­ti­ca” con el fin úl­ti­mo de le­gi­ti­mar­se y dis­traer nues­tra aten­ción de los pro­ce­sos que real­men­te nos per­mi­ti­rían li­be­rar­nos: la re­fle­xión ri­gu­ro­sa y pro­fun­da, la au­to­or­ga­ni­za­ción co­lec­ti­va y au­tó­no­ma, la me­jo­ra mo­ral co­ti­dia­na y el em­po­de­ra­mien­to po­pu­lar a tra­vés de un mo­vi­mien­to de tran­si­ción por el cam­bio glo­bal de­mo­crá­ti­co.

En al­gu­nas ma­ni­fes­ta­cio­nes del 15M se co­reó una con­sig­na lle­na de sen­ti­do: “el pro­ble­ma es el sis­te­ma, la so­lu­ción es la re­vo­lu­ción”. Un re­fe­rén­dum con­vo­ca­do por una ins­ti­tu­ción oli­gár­qui­ca como es el Par­la­ment y es­ce­ni­fi­ca­do por los me­dios de “co­mu­ni­ca­ción” de ma­sas, for­ma par­te del pro­ble­ma, no de la so­lu­ción. Por esto, a tra­vés de nues­tras po­si­bi­li­da­des de di­fu­sión, los fir­man­tes abo­ga­re­mos por la abs­ten­ción ac­ti­va en este re­fe­rén­dum, alen­tan­do a todo el mun­do a re­fle­xio­nar so­bre la op­ción re­vo­lu­cio­na­ria, la op­ción ex­clui­da del No-Sí. Te­ne­mos que res­pon­der a mu­chas pre­gun­tas para cons­truir una Ca­ta­lu­ña y un mun­do real­men­te in­de­pen­dien­tes y au­to­de­ter­mi­na­dos, es de­cir, sin Es­ta­dos. Si res­pon­de­mos acer­ta­da­men­te a ellas, con he­chos y pa­la­bras, es­ta­re­mos ini­cian­do una Re­vo­lu­ción In­te­gral: una trans­for­ma­ción pro­fun­da y ge­ne­ra­li­za­da de nues­tra for­ma de vida, un cam­bio cua­li­ta­ti­vo y de gran al­can­ce en las es­truc­tu­ras y los va­lo­res que de­fi­nen nues­tra so­cie­dad.

¡Sólo cambiándolo todo seremos independientes!


  1. Ar­tur Mas anun­ció que la se­gun­da pre­gun­ta se­ría “En caso afir­ma­ti­vo, quie­re que sea un Es­ta­do in­de­pen­dien­te?”. Sin em­bar­go, va­rios me­dios de “co­mu­ni­ca­ción” ex­cu­sa­ron la re­dun­dan­cia es­ta­tis­ta del pre­si­den­te y omi­tie­ron acer­ta­da­men­te el tér­mino “Es­ta­do” que ló­gi­ca­men­te ya que­da in­clui­do en la ex­pre­sión “en caso afir­ma­ti­vo”. La for­mu­la­ción que em­plea­mos en este Ma­ni­fies­to es esta úl­ti­ma ya que es la que más se acer­ca a la for­mu­la­ción que con­si­de­ra­mos más ne­ta­men­te de­mo­crá­ti­ca (al per­mi­tir la ex­pre­sión de to­das las po­si­bi­li­da­des) y lin­güís­ti­ca­men­te co­rrec­ta (al no re­dun­dar in­ne­ce­sa­ria­men­te): "Quie­re us­ted que Ca­ta­lu­ña ten­ga un Es­ta­do pro­pio? Quie­re us­ted que Ca­ta­lu­ña sea in­de­pen­dien­te? ". Sin em­bar­go, es al­ta­men­te pro­ba­ble que la for­mu­la­ción que fi­nal­men­te pre­va­lez­ca sea aque­lla que con­tie­ne más re­dun­dan­cias y dis­tor­sio­nes es­ta­tis­tas, es de­cir, la que fue pro­nun­cia­da por el pre­si­den­te. 

¿Que te ha pa­re­ci­do el tex­to? Pue­des de­jar­nos un co­men­ta­rio más aba­jo o com­par­tir­lo en las re­des so­cia­les. O si lo pre­fie­res, te­ne­mos otros tex­tos y un news­let­ter que te pue­den in­tere­sar.