Nacionalismos, independentismos y anarquismo

Charla en Madrid
Ateneo La Idea, 23/10/2015

Presentación

Hola, en pri­mer lu­gar dar las gra­cias a los com­pa­ñe­ros del Ate­neo La Idea[1] por su in­vi­ta­ción. Me lla­mo Laia, y for­mo par­te de un co­lec­ti­vo de­no­mi­na­do Gru­po de Re­fle­xión para la Au­to­no­mía[2]. El gru­po em­pe­zó con otro nom­bre para el es­tu­dio y la di­fu­sión del pro­yec­to de la De­mo­cra­cia In­clu­si­va (DI)[3], una pro­pues­ta de tran­si­ción ha­cia una so­cie­dad eco­ló­gi­ca y real­men­te de­mo­crá­ti­ca en lo po­lí­ti­co, eco­nó­mi­co y so­cial. A raíz del es­ta­lli­do del 15M y de di­ver­sas in­fluen­cias que nos fue­ron ins­pi­ran­do, de­ci­di­mos de­jar de pro­mo­cio­nar di­rec­ta­men­te el pro­yec­to de la DI y pa­sa­mos a de­fi­nir­nos con la ter­mi­no­lo­gía más am­plia de “au­to­no­mía”, en­ten­di­da como la au­to­ges­tión y la auto-de­ter­mi­na­ción so­bre to­dos los as­pec­tos de la vida per­so­nal y co­lec­ti­va en un sen­ti­do eman­ci­pa­dor, eco­ló­gi­co y de cam­bio de va­lo­res i trans­for­ma­ción in­di­vi­dual, apar­te de la cons­truc­ción de ins­ti­tu­cio­nes al­ter­na­ti­vas y de­mo­crá­ti­cas de or­ga­ni­za­ción so­cial. En la ac­tua­li­dad, apar­te de re­fle­xio­nar, auto-for­mar­nos y pro­mo­ver gru­pos de es­tu­dio so­bre cues­tio­nes di­ver­sas, tam­bién he­mos em­pe­za­do a po­ner en prác­ti­ca nues­tras ideas a tra­vés del im­pul­so o la par­ti­ci­pa­ción en di­ver­sas ex­pe­rien­cias como la crea­ción de ate­neos coope­ra­ti­vos de ba­rrio o co­mu­ni­da­des con­vi­ven­cia­les en el mun­do ru­ral, apar­te de la coor­di­na­ción y el con­tac­to con dis­tin­tos mo­vi­mien­tos e ini­cia­ti­vas para de­ter­mi­nar una es­tra­te­gia con­jun­ta de trans­for­ma­ción so­cial a lar­go pla­zo, así como plan­tear­nos nue­vos pa­ra­dig­mas ideo­ló­gi­cos i fi­lo­só­fi­cos que nos per­mi­tan en­ten­der­nos y en­ten­der la vida en el si­glo XXI.

Contextualización

Res­pec­to a la cues­tión de la in­de­pen­den­cia y el na­cio­na­lis­mo, en di­ciem­bre de 2013 sa­ca­mos un ma­ni­fies­to en el mo­men­to en que las eli­tes ca­ta­la­nas anun­cia­ron un re­fe­rén­dum para no­viem­bre de 2014. Las pre­gun­tas del re­fe­rén­dum eran: “Quie­res que Ca­ta­lu­ña sea un Es­ta­do?” en caso afir­ma­ti­vo, “Quie­res que Ca­ta­lu­ña sea in­de­pen­dien­te?”. Las úni­cas for­mas de con­tes­tar a esta pre­gun­ta blin­da­da por las eli­tes eran Sí-No (op­ción es­ta­tis­ta-fe­de­ral), No-No (man­te­ner el sta­tus quo), y Sí-Sí (in­de­pen­den­den­cia con crea­ción de Es­ta­do pro­pio). La úni­ca res­pues­ta no con­tem­plan­da era el No-Sí, la op­ción li­ber­ta­ria que im­pli­ca­ría que no que­re­mos nin­gún Es­ta­do pero si que que­re­mos la in­de­pen­den­cia. Esta op­ción que­da­ba to­tal­men­te ex­cluí­da y no­so­tros qui­si­mos dar­le la vuel­ta a esta si­tua­ción de mar­gi­na­li­dad de la po­si­bi­li­dad de cues­tio­nar el Es­ta­do ca­ta­lán y su ne­ce­si­dad y se­ña­lar que la in­de­pen­den­cia real no pasa por la cons­truc­ción de una es­truc­tu­ra de do­mi­na­ción como el Es­ta­do-Na­ción. Por esto, el ma­ni­fies­to que es­cri­bi­mos lle­va­ba por tí­tu­lo: “Ma­ni­fies­to por el No-Sí: la re­vo­lu­ción, sin Es­ta­do-Na­ción es la so­lu­ción”[4].

De este modo lle­va­mos a cabo lo que de­no­mi­na­mos un “ai­ki­do”, apro­ve­chan­do la fuer­za me­diá­ti­ca del enemi­go para di­fun­dir un nue­vo men­sa­je, dar­le la vuel­ta a la si­tua­ción y des­viar­la por otros de­rro­te­ros, lo que en pa­la­bras si­tua­cio­nis­tas se­ría rea­li­zar un “de­tour­ne­ment” -des­via­ción-. Al ha­cer­lo, nos di­mos cuen­ta que el No-Sí era un po­si­cio­na­mien­to que mu­chas per­so­nas po­dían com­pren­der aun­que se les hi­cie­ra di­fí­cil ima­gi­nar una vida sin Es­ta­do; tam­bién era un dis­cur­so que mu­chos an­he­la­ban más o me­nos in­cons­cien­te­men­te y que nues­tros plan­tea­mien­tos ayu­da­ron a sa­car a la luz, dan­do voz a unas in­quie­tu­des e in­tui­cio­nes que es­ta­ban allí pero que no ha­bían en­con­tra­do la for­ma de ex­pre­sar­se.

En sep­tiem­bre de 2014 ini­cia­mos una nue­va cam­pa­ña en el mis­mo sen­ti­do, esta vez des­de una Pla­ta­for­ma por el No-Sí[5] que in­cluía en­tre sus in­te­gran­tes a per­so­nas del GRA y a otras más, en­fo­ca­da en esta oca­sión so­bre­to­do a ofre­cer po­si­cio­nes y re­fle­xio­nes por la pro­xi­mi­dad del re­fe­rén­dum. Sa­ca­mos un nue­vo ma­ni­fies­to, “La via re­vo­lu­cio­na­ria del No-Sí: ma­ni­fies­to por la in­de­pen­den­cia sin Es­ta­do”[6] que fue fir­ma­do por casi 200 per­so­nas. Tam­bién di­fun­di­mos una cam­pa­ña con­tra el “país nor­mal”[7] que al­gu­nas or­ga­ni­za­cio­nes de la “so­cie­dad ci­vil” ca­ta­la­na es­ta­ban plan­tean­do en tér­mi­nos como “vo­tar es nor­mal en un país nor­mal” o bien “que­re­mos ser un país nor­mal”…no­so­tros de­cía­mos en­ton­ces y de­ci­mos aho­ra que si ser “nor­mal” quie­re de­cir par­ti­ci­par en la bar­ba­rie ac­tual a to­dos los ni­ve­les, pre­fe­ri­mos ser “anor­ma­les”. Así, le di­mos la vuel­ta tam­bién a esta cam­pa­ña sa­can­do a la luz unas pe­ga­ti­nas con le­mas como “Que haya ca­sas sin gen­te y gen­te sin ca­sas es nor­mal en un país nor­mal. Que­re­mos un país nor­mal?” o bien “Que el mer­ca­do sea li­bre y el pue­blo es­cla­vo es nor­mal en un país nor­mal. Qu­re­re­mos un país nor­mal?”. Tam­bién la can­tau­to­ra Sil­via To­más[8] com­pu­so una can­ción don­de ex­pre­sa­ba que “En un país nor­mal, que­re­mos ser anor­ma­les”. Apar­te de esto, or­ga­ni­za­mos en no­viem­bre unas jor­na­das de de­ba­te[9] de 3 días para com­par­tir nues­tros plan­tea­mien­tos con dis­tin­tos co­lec­ti­vos y per­so­nas.

Ideas y posicionamientos

Pues bien, cual es la po­si­ción que de­fen­de­mos en es­tos ma­ni­fies­tos y cam­pa­ñas, y que se­gui­mos man­te­nien­do?

  • Pri­me­ro de todo apro­ve­cha­mos para ha­cer una re­fle­xión acer­ca de la na­tu­ra­le­za de la ins­ti­tu­ción es­ta­tal, su his­to­ria de im­po­si­ción a san­gre y fue­go con­tra las ins­ti­tu­cio­nes po­pu­la­res como el con­se­jo abier­to o el co­mu­nal en la pe­nín­su­la ibé­ri­ca, así como la ma­ni­pu­la­ción que im­pli­ca­ban las pre­gun­tas del re­fe­rén­dum in­ten­tan­do con­fu­dir Es­ta­do y te­rri­to­rio. Pro­po­ne­mos una nue­va for­ma de or­ga­ni­za­ción so­cial sin Es­ta­do.

  • Re­de­fi­ni­mos el con­cep­to de in­de­pen­den­cia en tér­mi­nos no es­ta­tis­tas: no­so­tros que­re­mos la in­de­pen­den­cia por­que no que­re­mos de­pen­der de po­de­res fác­ti­cos aje­nos sino que apos­ta­mos por una in­de­pen­den­cia real, con de­mo­cra­cia di­rec­ta, sin Es­ta­do y sin mer­ca­do, una in­de­pen­den­cia que se en­tien­de como una in­ter­de­pen­den­cia de los pue­blos, per­so­nas, co­mar­cas…

  • Otra no­ve­dad im­por­tan­te es la apues­ta por de­fen­der el he­cho na­cio­nal sin caer en el na­cio­na­lis­mo. Res­pe­ta­mos y que­re­mos pro­mo­ver la di­ver­si­dad de len­guas y cul­tu­ras de cada lu­gar pero no pen­sa­mos que ten­ga­mos que de­li­mi­tar este “he­cho na­cio­nal” di­fe­ren­cia­dor ha­cién­do­lo coin­ci­dir con unas fron­te­ras y es­truc­tu­ras po­lí­ti­cas, algo que ha com­por­ta­do nu­me­ro­sos pro­ble­mas a lo lar­go de la his­to­ria. Im­pug­na­mos la opre­sión del na­cio­na­lis­mo es­pa­ñol con­tra el he­cho na­cio­nal ca­ta­lán pero no que­re­mos cons­truir un na­cio­na­lis­mo de signo con­tra­rio. Apar­te, dis­tin­gi­mos en­tre la cul­tu­ra po­pu­lar au­to­crea­da en­tre igua­les (algo que va mu­cho más allá de la len­gua etc. y que im­pli­ca más bien unas for­mas de ha­cer com­par­ti­das y au­to­de­ter­mi­na­das…) y el na­cio­na­lis­mo, que es la pro­mo­ción de un sen­ti­mien­to para jus­ti­fi­car algo crea­do des­de arri­ba. Así, apos­ta­mos por una po­si­ción re­vo­lu­cio­na­ria y un mo­vi­mien­to re­vo­lu­cio­na­rio que im­pug­ne todo tipo de Es­ta­do e ideo­lo­gía na­cio­na­lis­ta, si­tuán­do­nos más allá de los tra­di­cio­na­les dis­cur­sos li­ber­ta­rios res­pec­to a esta cues­tión, que ge­ne­ral­men­te des­pre­cian el fac­tor iden­ti­ta­rio como algo su­per­fluo, bur­gués o que lo opo­nen a un in­ter­na­cio­na­lis­mo, como si fue­ra in­com­pa­ti­ble.

  • De­nun­cia­mos la be­li­ge­ran­cia y cris­pa­ción que pro­vo­can los dis­cur­sos na­cio­na­lis­tas en Ca­ta­lu­ña y en lo que lla­man Es­pa­ña. Pen­sa­mos en tér­mi­nos ge­ne­ra­les que el pro­ce­so na­cio­na­lis­ta es en­ga­ño­so y des­gas­tan­te pues­to que no se tra­ta de un mo­vi­mien­to en el cual el pue­blo se au­to­or­ga­ni­ce para cons­truir otro sis­te­ma real­men­te de­mo­crá­ti­co (como se apun­ta­ba en al­gu­nos mo­men­tos del 15-M), sino que todo se aca­ba con­vir­tien­do en un con­flic­to en­tre una for­ma de do­miu­na­ción y otra de nue­va y aquí el pue­blo siem­pre aca­ba per­dien­do.

  • Cues­tio­na­mos el pa­pel de la iz­quier­da na­cio­na­lis­ta ca­ta­la­na (CUP) que ha de­ci­di­do par­ti­ci­par en las ins­ti­tu­cio­nes oli­gár­qui­cas par­la­men­ta­rias, lo ha­ce­mos por­que con­si­de­ra­mos que lo hace le­gi­ti­mán­do­las, de for­ma bas­tan­te a-crí­ti­ca con el par­la­men­ta­ris­mo y sin pro­po­ner una al­ter­na­ti­va so­cial real; de­nun­cia­mos que ob­vió la op­ción li­ber­ta­ria del No-Sí para el re­fe­rén­dum y que en ge­ne­ral tie­ne una po­si­ción de par­ti­do so­cial­de­mó­cra­ta, aun­que re­cien­te­men­te en su seno cre­cen los plan­tea­mien­tos más li­ber­ta­rios que ha­brá que ver como se en­ca­mi­nan. Tam­bién nos pre­gun­ta­mos si la CUP es un ca­ba­llo de tro­ya de los mo­vi­mien­tos so­cia­les en el par­la­men­to o al re­vés, del par­la­men­to en los mo­vi­mien­tos so­cia­les.

En el se­gun­do ma­ni­fies­to,

  • Se­gui­mos re­mar­can­do que hay otra vía para el pue­blo de Ca­ta­lu­ña, que no es la su­mi­sión a Es­pa­ña ni tam­po­co la crea­ción de un nue­vo Es­ta­do para Ca­ta­lu­ña. Re­cor­da­mos la his­to­ria li­ber­ta­ria de Ca­ta­lu­ña y di­fun­di­mos pro­pues­tas ac­tua­les y no­ve­do­sas como el Con­fe­de­ra­lis­mo De­mo­crá­ti­co del Kur­dis­tan, que va en una lí­nia muy si­mi­lar a lo que pro­mo­ve­mos tan­to res­pec­to al tema del anti-es­ta­tis­mo como res­pec­to a la cues­tión del plu­ra­lis­mo ét­ni­co, lin­güís­ti­co y cul­tu­ral, ya que ellos abo­mi­nan de la lu­cha por la crea­ción de un Es­ta­do y de la idea de “una len­gua, una ban­de­ra, una na­ción”.

  • De­nun­cia­mos que el pro­ce­so está fo­men­ta­do y pro­mo­vi­do por las eli­tes y los me­dios de co­mu­ni­ca­ción ma­si­vos, pero tam­bién ve­mos que ello se debe en par­te a la ne­ce­si­dad de dar res­pues­ta a unas vo­lun­ta­des de fon­do reales de la gen­te y con el ob­je­ti­vo de ca­na­li­zar­las por de­rro­te­ros inofen­si­vos. La Ca­ta­lu­ña que mu­chos que­re­mos no tie­ne nada que ver con la Ca­ta­lu­ña “li­bre e in­de­pen­dien­te” y el des­ca­fei­na­do “de­re­cho a de­ci­dir” que pro­mue­ven las éli­tes. Pen­sa­mos que cada pue­blo, cada ciu­dad y cada co­mar­ca de Ca­ta­lu­ña, de la pe­nín­su­la ibé­ri­ca y del mun­do en ge­ne­ral de­be­ría in­de­pen­di­zar­se del do­mi­nio de cual­quier Es­ta­do. Por esta ra­zón, si nos pre­gun­tan por qué que­re­mos ser in­de­pen­dien­tes la me­jor res­pues­ta que po­de­mos dar es otra pre­gun­ta: “Y vo­so­tros no?”.

  • En re­la­ción al re­fe­rén­dum po­nía­mos so­bre la mesa tres po­si­cio­nes “cohe­ren­tes” con el No-Sí, de­jan­do li­ber­tad per­so­nal a la gen­te para obrar como cre­ye­ra con­ve­nien­te. Así, pro­po­nía­mos por un lado la abs­ten­ción ac­ti­va, por otro lado el voto No-Si que era un voto no va­li­da­do, y por úl­ti­mo el Sí-Sí como mal me­nor den­tro del mar­co ac­tual que no nos deja otra op­ción, de un modo prag­má­ti­co pero que no afec­ta en nues­tras ener­gías po­lí­ti­cas del día a día que con­si­de­ra­mos que es­tán en otro lu­gar, ni a nues­tras con­vic­cio­nes de fon­do que co­no­cen las li­mi­ta­cio­nes i pro­ble­mas de las vias es­ta­ta­lis­tas. Nues­tra pos­ción res­pec­to al voto es aque­lla que ya de­fen­dió en su mo­men­to el co­no­ci­do Ri­car­do Me­lla en su tex­to “Vota, pero es­cu­cha” ar­gu­yen­do que “me da igual lo que ha­gas el día de las elec­cio­nes, lo im­por­tan­te es lo que ha­gas los otros 364 días del año”.

Valoración del presente y proyectivas de futuro

Res­pec­to al pre­sen­te y al fu­tu­ro, como nos po­si­cio­na­mos y como pen­sa­mos se­guir?

  • Por un lado pen­sa­mos que es po­si­ti­vo es­tar aten­tos al “pro­ce­so”, a di­fe­ren­cia de otros li­ber­ta­rios que en al­gu­nos mo­men­tos pa­re­cían de­cir que no de­be­mos per­der el tiem­po y que “esto no va con no­so­tros”. Así, aun­que so­mos muy crí­ti­cos con todo lo que está ocu­rrien­do, no pen­sa­mos que haya que de­jar­lo de lado sino in­ter­ve­nir pre­ci­sa­men­te para se­ña­lar es­tas crí­ti­cas y pro­po­ner nue­vas for­mas de pen­sa­mien­to y ac­ción. De este modo, aun­que per­ci­bi­mos este pro­ce­so en gran me­di­da como un “cir­co-es­pec­tácu­lo” de las eli­tes, al mis­mo tiem­po va­lo­ra­mos que lo que su­pues­ta­men­te está en­ci­ma de la mesa es “qué pro­yec­to de país que­re­mos”. Des­de el pa­ra­dig­ma del sis­te­ma es­ta­ble­ci­do y sus sus­ten­ta­do­res se in­ten­ta, evi­den­te­men­te, ya des­de el 15-M, que esta pre­gun­ta se re­suel­va con la pues­ta en mar­cha de un pro­yec­to en el que “todo cam­bie para que nada cam­bie”, pro­mo­vien­do una nue­va “tran­si­ción” inofen­si­va que cal­me las an­sias de cam­bio so­cial y des­víe el des­con­ten­to de la gen­te o ten­ga un efec­to des­gas­tan­te; en este con­tex­to pen­sa­mos que las per­so­nas que que­re­mos ir más allá, que que­re­mos ser par­te de la res­pues­ta lu­chan­do por la vida que an­he­la­mos, po­de­mos apro­ve­char el tiem­po para tra­ba­jar en una nue­va cos­mo­vi­sión y un nue­vo mo­de­lo, a ni­vel ideo­ló­gi­co y prác­ti­co-cons­truc­ti­vo, para que cuan­do el pro­yec­to “más de lo mis­mo” fra­ca­se o se per­ci­ban sus li­mi­ta­cio­nes, la gen­te no se suma en la de­ses­pe­ra­ción y la apa­tía sino que sepa que hay otra vía en cons­truc­ción, la pue­da vi­sua­li­zar, creer en ella y par­ti­ci­par en su desa­rro­llo.

  • Tam­bién po­de­mos ver as­pec­tos po­si­ti­vos en el fon­do del pro­ce­so aun­que cri­ti­que­mos las es­tra­te­gias plan­tea­das por las ma­yo­rías. Pen­sa­mos que hay que ver de fon­do las ga­nas de cam­bio, par­ti­ci­pa­ción e ilu­sión de al­gu­nas per­so­nas, la vo­lun­tad y ca­pa­ci­dad de cues­tio­nar en cier­ta me­di­da el sta­tus quo, in­clu­so de lle­var a cabo di­ver­sos gra­dos de desobe­dien­cia fren­te a lo que se da por des­con­ta­do o bien es di­rec­ta­men­te im­pues­to, aun­que en la ma­yo­ría de los ca­sos las in­tui­cio­nes y ac­cio­nes sean dé­bi­les i des­ca­fei­na­das…asi mis­mo po­de­mos leer en par­te de los po­si­cio­na­mien­tos in­de­pen­den­tis­tas una vo­lun­tad de re­sis­ten­cia a la ho­mo­ge­nei­za­ción y la acul­tu­ra­ción, un amor al te­rri­to­rio y a las raí­ces, que en un tiem­po de prag­ma­tis­mos y des­arrai­go no es poca cosa tam­po­co; exis­te al mis­mo tiem­po en mu­chas per­so­nas y sec­to­res la vo­lun­tad de vi­vir en un mar­co más plu­ral y res­pe­tuo­so, una de­nun­cia a la cen­tra­li­za­ción, etc.

  • No ob­vie­mos por ello los pe­li­gros, al­gu­nos de ellos ya ma­ni­fes­tán­do­se ple­na­men­te y otros más su­ti­les y la­ten­tes…por ejem­plo un aug­men­to del po­li­ti­cis­mo (en el sen­ti­do es­tric­to de ad­he­sión a los par­ti­dos po­lí­ti­cos y de re­no­va­ción de la con­fian­za en ellos como ges­to­res del cam­bio so­cial, in­clu­so la fun­da­ción o par­ti­ci­pa­ción en ellos por par­te de fi­gu­ras “mi­li­tan­tes”) fren­te a una de­caí­da de la po­lí­ti­ca en sen­ti­do am­plio (el “no nos re­pre­sen­tan” de hace unos po­cos años y el im­pul­so ha­cia la cons­truc­ción in­no­va­do­ra des­de aba­jo de otras for­mas de vida por par­te de to­das las per­so­nas); una re­le­gi­ti­ma­ción de la “de­mo­cra­cia” re­pre­sen­ta­ti­va y de la cla­se po­lí­ti­ca en ge­ne­ral, un aug­men­to de la iden­ti­fi­ca­ción con las es­truc­tu­ras de Es­ta­do (que si son más pe­que­ñas, cer­ca­nas y en­ci­ma te has he­cho la ilu­sión de ha­ber par­ti­ci­pa­do en su sur­gi­mien­to y te sien­tes ga­ran­te de su man­te­ni­mien­to, son mu­cho más di­fi­ci­les de im­pug­nar…), una ad­he­sión a los me­dios de “in­for­ma­ción” ma­si­vos y una re­no­va­ción del in­te­rés en ellos y en sus pro­cla­mas y la per­pe­tua­ción de la di­fu­sión de la agen­da del po­der es­ta­ble­ci­do como si fue­ra la de to­dos, etc.

  • Que­re­mos es­tar aten­tos a como evo­lu­cio­na la iz­quier­da ins­ti­tu­cio­nal des­de una crí­ti­ca ra­di­cal y cons­truc­ti­va que pen­sa­mos que pue­de in­fluir en ella, o bien ra­di­ca­li­zán­do­la o bien pro­vo­can­do rup­tu­ras y di­si­den­cias in­ter­nas que se­gún los de­rro­te­ros que se to­men pro­ba­ble­men­te van a apa­re­cer. Que­re­mos te­ner una po­si­ción no dog­má­ti­ca res­pec­to a ella aun­que nues­tra po­si­ción sea otra y nues­tra ener­gía po­lí­ti­ca esté en otro lu­gar; pen­sa­mos tam­bién que po­de­mos acer­car a mu­chas per­so­nas que aho­ra es­tan “ilu­sio­na­das” con la vía de las ins­ti­tu­cio­nes es­ta­ble­ci­das si desa­rro­lla­mos al­ter­na­ti­vas reales y pro­po­ne­mos algo nue­vo por­qué mu­cha gen­te par­ti­ci­pa en las ins­ti­tu­cio­nes ofi­cia­les y apues­ta por las vias par­ti­dis­tas tra­di­cio­na­les a fal­ta de algo me­jor.

  • Sen­ti­mos cla­ra­men­te la ne­ce­si­dad de re­cu­pe­rar la his­to­ria y de re­mar­car la di­fe­ren­cia en­tre cul­tu­ra po­pu­lar au­to­crea­da i cul­tu­ra na­cio­na­lis­ta es­ta­tal. Fren­te a la su­per­fi­cial “cul­tu­ra” de la ban­de­ra y la bu­ti­fa­rra que pro­mue­ven las eli­tes, que­re­mos opo­ner una cul­tu­ra po­pu­lar ba­sa­da en for­mas de ha­cer y ma­ne­ras de en­ten­der la vida que pre­ci­sa­men­te el Es­ta­do-Na­ción ha he­cho des­a­pa­re­cer y la his­to­ria ofi­cial ha ocul­ta­do. En este sen­ti­do es­ta­mos des­cu­brien­do y di­vul­gan­do, gra­cias a tra­ba­jos de in­ves­ti­ga­ción de al­gu­nos com­pa­ñe­ros[10], que la his­to­ria de Ca­ta­lu­ña tie­ne nu­me­ro­sos ejem­plos de auto-or­ga­ni­za­ción po­pu­lar en la épo­ca me­die­val, con asam­bleas de ve­ci­nos, con­se­jos abier­tos, ges­tión co­mu­nal de los re­cur­sos… pen­sa­mos que res­ca­tar par­te del pa­sa­do nos pue­de ins­pi­rar a la hora de re­co­rrer los fu­tu­ros po­si­bles y al mis­mo tiem­po ayu­dar­nos a des­per­tar para que nos vol­va­mos a en­ten­der y cons­truir­nos como pue­blo.

  • Va­mos a man­te­ne­mos des­pier­tos para in­ter­pre­tar la po­si­ble bre­cha cam­po-ciu­dad que in­tui­mos, en­tre otras pos­si­bles bre­chas que va­yan emer­gien­do o que va­ya­mos per­ci­bien­do. Aho­ra mis­mo fa­cil­men­te se pue­de cons­ta­tar que el in­de­pen­den­tis­mo en Ca­ta­lu­ña tie­ne más arrai­go en el cam­po que en la ciu­dad y esto pue­de pro­vo­car ten­sio­nes y bre­chas en­tre los ha­bi­tan­tes de dis­tin­tas areas. Po­de­mos leer en ello la vo­lun­tad de una ver­da­de­ra in­de­pen­den­cia en tér­mi­nos de au­to­no­mía o so­be­ra­nía real (ali­men­ta­ria, ener­gé­ti­ca, ma­te­rial, co­mu­ni­ta­ria) fren­te a una “au­to­no­mía” ba­sa­da en es­truc­tu­ras aje­nas al pue­blo, es­ta­ta­les, de­le­ga­cio­nis­tas, que se sus­ten­tan en la ser­vi­dum­bre apá­ti­ca, la im­po­ten­cia y el des­arrai­go de gran par­te de la po­bla­ción…esta es qui­zás una per­cep­ción acer­ta­da o bien la cons­ta­ta­ción de una ten­den­cia po­si­ble en la que hace fal­ta pro­fun­di­zar, sin caer en ge­ne­ra­li­za­cio­nes ab­sur­das.

Fi­nal­men­te, en lí­neas más ge­ne­ra­les y es­tra­té­gi­cas pen­sa­mos que ha­ría fal­ta:

  • Re­cons­truir el te­ji­do so­cial, fo­men­tar el ape­go al te­rri­to­rio con pre­sen­cia en él de pro­yec­tos y per­so­nas reales y res­pon­sa­bles, con el desa­rro­llo y for­ta­le­ci­di­men­to de re­des etc. que ca­mi­nen en una lí­nea si­mi­lar.

  • Ape­lar a lo pro­fun­do, al sen­ti­do de la vida y de como vi­vi­mos y que­re­mos vi­vir, fo­men­tan­do la cons­cien­cia so­bre la cri­sis de ci­vi­li­za­ción que atra­ve­sa­mos y la ne­ce­si­dad de res­pues­tas nue­vas ante lo que nos vie­ne en­ci­ma.

  • Pro­po­ner y cons­truir una nue­va vía para el pue­blo de Ca­ta­lu­ña y para to­dos los pue­blos de la pe­nín­su­la y más allá, una vía creí­ble y via­ble de la cual ya es­tán emer­gien­do, dis­per­sos aquí y allá, mu­chos ele­men­tos que po­drían ser sus ba­ses.

Conclusión

Se­gún creo, Ca­ta­lu­ña pue­de ha­cer ho­nor a su tra­di­ción ra­di­cal, in­no­va­do­ra, co­lec­ti­vis­ta y po­pu­lar para pro­po­ner al­ter­na­ti­vas reales de or­ga­ni­za­ción so­cial para el si­glo XXI, más allá de la tí­pi­ca y fal­sa “in­de­pen­den­cia” es­ta­ta­lis­ta para la que quie­ren que lu­che­mos. Aquí en­tra­mos de lleno en la cues­tión del anar­quis­mo y de su pleno sen­ti­do vin­cu­la­do tam­bién a un dis­cur­so de res­pe­to al he­cho na­cio­nal sin caer en el na­cio­na­lis­mo. Creo que esto es, en par­te, lo que ne­ce­si­ta­mos ac­tual­men­te y que es algo ra­di­cal­men­te rompe­dor con el or­den es­ta­ble­ci­do por­que no hay par­ti­do que lo de­fien­da en es­tos tér­mi­nos: sólo el pue­blo pue­de im­pul­sar el ca­mino del an­ti­es­ta­tis­mo, el plu­ra­lis­mo, la con­vi­ven­cia­li­dad y el amor, el de­cre­ci­mien­to y la con­ne­xión con la tie­rra y la re­cu­pe­ra­ción y re­ge­ne­ra­ción de una ver­da­de­ra cul­tu­ra po­pu­lar. Este es el ca­mino a se­guir y oja­lá Ca­ta­lu­ña pue­da ser una ins­pi­ra­ción para el más allá, y que no de­je­mos que nues­tras éli­tes de uno u otro co­lor nos dis­trai­gan con pug­nas inú­ti­les. La ins­pi­ra­ción de Ro­ja­va en el Kur­dis­tan si­rio tam­bién tie­ne mu­cho que apor­tar­nos. Ne­ce­si­ta­mos que los li­ber­ta­rios ibé­ri­cos en­tien­dan a Ca­ta­lu­ña del mis­mo modo que los anar­quis­tas tur­cos en­tien­den en prin­ci­pio el pro­ce­so del Kur­dis­tan, que no lo nie­guen por sus fac­to­res es­pe­cí­fi­cos, sino que lo apo­yen como un ca­ta­li­za­dor del cam­bio para to­dos.


  1. htt­ps://​ate­neo­lai­dea.word­press.com 

  2. http://​www.gru­pre­fle­xioau­to­no­mia.org/​es/ 

  3. http://​de­mo­cra­ciain­clu­si­va.org/​ein­dex.htm 

  4. http://​www.gru­pre­fle­xioau­to­no­mia.org/​es/​ma­ni­fies­to-por-el-no-si 

  5. http://​www.no-si.cat 

  6. http://​fi­les.no-si-cat.web­no­de.es/​200000906-1b5181­c4­f7/​Ma­ni­fies­to por el No_­Sí-cast.pdf 

  7. http://​www.no-si.cat/​cam­pan­ya/ 

  8. http://​sil­via­to­mas.net 

  9. http://​www.no-si.cat/​news/​in­de­pen­dèn­cia-sen­se-es­tat-jor­na­des-de-re­fle­xio,-for­ma­cio-i-de­bat/ 

  10. http://​el­co­mu.cat. Ver tam­bién: http://​re­cons­trui­rel­co­mu­nal.net 

¿Que te ha pa­re­ci­do el tex­to? Pue­des de­jar­nos un co­men­ta­rio más aba­jo o com­par­tir­lo en las re­des so­cia­les. O si lo pre­fie­res, te­ne­mos otros tex­tos y un news­let­ter que te pue­den in­tere­sar.