Pensando la revolución hoy

Construir un nuevo mundo – Acabar con el orden establecido

"La miseria es el síntoma, el mal la esclavitud."
I. Puen­te

Porque hablar de revolución hoy[1]

Hoy el or­den es­ta­ble­ci­do se en­cuen­tra en cues­tio­na­mien­to. Cada vez más per­so­nas nos da­mos cuen­ta de las mi­se­rias a las que nos con­du­ce, de cómo nos se­pa­ra de nues­tros igua­les, de cómo nos en­ca­de­na a for­mas de vida per­ni­cio­sas y nos im­pi­de rea­li­zar­nos ple­na­men­te. Para ha­cer fren­te a esta si­tua­ción es­tán sur­gien­do por to­das par­tes ini­cia­ti­vas para in­ten­tar mo­di­fi­car el sis­te­ma ac­tual y para fre­nar sus efec­tos per­ver­sos. La ma­yo­ría de ellas pre­ten­den cam­biar de al­gu­na ma­ne­ra u otra la le­ga­li­dad vi­gen­te, tra­tan­do de in­tro­du­cir re­gu­la­cio­nes para me­jo­rar las di­ná­mi­cas im­pe­ran­tes y vol­ver al fun­cio­na­mien­to del sis­te­ma an­tes de la cri­sis o bien con­se­guir más re­dis­tri­bu­ción de la ri­que­za y más par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na, pero man­te­nien­do in­tac­ta la esen­cia oli­gár­qui­ca de las es­truc­tu­ras ac­tua­les.

Sin em­bar­go, como po­de­mos cons­ta­tar his­tó­ri­ca­men­te[2], los in­ten­tos de re­for­mar el ac­tual mar­co es­ta­ble­ci­do no han lo­gra­do pro­du­cir un cam­bio sus­tan­cial del sis­te­ma, no han po­di­do aca­bar con la opre­sión y la do­mi­na­ción que son una par­te in­trín­se­ca y fun­da­men­tal del mis­mo. Las di­ná­mi­cas del sis­te­ma vi­gen­te son an­ta­gó­ni­cas a las di­ná­mi­cas hu­ma­nas vir­tuo­sas que qui­sié­ra­mos que fue­ran cons­ti­tu­ti­vas de una nue­va for­ma de or­ga­ni­za­ción so­cial: la igual­dad, la li­ber­tad, el res­pe­to, la coope­ra­ción, el amor, etc. y, por lo tan­to, se hace di­fí­cil pen­sar que se pue­da pro­du­cir un cam­bio cua­li­ta­ti­vo en la vida y la so­cie­dad sólo in­tro­du­cien­do li­ge­ras mo­di­fi­ca­cio­nes al sis­te­ma.

Ade­más, es fun­da­men­tal te­ner en cuen­ta que lo que hay que cam­biar no es sólo cier­tas for­mas po­lí­ti­cas o eco­nó­mi­cas, sino todo lo que és­tas lle­van im­plí­ci­to y que se tra­du­ce en una de­ter­mi­na­da for­ma de re­la­cio­nar­nos, edu­car­nos, cu­rar­nos, etc. Es de­cir, es ne­ce­sa­rio cam­biar tam­bién la for­ma de vi­vir y de en­ten­der la vida. Por eso pen­sa­mos que es im­pres­cin­di­ble re­cu­pe­rar la vo­lun­tad y la ta­rea re­vo­lu­cio­na­ria: cons­truir nue­vos va­lo­res y for­mas de or­ga­ni­zar­nos, aca­ban­do con los va­lo­res he­ge­mó­ni­cos y las ins­ti­tu­cio­nes ac­tua­les.

¿Qué entendemos por revolución?

Para em­pe­zar, es im­por­tan­te acla­rar qué en­ten­de­mos cuan­do ha­bla­mos de re­vo­lu­ción, tér­mino a me­nu­do con­fun­di­do con el de re­vuel­ta, para evi­tar ma­len­ten­di­dos y dis­po­ner de un len­gua­je com­par­ti­do:

Re­vo­lu­ción: una trans­for­ma­ción pro­fun­da y ge­ne­ra­li­za­da de la for­ma de vida, un cam­bio cua­li­ta­ti­vo, sus­tan­ti­vo y de gran al­can­ce en las es­truc­tu­ras y va­lo­res que de­fi­nen una so­cie­dad.

Re­vuel­ta: un le­van­ta­mien­to, más o me­nos es­pon­tá­neo, con­tra la au­to­ri­dad es­ta­ble­ci­da, un mo­men­to de agi­ta­ción y tu­mul­to para in­ten­tar des­ha­cer­se de la opre­sión im­pe­ran­te[3].

¿De qué revolución estamos hablando?

Cuan­do ha­bla­mos de una re­vo­lu­ción, es­ta­mos pen­san­do en rea­li­zar un cam­bio pro­fun­do de las es­truc­tu­ras y va­lo­res de do­mi­na­ción ac­tua­les, sus­ti­tu­yén­do­los pro­gre­si­va­men­te por unas es­truc­tu­ras y va­lo­res ba­sa­dos en una ver­da­de­ra de­mo­cra­cia en to­dos los ám­bi­tos, en la au­to­no­mía in­di­vi­dual y co­lec­ti­va, don­de los in­di­vi­duos y las co­mu­ni­da­des ten­gan la po­si­bi­li­dad de de­ter­mi­nar­se di­rec­ta­men­te a sí mis­mos. Se tra­ta de im­pul­sar una re­vo­lu­ción con­tra­ria a cual­quier for­ma de do­mi­na­ción, ya sean es­truc­tu­ras po­lí­ti­cas oli­gár­qui­cas, la opre­sión de los se­res hu­ma­nos por otros se­res hu­ma­nos, la de­sigual­dad eco­nó­mi­ca, la ex­plo­ta­ción de la na­tu­ra­le­za, etc. No pen­sa­mos en ha­cer una re­vo­lu­ción sólo para aca­bar con el or­den es­ta­ble­ci­do hoy, sino tam­bién en una re­vo­lu­ción que ge­ne­re es­truc­tu­ras, pro­ce­sos y re­la­cio­nes que mi­ni­mi­cen al má­xi­mo la do­mi­na­ción. En las si­guien­tes sec­cio­nes se co­men­tan va­rias re­fle­xio­nes so­bre esta re­vo­lu­ción y como pen­sar­la y rea­li­zar­la hoy.

Reflexiones generales para una revolución

"La revolución es una fuerza, una voluntad, un deber que es atemporal."
 Anó­ni­mo

Aprender de la historia, sentirse parte de ella

El an­he­lo de la re­vo­lu­ción, de cam­bio fun­da­men­tal del or­den es­ta­ble­ci­do, de lu­char por la igual­dad y con­tra la do­mi­na­ción, es una cons­tan­te que en­con­tra­mos a lo lar­go de la his­to­ria. Cam­biar nues­tras for­mas de vida, de una for­ma no mar­gi­nal sino que pue­da con­ver­tir­se en he­ge­mó­ni­ca, im­pli­ca pro­ce­sos de mag­ni­tud y du­ra­ción his­tó­ri­ca de una gran di­fi­cul­tad. Por ello, para po­der ha­cer la re­vo­lu­ción hoy, pen­sa­mos que es im­pres­cin­di­ble co­no­cer, in­ter­pre­tar e in­ten­tar apren­der de los in­ten­tos pa­sa­dos, del le­ga­do de nues­tros an­te­pa­sa­dos y de sus lu­chas, con­ti­nuan­do con esta ta­rea his­tó­ri­ca. Para apren­der real­men­te de la his­to­ria ten­dre­mos tam­bién que ha­cer­nos par­ti­ci­pes de ella, pen­san­do y adap­tan­do las for­mas de ha­cer a los nue­vos con­tex­tos y si­tua­cio­nes.

Hay que arrancar las malas hierbas de raíz

El pue­blo, con pie­dras, ar­mas, o úni­ca­men­te con sus cuer­pos, se ha mo­vi­li­za­do his­tó­ri­ca­men­te con­tra el Es­ta­do y las otras ins­ti­tu­cio­nes de do­mi­na­ción de­nun­cian­do al­gu­na o va­rias de sus ne­fas­tas con­se­cuen­cias. Es­tas ac­cio­nes de im­pug­na­ción más o me­nos ex­plí­ci­ta del or­den es­ta­ble­ci­do son le­gí­ti­mas y dan fuer­za co­lec­ti­va al rea­li­zar­las, a la vez que nos si­túan abier­ta­men­te en­fren­ta­dos a las es­truc­tu­ras y va­lo­res vi­gen­tes. Sin em­bar­go, es­tas ac­cio­nes es­tán nor­mal­men­te cen­tra­das en ata­car los sín­to­mas y no per­mi­ten una ver­da­de­ra su­pera­ción de los pro­ble­mas[4], en la ma­yo­ría de ca­sos el sis­te­ma tie­ne su­fi­cien­te con un cam­bio de más­ca­ra para de­te­ner las mo­vi­li­za­cio­nes po­pu­la­res, so­lu­cio­nan­do (mu­chas ve­ces sólo apa­ren­te­men­te) el sín­to­ma que pro­vo­ca el des­con­ten­to, ha­cien­do un la­va­do de cara pero sin to­car la esen­cia de su fun­cio­na­mien­to, y man­te­nien­do un ré­gi­men de do­mi­na­ción que se con­vier­te así en más lle­va­de­ro.

En otras oca­sio­nes se ha in­ten­ta­do lle­var a cabo un cam­bio pro­fun­do del or­den es­ta­ble­ci­do des­de una mi­no­ría de la po­bla­ción, to­man­do el po­der del Es­ta­do y ges­tio­nán­do­lo “por los in­tere­ses del pro­le­ta­ria­do”. Así, mu­chas re­vo­lu­cio­nes his­tó­ri­cas han sido im­pul­sa­das, ca­ta­li­za­das y, a ve­ces in­clu­so, rea­li­za­das, por una mi­no­ría de in­di­vi­duos re­vo­lu­cio­na­rios, una van­guar­dia (en com­pa­ra­ción al con­jun­to de la so­cie­dad ) que a me­nu­do ter­mi­na­ba ges­tio­nan­do el po­der a fa­vor de sí mis­ma, re­pro­du­cien­do de nue­vo un ré­gi­men ba­sa­do en la do­mi­na­ción.

En los dos ca­sos ex­pues­tos, nos en­con­tra­mos con un pro­ble­ma que im­po­si­bi­li­ta un cam­bio como el que nos pro­po­ne­mos: la fal­ta de desa­rro­llo del fac­tor cons­cien­te en las per­so­nas. Para es­ta­ble­cer una so­cie­dad au­tó­no­ma se re­quie­ren per­so­nas mí­ni­ma­men­te au­tó­no­mas y por tan­to te­ne­mos que cons­truir la au­to­no­mía tan­to a ni­vel de los in­di­vi­duos como de las ins­ti­tu­cio­nes, de­be­mos arran­car las ma­las hier­bas de raíz, ex­tra­yén­do­las tam­bién de nues­tro in­te­rior, for­ja­do en el pro­ce­so de so­cia­li­za­ción de una so­cie­dad en­fer­ma. Así, si bien mu­chas ve­ces se ha aso­cia­do la re­vo­lu­ción con pe­río­dos bre­ves de tiem­po, pen­sa­mos que para que una ver­da­de­ra re­vo­lu­ción sea po­si­ble ne­ce­si­ta­mos al me­nos el tiem­po y el es­fuer­zo su­fi­cien­tes para con­so­li­dar una fir­me con­cien­cia re­vo­lu­cio­na­ria.

Ensayando nuevas formas de vivir, construyendo una nueva sociedad

Uno de los in­ten­tos his­tó­ri­cos de cons­truir una so­cie­dad ba­sa­da en la au­to­no­mía que en­con­tra­mos más acer­ta­dos es la re­vo­lu­ción es­pa­ño­la de 1936. Pen­sa­mos que de esta ex­pe­rien­cia po­de­mos ex­traer va­rios apren­di­za­jes de cara a la ac­tua­ción re­vo­lu­cio­na­ria en nues­tros días. Uno de los más des­ta­ca­bles es la cons­truc­ción de una so­cie­dad pa­ra­le­la, en for­ma de coope­ra­ti­vas, cul­tu­ra aso­cia­ti­va, sa­lud y edu­ca­ción au­to­ges­tio­na­ria, etc. como for­ma de en­sa­yar nue­vas ma­ne­ras de fun­cio­nar con unos va­lo­res cohe­ren­tes con la so­cie­dad que an­he­la­mos.

Al mis­mo tiem­po, esta cons­truc­ción nos per­mi­te ha­cer­nos más fuer­tes y ge­ne­rar au­to­no­mía fren­te al sis­te­ma im­pe­ran­te, ayu­dán­do­nos a so­lu­cio­nar aquí y aho­ra di­ver­sas pro­ble­má­ti­cas vi­ta­les que en­fren­ta­mos. Este pro­ce­so cons­truc­ti­vo nos per­mi­te mos­trar a la so­cie­dad que lo que se pro­po­ne es fac­ti­ble, ex­ten­dien­do un nue­vo ima­gi­na­rio, nue­vos va­lo­res, re­la­cio­nes e ins­ti­tu­cio­nes has­ta cons­truir una nue­va for­ma de or­ga­ni­za­ción so­cial que pue­da con­ver­tir­se en he­ge­mó­ni­ca y por tan­to pue­da sus­ti­tuir a la ac­tual; como ya de­cía Isaac Puen­te: “Sólo se des­tru­ye aque­llo que se con­si­gue re­em­pla­zar con ven­ta­ja”[5].

Esta cons­truc­ción pa­ra­le­la no sólo debe cen­trar­se en la eco­no­mía, en la or­ga­ni­za­ción de la pro­duc­ción y el con­su­mo, sino, y con la mis­ma im­por­tan­cia, en la cul­tu­ra, los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, la edu­ca­ción, la po­lí­ti­ca, etc. Te­ne­mos que cons­truir nue­vas for­mas de fun­cio­nar, nue­vas ins­ti­tu­cio­nes en to­dos los ám­bi­tos que pue­dan ser ca­mino, vi­sión y em­brión de la nue­va so­cie­dad.

Poder e instituciones políticas

Otro fac­tor que po­de­mos apren­der de la re­vo­lu­ción es­pa­ño­la, es la ne­ce­si­dad de una con­cep­ción cla­ra so­bre el po­der y las ins­ti­tu­cio­nes po­lí­ti­cas. El mo­vi­mien­to po­pu­lar or­ga­ni­za­do que fre­nó el gol­pe fas­cis­ta e hizo la re­vo­lu­ción en 1936 es­tu­vo pre­pa­rán­do­se con éxi­to du­ran­te dé­ca­das para ges­tio­nar prác­ti­ca­men­te to­dos los sec­to­res de la vida so­cial (des­de el abas­te­ci­mien­to de ali­men­tos has­ta la de­fen­sa). Sin me­nos­pre­ciar la im­pre­sio­nan­te ta­rea de au­to­ges­tión en di­ver­sos ám­bi­tos que desa­rro­lla­ron los com­pa­ñe­ros de aquel tiem­po, no po­de­mos ob­viar que no tu­vie­ron como mo­vi­mien­to su­fi­cien­te cla­ri­dad ni tác­ti­cas en­torno a la ges­tión del ám­bi­to po­lí­ti­co como para ir desa­rro­llan­do una for­ma de or­ga­ni­za­ción po­lí­ti­ca pa­ra­le­la que no de­ja­ra es­pa­cio para el pa­pel del Es­ta­do[6].

En­ten­de­mos el po­der po­lí­ti­co como la ca­pa­ci­dad de or­ga­ni­zar lo co­lec­ti­vo. Este po­der siem­pre exis­ti­rá, en ma­yor o me­nor me­di­da, y lo que te­ne­mos que ha­cer es en­con­trar las for­mas de que no esté con­cen­tra­do ni se pue­da con­cen­trar, ge­ne­ran­do las ins­ti­tu­cio­nes que nos per­mi­tan que se re­par­ta de la for­ma más igua­li­ta­ria po­si­ble. No ne­gar el po­der po­lí­ti­co, ni pre­ten­der ges­tio­nar­lo de for­ma con­cen­tra­da, sino ges­tio­nar­lo de for­ma ho­ri­zon­tal, ya que ne­gar­lo sig­ni­fi­ca de­jar­lo en ma­nos de los que lo quie­ren ges­tio­nar de for­ma he­te­ró­no­ma. Es fun­da­men­tal pues que evi­te­mos los"va­cíos de po­der", la au­to­no­mía debe desa­rro­llar­se en to­dos los ám­bi­tos para po­der ex­ten­der­se.

“La revolución será global o no será”

El par Es­ta­do-Ca­pi­tal es un sis­te­ma al­ta­men­te ex­pan­si­vo y agre­si­vo. Así pues, es de es­pe­rar que cuan­do en un te­rri­to­rio las chis­pas de la li­ber­tad y la au­to­no­mía se em­pie­cen a ex­pan­dir, otros te­rri­to­rios or­ga­ni­za­dos con las vie­jas for­mas he­te­ró­no­mas, ata­quen el te­rri­to­rio re­vo­lu­cio­na­rio, para man­te­ner el or­den mun­dial y re-es­ta­ble­cer un ré­gi­men de do­mi­na­ción. Por ello es im­por­tan­te ex­ten­der las ideas y prác­ti­cas re­vo­lu­cio­na­rias para que lle­guen a to­dos los rin­co­nes del mun­do y ha­cer red en­tre to­das las per­so­nas, mo­vi­mien­tos y pro­yec­tos que es­tán lu­chan­do con­tra el or­den de do­mi­na­ción vi­gen­te.

No esperar la revolución, crearla

De­be­mos es­for­zar­nos para crear las con­di­cio­nes pro­pi­cias para la re­vo­lu­ción, no es­pe­rar­la sino que­rer­la, para con­ver­tir­la en una po­si­bi­li­dad real. Así, “la re­vo­lu­ción es ya una po­si­bi­li­dad real cuan­do es pen­sa­da des­de sí mis­ma, como pro­yec­to trans­for­ma­dor y rup­tu­ris­ta de la reali­dad in­me­dia­ta, para ade­cuar los me­dios pre­ci­sos dis­po­ni­bles en el pre­sen­te para su rea­li­za­ción exi­to­sa. La re­vo­lu­ción ya es una po­si­bi­li­dad des­de el mo­men­to en el que la ac­ción está en­ca­mi­na­da a su con­se­cu­ción”[7]. Efec­ti­va­men­te, el pen­sa­mien­to y el sen­ti­mien­to son pa­sos pre­vios a la ac­ción. Si no pen­sa­mos y sen­ti­mos la re­vo­lu­ción, no se­re­mos ca­pa­ces de rea­li­zar­la nun­ca. No por ca­sua­li­dad “lle­va­mos un mun­do nue­vo en nues­tros co­ra­zo­nes y ese mun­do está cre­cien­do en este mo­men­to”. De­be­mos pen­sar, sen­tir y crear la reali­dad que que­re­mos, en­con­trar las for­mas con­cre­tas de pa­sar de la idea, del an­he­lo, a la reali­dad.

Elementos para una revolución en el siglo XXI

"Las revoluciones no son hijas del estomago, son hijas del pensamiento."
So­le­dad Gus­ta­vo

Hoy

Para pen­sar y ha­cer la re­vo­lu­ción es inevi­ta­ble ana­li­zar la si­tua­ción en que nos en­con­tra­mos en cada mo­men­to. Ac­tual­men­te nos en­con­tra­mos en un mun­do hi­per-in­dus­tria­li­za­do, de­pre­da­dor de re­cur­sos, re­gi­do por una sal­va­je eco­no­mía de mer­ca­do y gran­des Es­ta­dos, ins­ti­tu­cio­nes que se dis­fra­zan de ga­ran­tes de la se­gu­ri­dad y la li­ber­tad, pero que en reali­dad no son más que más­ca­ras para man­te­ner unos re­gí­me­nes de do­mi­na­ción y de ex­plo­ta­ción. En es­tos te­rri­to­rios so­bre­vi­ven in­di­vi­duos in­di­vi­dua­li­za­dos e in­di­vi­dua­lis­tas, alie­na­dos y cóm­pli­ces del sis­te­ma, que en su ma­yo­ría no se cues­tio­nan el or­den es­ta­ble­ci­do sino que op­tan por una apa­tía y un vic­ti­mis­mo con­for­mis­ta.

Hoy el mun­do está en cri­sis. En oc­ci­den­te se des­plo­man los va­lo­res de una ci­vi­li­za­ción mi­le­na­ria, la or­ga­ni­za­ción po­lí­ti­co-eco­nó­mi­ca em­pie­za a que­brar­se, la abun­dan­cia de re­cur­sos ma­te­ria­les y la fic­ción del cré­di­to han to­ca­do te­cho, el ejér­ci­to de re­ser­va no para de cre­cer y se vis­lum­bra la ver­da­de­ra na­tu­ra­le­za del tra­ba­jo asa­la­ria­do como for­ma de es­cla­vi­tud, fal­sa li­ber­tad en un mun­do de ca­de­nas. El he­cho de que el sis­te­ma cada vez que pue­da sa­tis­fa­cer me­nos las pro­pias ex­pec­ta­ti­vas y pro­me­sas, le hace per­der cre­di­bi­li­dad y fuer­za.

Así, se nos abre una ven­ta­na de opor­tu­ni­dad, un mo­men­to en el que se ha­cen muy evi­den­tes las con­tra­dic­cio­nes del pro­pio sis­te­ma y la in­ca­pa­ci­dad del Es­ta­do y el mer­ca­do para cu­brir las ne­ce­si­da­des hu­ma­nas más bá­si­cas. Esta ven­ta­na se abre des­pués de dé­ca­das de desa­rro­llo del Es­ta­do de bie­nes­tar en oc­ci­den­te, de lle­nar los es­tó­ma­gos va­cian­do el es­pí­ri­tu, de ani­qui­lar las co­mu­ni­da­des y sus la­zos de ayu­da mu­tua de­jan­do sólo in­di­vi­duos ais­la­dos e in­so­cia­bles[8]. Fren­te a este pa­no­ra­ma nos pre­gun­ta­mos: ¿quién pue­de ha­cer la re­vo­lu­ción hoy?

El sujeto revolucionario

El su­je­to re­vo­lu­cio­na­rio es el gru­po so­cial que rea­li­za o pue­de lle­var a cabo la re­vo­lu­ción. Du­ran­te la mo­der­ni­dad, la con­cep­ción más am­plia­men­te acep­ta­da era que el pro­le­ta­ria­do, la cla­se tra­ba­ja­do­ra, era el má­xi­mo ex­po­nen­te del su­je­to re­vo­lu­cio­na­rio; ac­tual­men­te, con el cre­ci­mien­to de los tra­ba­jos en el sec­tor ter­cia­rio en Eu­ro­pa, la ex­ter­na­li­za­ción de las ac­ti­vi­da­des in­dus­tria­les en paí­ses con me­nos con­tro­les la­bo­ra­les y me­dioam­bien­ta­les, y la ex­clu­sión de cada vez más ca­pas de la po­bla­ción del tra­ba­jo asa­la­ria­do, la con­cien­cia de cla­se pro­le­ta­ria se en­cuen­tra bajo mí­ni­mos y ni si­quie­ra se pue­de ha­blar pro­pia­men­te del pro­le­ta­ria­do como tal.

Las con­di­cio­nes ob­je­ti­vas —la si­tua­ción eco­nó­mi­ca, so­cial, etc. en un mo­men­to y lu­gar de­ter­mi­na­dos— son im­por­tan­tes para que los opri­mi­dos po­da­mos de­ve­nir su­je­to re­vo­lu­cio­na­rio, pero es­tas con­di­cio­nes por sí so­las no son ni mu­cho me­nos su­fi­cien­tes. Las pe­nu­rias no son el mo­tor de la re­vo­lu­ción, aun­que si que pue­den ser par­te del ma­te­rial que fa­ci­li­te la com­bus­tión. El prin­ci­pal mo­tor de la re­vo­lu­ción es la vo­lun­tad de cons­truir un mun­do más li­bre, una so­cie­dad más hu­ma­na y na­tu­ral, y esta vo­lun­tad cre­ce en el in­te­rior de las per­so­nas más allá del ham­bre o los dé­fi­cits ma­te­ria­les que su­fran. La ma­yor vic­to­ria del sis­te­ma es­ta­ble­ci­do se da­ría si éste con­si­guie­ra ani­qui­lar del todo los an­he­los y el es­pí­ri­tu de li­ber­tad que está en la esen­cia hu­ma­na, ha­cien­do que los opri­mi­dos amen sus ca­de­nas y no vean los ba­rro­tes de las jau­las que los in­mo­vi­li­zan. Para evi­tar lle­gar a este pun­to, es fun­da­men­tal auto-cons­truir­se como in­di­vi­duos re­vo­lu­cio­na­rios, cul­ti­var las ca­pa­ci­da­des y avi­var la pro­pia vo­lun­tad re­vo­lu­cio­na­ria así como des­per­tar aque­lla que yace dor­mi­da bien al fon­do de al­gu­nos de nues­tros igua­les. Es im­pres­cin­di­ble que ten­ga­mos una ac­ti­tud de me­jo­ra de nues­tras ha­bi­li­da­des y cua­li­da­des para ha­cer y ser, cada vez más, su­je­tos ap­tos para la re­vo­lu­ción.

Así, es pro­ba­ble que los cam­bios re­vo­lu­cio­na­rios sean es­ti­mu­la­dos y ca­ta­li­za­dos por unas po­cas per­so­nas con vi­sión es­tra­té­gi­ca y con­cien­cia pro­fun­da, lo que no es fac­ti­ble ni desea­ble es que és­tas ten­gan una ac­ti­tud de do­mi­na­ción ha­cia el pue­blo, al con­tra­rio, es im­pres­cin­di­ble que fo­men­ten la li­be­ra­ción y la toma de con­cien­cia del ma­yor nú­me­ro de per­so­nas po­si­ble para que es­tas pue­dan dar lo me­jor de sí y se pro­duz­ca real­men­te un cam­bio sus­tan­cial des­de la base.

Pen­sa­mos que la con­ju­ga­ción de la po­ten­cia de las ideas re­vo­lu­cio­na­rias y la gra­ve­dad de la si­tua­ción ac­tual nos dan una po­si­bi­li­dad de ha­cer exi­to­sa la re­vo­lu­ción. De to­dos mo­dos, esta no pue­de te­ner éxi­to si no nos auto-cons­trui­mos como su­je­tos re­vo­lu­cio­na­rios, si no so­mos su­fi­cien­tes per­so­nas dan­do el má­xi­mo para la re­vo­lu­ción, de­di­can­do el má­xi­mo de nues­tro tiem­po, es­fuer­zos, re­cur­sos y crea­ti­vi­dad a la ta­rea re­vo­lu­cio­na­ria.

En este sen­ti­do, es ne­ce­sa­rio desa­rro­llar bue­nas ac­ti­tu­des con­vi­ven­cia­les, res­tau­rar el buen tra­to con los de­más y po­ten­ciar la em­pa­tía y la com­pren­sión en­tre igua­les. Las bue­nas ac­ti­tu­des tam­bién in­clu­yen la sin­ce­ri­dad, la au­to­crí­ti­ca y la crí­ti­ca cons­truc­ti­va, des­de el res­pe­to y el amor pero sin caer en un"buen­ro­llis­mo"anes­té­si­co que no nos per­mi­te avan­zar. Asi­mis­mo, es fun­da­men­tal que no sólo lu­che­mos para cons­truir nue­vas es­truc­tu­ras a ni­vel ex­te­rior sino tam­bién, a ni­vel in­di­vi­dual e in­te­rior, re­pen­sar qué di­ná­mi­cas ne­ga­ti­vas es­ta­mos re­pro­du­cien­do: en­fren­ta­mien­tos per­so­na­les, ac­ti­tu­des in­tran­si­gen­tes, fal­ta de com­pro­mi­so y hu­mil­dad, vic­ti­mis­mo, etc. son pro­ble­mas que mi­nan nues­tro po­ten­cial y es ne­ce­sa­rio que cada uno sea­mos cons­cien­tes de los pro­pios, y que nos com­pro­me­ta­mos a cam­biar­los y ayu­dar­nos mu­tua­men­te a cam­biar­los para po­der te­ner una ac­ti­tud más cons­truc­ti­va, abier­ta y ho­nes­ta, una ac­ti­tud ver­da­de­ra­men­te re­vo­lu­cio­na­ria[9].

Hacia una revolución integral

Si bien en al­gu­nos mo­men­tos se ha te­ni­do en cuen­ta la ne­ce­si­dad de un cam­bio per­so­nal y al mis­mo tiem­po de es­truc­tu­ras, nor­mal­men­te se ha he­cho mu­cho más én­fa­sis en uno de los dos. Cree­mos que es ne­ce­sa­rio una su­pera­ción del fal­so di­le­ma en­tre cam­bio so­cial o cam­bio per­so­nal, ya que am­bos cam­bios, el ex­te­rior y el in­te­rior van de la mano y de­ben avan­zar en pa­ra­le­lo. No po­de­mos pre­ten­der ha­cer nin­gu­na mo­di­fi­ca­ción sus­tan­cial del or­den es­ta­ble­ci­do si no nos auto-cons­trui­mos al mis­mo tiem­po como su­je­tos con ha­bi­li­da­des, vo­lun­tad y ri­que­za in­te­rior.

El va­cío in­te­rior es un pro­ble­ma es­pe­cial­men­te gra­ve hoy, se ha per­di­do cual­quier no­ción éti­ca, y sin un tra­ba­jo en este as­pec­to no será po­si­ble una re­vo­lu­ción ni una so­cie­dad ba­sa­da en la au­to­no­mía. Por ello, para ac­tua­li­zar el con­cep­to de re­vo­lu­ción hoy, ne­ce­si­ta­mos dar­le la im­por­tan­cia que tie­ne. En re­su­men, qui­zás en otras épo­cas te­nía sen­ti­do dar más peso a uno de los cam­bios, pero lo que está cla­ro es que hoy hay que aña­dir una me­jo­ra per­so­nal a la re­vo­lu­ción so­cial y la re­vo­lu­ción po­lí­ti­ca, lo que po­de­mos lla­mar como una re­vo­lu­ción in­te­gral[10].

Ade­más, hay que con­si­de­rar que el cam­bio sis­té­mi­co debe abar­car to­dos los ni­ve­les de la exis­ten­cia per­so­nal y co­lec­ti­va y apli­car­se a to­das las di­men­sio­nes de la vida, mo­di­fi­cán­do­las sus­tan­cial­men­te en un sen­ti­do eman­ci­pa­dor.

Amplitud de miras

Nues­tras me­tas no pue­den es­tar guia­das sim­ple­men­te por lo que cree­mos más rea­li­za­ble; do­tar­nos de me­tas como la re­vo­lu­ción, que pue­den pa­re­cer irrea­li­za­bles, nos pro­por­cio­na la orien­ta­ción que de­ben se­guir nues­tros ac­tos si que­re­mos ha­cer de este mun­do un lu­gar ha­bi­ta­ble. De­be­mos ser cons­cien­tes de que rea­li­zar la re­vo­lu­ción de la que es­ta­mos ha­blan­do, cons­truir esta nue­va hu­ma­ni­dad con­tra la bar­ba­rie im­pe­ran­te con los me­dios e iner­cia del sta­tus quo ac­tual es al­ta­men­te di­fí­cil, pero es al mis­mo tiem­po un reto in­elu­di­ble —es­ta­mos en una en­cru­ci­ja­da his­tó­ri­ca como hu­ma­ni­dad, de con­se­cuen­cias im­pre­vi­si­bles— y vá­li­do por sí mis­mo, in­de­pen­dien­te­men­te del re­sul­ta­do que lo­gre­mos. De­be­mos ar­mar­nos de res­pon­sa­bi­li­dad his­tó­ri­ca y gran­de­za de mi­ras, ir a por to­das y no po­ner­nos no­so­tros mis­mos más lí­mi­tes que los que ya te­ne­mos.

Estrategia[11]

En­ten­de­mos la es­tra­te­gia como la con­cep­ción ge­ne­ral y el plan de ac­ción con­cre­to para al­can­zar unos ob­je­ti­vos des­de un pun­to de par­ti­da. En este caso la es­tra­te­gia a desa­rro­llar es la de ha­cer una re­vo­lu­ción de­mo­crá­ti­ca in­te­gral en el si­glo XXI; una es­tra­te­gia ba­sa­da en la reali­dad ac­tual y los apren­di­za­jes del pa­sa­do. Se­gui­da­men­te es­bo­za­mos al­gu­nas hu­mil­des pro­pues­tas en este sen­ti­do:

  • Cons­truir un mo­vi­mien­to re­vo­lu­cio­na­rio: Para lo­grar un reto de la mag­ni­tud que plan­tea­mos es ne­ce­sa­rio rea­li­zar un tra­ba­jo co­mún en­tre pro­yec­tos, lu­chas, mo­vi­li­za­cio­nes, etc. con esen­cia re­vo­lu­cio­na­ria que nos sir­va para avan­zar jun­tos con una es­tra­te­gia que esté a la al­tu­ra de los tiem­pos que co­rren y unas tác­ti­cas ade­cua­das al mo­men­to his­tó­ri­co y los apren­di­za­jes ad­qui­ri­dos. Es im­pres­cin­di­ble que nos coor­di­ne­mos y una­mos fuer­zas para cons­truir una al­ter­na­ti­va in­te­gral, real y con­tun­den­te en to­das par­tes, para no que­dar mar­gi­na­dos y ser sim­ple­men­te una anéc­do­ta con po­ten­cial trans­for­ma­dor irri­so­rio den­tro del sis­te­ma. De­be­mos pen­sar en cómo crear i coor­di­nar un mo­vi­mien­to re­vo­lu­cio­na­rio aglu­ti­na­dor, no para di­luir la he­te­ro­ge­nei­dad, sino para ge­ne­rar si­ner­gias. Para ello cree­mos que es im­por­tan­te rea­li­zar un pro­ce­so de de­ba­te abier­to, no dog­má­ti­co y sin ban­de­ras, don­de po­der ha­blar de las ideas y en­con­trar unas ba­ses co­mu­nes so­bre las que cons­truir este mo­vi­mien­to[12].

  • Tran­si­ción re­vo­lu­cio­na­ria: como se ha es­bo­za­do an­te­rior­men­te, para po­der cons­truir el em­brión de la nue­va so­cie­dad y ser una masa crí­ti­ca con con­cien­cia re­vo­lu­cio­na­ria, ne­ce­si­ta­mos rea­li­zar un pro­ce­so de tran­si­ción en el que va­ya­mos prac­ti­can­do y con­so­li­dan­do las nue­vas ins­ti­tu­cio­nes y va­lo­res que que­re­mos que pre­do­mi­nen. Es ne­ce­sa­rio que este pro­ce­so se lle­ve a cabo con con­cien­cia y den­tro de una es­tra­te­gia re­vo­lu­cio­na­ria para que las me­di­das tran­si­cio­na­les ten­gan sen­ti­do y no pue­dan ser dis­tor­sio­na­das.

  • Ins­ti­tu­cio­nes pa­ra­le­las: Como tam­bién he­mos co­men­ta­do, es fun­da­men­tal cons­truir ins­ti­tu­cio­nes que nos per­mi­tan ir­nos ha­cien­do fuer­tes, de­pen­der me­nos del sis­te­ma, en­sa­yar la nue­va so­cie­dad, trans­for­mar nues­tras for­mas de ha­cer, ser y re­la­cio­nar­nos, etc. Esta pra­xis tam­bién nos hará más há­bi­les para re­sis­tir y para po­ner en ten­sión el sis­te­ma es­ta­ble­ci­do, al tiem­po que nos per­mi­ti­rá ir­nos pre­pa­ran­do para po­der de­rro­car­lo.

  • Cohe­ren­cia en­tre me­dios y fi­nes: Uno de los pos­tu­la­dos cla­ves del pro­ce­so re­vo­lu­cio­na­rio por el que apos­ta­mos es que es ne­ce­sa­rio que los me­dios para rea­li­zar esta trans­for­ma­ción es­tén en con­cor­dan­cia con los fi­nes que an­he­la­mos. Así, por ejem­plo, si nues­tra vo­lun­tad es es­ta­ble­cer una so­cie­dad igua­li­ta­ria —go­ber­na­da por asam­bleas—, no va­mos a usar me­dios oli­gár­qui­cos para al­can­zar­la —to­mar el po­der del Es­ta­do. Si nues­tra vo­lun­tad es ge­ne­rar con­cien­cia des­de la base, no nos con­ver­ti­re­mos en una van­guar­dia im­po­si­ti­va que os­ten­ta una vi­sión cien­tí­fi­ca del cam­bio so­cial que hay que apli­car. Se tra­ta, pues, de im­pug­nar las es­truc­tu­ras del sis­te­ma de do­mi­na­ción es­ta­ble­ci­do (di­ne­ro ofi­cia­les, em­pre­sas ca­pi­ta­lis­tas, ad­mi­nis­tra­ción es­ta­tal, etc.) y uti­li­zar­los sólo en la me­di­da que sea ne­ce­sa­rio para sus­ti­tuir­las por nue­vas es­truc­tu­ras au­tó­no­mas, co­mu­ni­ta­rias y eco­ló­gi­cas[13].

  • Auto-cons­truc­ción de su­je­tos re­vo­lu­cio­na­rios: ne­ce­si­ta­mos te­ner la for­ta­le­za, vo­lun­tad, ac­ti­tud y ap­ti­tu­des para rea­li­zar la re­vo­lu­ción. De­be­mos en­con­trar for­mas para tra­ba­jar es­tos as­pec­tos ex­plí­ci­ta­men­te para po­der afron­tar todo lo ne­ce­sa­rio para lo­grar lo que an­he­la­mos.

  • In­te­gra­li­dad y ra­di­ca­li­dad: Los pro­ble­mas que te­ne­mos hoy son glo­ba­les, es ne­ce­sa­rio abor­dar las pro­ble­má­ti­cas des­de una pers­pec­ti­va ho­lís­ti­ca y yen­do a la raíz y no sólo a los sín­to­mas.

  • Arrai­go y te­rri­to­rio: En con­cor­dan­cia con la for­ma de or­ga­ni­za­ción por la que apos­ta­mos, la es­tra­te­gia debe ba­sar­se en el arrai­go al te­rri­to­rio; las ins­ti­tu­cio­nes que ge­ne­ra­mos de­ben ser lo­ca­les y vin­cu­la­das a te­rri­to­rios con­cre­tos, de­ci­dien­do todo lo que se pue­da a ni­vel lo­cal (prin­ci­pio de sub­si­dia­rie­dad) y con­fe­de­rar­nos para lo que sea ne­ce­sa­rio abor­dar en un ám­bi­to de ma­yor al­can­ce. Este arrai­go im­pli­ca tra­ba­jo dia­rio con nues­tros ve­ci­nos y ve­ci­nas, cons­tru­yen­do con una po­si­ción fir­me pero con las reali­da­des he­te­ro­gé­neas de cada te­rri­to­rio.

  • So­bre la vio­len­cia: En el con­tex­to ac­tual, te­nien­do en cuen­ta el gran desa­rro­llo en el cam­po del con­trol y la re­pre­sión que po­seen los que os­ten­tan el po­der, es di­fí­cil pen­sar que sea es­tra­té­gi­co un en­fren­ta­mien­to di­rec­to con es­tos.
    Por otro lado, la vio­len­cia fí­si­ca, la re­pre­sión, la im­po­si­ción, etc. son sus ar­mas, son par­te de su mun­do. No­so­tros te­ne­mos otro pa­ra­dig­ma y por lo tan­to te­ne­mos que bus­car mi­ni­mi­zar la vio­len­cia y, éti­ca­men­te, ma­xi­mi­zar el res­pe­to ha­cia toda vida hu­ma­na, usán­do­la sólo cuan­do sir­va a la con­se­cu­ción de este fin, cuan­do sea la úni­ca vía que nos que­de para re­du­cir la vio­len­cia sis­té­mi­ca. En este sen­ti­do, nos sen­ti­mos afi­nes a un prin­ci­pio bá­si­co de la es­tra­te­gia que nos re­cor­da­ba Sun Tzu “La me­jor ba­ta­lla es la que se gana sin com­ba­tir”.
    No obs­tan­te, no po­de­mos ob­viar que las éli­tes, al que­rer man­te­ner y per­pe­tuar el sis­te­ma es­ta­ble­ci­do, ata­ca­rán y per­fec­cio­na­rán las for­mas de re­pre­sión ha­cia quien lo pon­ga en cues­tio­na­mien­to. Es más, es muy pro­ba­ble que a me­di­da que sea­mos más en la ta­rea re­vo­lu­cio­na­ria la vio­len­cia sea más con­tun­den­te. Por lo tan­to, ve­mos ne­ce­sa­rio pen­sar y en­sa­yar for­mas para de­fen­der todo lo que es­ta­mos cons­tru­yen­do y en­con­trar las me­jo­res ma­ne­ras de con­fron­tar el apa­ra­to re­pre­sor del Es­ta­do, ade­cuán­do­nos a los con­tex­tos que va­mos vi­vien­do, pero sin ha­cer de la vio­len­cia el cen­tro de la ta­rea re­vo­lu­cio­na­ria.

Algunas tácticas

De acuer­do con es­tas lí­neas ge­ne­ra­les de la es­tra­te­gia pro­po­ne­mos un es­bo­zo de al­gu­nas tác­ti­cas que po­de­mos lle­var a cabo en nues­tros te­rri­to­rios des­de aho­ra. Pen­sa­mos que siem­pre que po­da­mos de­be­mos plan­tear tác­ti­cas que de­pen­dan al má­xi­mo de nues­tra ac­ción, ya que es­tas se­rán las más rea­li­za­bles, cen­trar­nos en qué ha­re­mos no­so­tros y no en que pe­di­re­mos o qué de­re­chos te­ne­mos que re­cla­mar. Por bre­ve­dad sólo ex­pli­ca­mos al­gu­nas tác­ti­cas a las que pen­sa­mos que ha­bría que dar más im­pul­so en el es­ta­dio ac­tual[14]:

  • Es­pa­cios de auto-apren­di­za­je: Gru­pos de es­tu­dio, de­ba­tes pú­bli­cos,… mo­de­los de au­to­ges­tión de la for­ma­ción don­de to­das ten­ga­mos la mis­ma opor­tu­ni­dad de apor­tar y nos per­mi­tan for­mar­nos en di­ver­sos cam­pos, así como re­fle­xio­nar co­lec­ti­va­men­te.

  • Asam­bleas po­pu­la­res: Pen­sa­mos que la for­ma de­mo­crá­ti­ca de ges­tio­nar la po­lí­ti­ca en una so­cie­dad auto-ges­tio­na­da es en base a la asam­blea po­pu­lar, es de­cir, la asam­blea de to­dos los ve­ci­nos y ve­ci­nas de un te­rri­to­rio. Para avan­zar en el desa­rro­llo de esta e ir prac­ti­can­do or­ga­ni­za­ción asam­blea­ria efec­ti­va pro­po­ne­mos crear gru­pos que tra­ba­jen para pre­pa­rar una asam­blea que quie­ra con­ver­tir­se en po­pu­lar. Los pri­me­ros pa­sos po­drían ser ima­gi­nar y en­con­trar es­pa­cios don­de re­unir­se, es­tu­diar y prac­ti­car mé­to­dos de di­na­mi­za­ción que se pue­dan re­pro­du­cir a pe­que­ña y gran es­ca­la y do­tar­la de re­cur­sos ma­te­ria­les co­mu­nes y de le­gi­ti­mi­dad, para irle otor­gan­do po­der, a fin de que pue­da lle­gar a ser una asam­blea po­pu­lar real y no sólo un en­cuen­tro de ve­ci­nas y ac­ti­vis­tas com­pro­me­ti­dos. Asi­mis­mo será ne­ce­sa­rio do­tar­se de es­pa­cios más in­for­ma­les de de­li­be­ra­ción, en­cuen­tro, co­no­ci­mien­to, de­ba­te, etc. en­torno a esta asam­blea.

  • Co­lec­ti­vi­za­cio­nes: Ob­te­ner la pro­pie­dad de vi­vien­das, lo­ca­les e in­fra­es­truc­tu­ras y ges­tio­nar­las co­lec­ti­va­men­te, pero ex­pli­ci­tan­do la vo­lun­tad de ce­der­las a la asam­blea po­pu­lar del te­rri­to­rio don­de se en­cuen­tren cuan­do ésta fun­cio­ne como tal.

  • Coope­ra­ti­vas po­pu­la­res: em­pre­sas coope­ra­ti­vas del pue­blo y para el pue­blo, es de­cir, un nue­vo tipo de em­pre­sas la pro­pie­dad y el con­trol de las cua­les está en ma­nos de la ciu­da­da­nía. El ob­je­ti­vo es que la asam­blea po­pu­lar de­ci­da las lí­neas ge­ne­ra­les de fun­cio­na­mien­to. Mien­tras no exis­ta asam­blea po­pu­lar como tal, la coope­ra­ti­va se ges­tio­na co­lec­ti­va­men­te, pero apor­tan­do re­cur­sos a la cons­truc­ción de una nue­va eco­no­mía y de un nue­vo mo­vi­mien­to[15].

  • In­su­mi­sión y desobe­dien­cia: La le­ga­li­dad in­ten­ta­rá blin­dar­se para que no po­da­mos avan­zar en nues­tro pro­ce­so re­vo­lu­cio­na­rio, no sólo con las tra­bas que ya con­lle­va esta, sino con nue­vas re­gu­la­cio­nes que se irán in­ven­tan­do a tal efec­to. Por eso una tác­ti­ca fun­da­men­tal es la desobe­dien­cia y la in­su­mi­sión (ocu­pa­ción, ex­pro­pia­ción, desobe­dien­cia ci­vil o fis­cal, etc.). Para ello es con­ve­nien­te te­ner el má­xi­mo de apo­yo po­si­ble y le­gi­ti­mi­dad re­co­no­ci­da; pen­sa­mos que hay que vin­cu­lar es­tas ac­cio­nes ile­ga­les ex­plí­ci­ta­men­te con la cons­truc­ción de una al­ter­na­ti­va, vin­cu­lan­do la cons­truc­ción y la re­sis­ten­cia. Esto nos per­mi­te al mis­mo tiem­po, mos­trar la opo­si­ción y con­fron­ta­ción en­tre el Es­ta­do y las per­so­nas, la na­tu­ra­le­za opre­si­va del sis­te­ma e ir ex­pli­ci­tan­do un No­so­tros.

  • Apo­yo mu­tuo y for­mas de vida co­mu­ni­ta­ria: Uno de los pi­la­res del sis­te­ma ac­tual es el in­te­rés in­di­vi­dual. Para com­ba­tir­lo, una tác­ti­ca fun­da­men­tal es apren­der a vi­vir en co­mún prac­ti­can­do el apo­yo mu­tuo, tan­to en el cam­po como en la ciu­dad. Com­par­tir los re­cur­sos, los cui­da­dos y el di­ne­ro. Crear y ges­tio­nar es­pa­cios don­de po­da­mos vi­vir, so­cia­li­zar­nos y desa­rro­llar los va­lo­res que pro­pug­na­mos, don­de po­der­nos cons­truir como per­so­nas jun­to con nues­tros igua­les.

Es­tas son sólo al­gu­nas ideas, mu­chas de es­tas prác­ti­cas ya se es­tán em­pe­zan­do a lle­var a cabo aun­que de ma­ne­ra in­ci­pien­te. Ne­ce­si­ta­mos ar­ti­cu­lar to­das es­tas he­rra­mien­tas en una mis­ma cons­truc­ción para que su efec­to sea su­fi­cien­te­men­te trans­for­ma­dor. Para ello pen­sa­mos que hace fal­ta pro­fun­di­zar en el de­ba­te so­bre cómo ha­cer la re­vo­lu­ción hoy, de­di­car es­fuer­zos y en­cuen­tros a abor­dar pre­gun­tas cla­ves: ¿qué aná­li­sis ha­ce­mos de la si­tua­ción ac­tual? ¿cómo nos pre­pa­ra­mos como su­je­to re­vo­lu­cio­na­rio? ¿qué es­tra­te­gia em­plea­mos para la ta­rea que nos pro­po­ne­mos? ¿de qué tác­ti­cas nos do­ta­mos? ¿cuán­do y cómo las im­ple­men­ta­mos? ¿cómo nues­tras prác­ti­cas pue­den en­mar­car­se o trans­for­mar­se den­tro de esta es­tra­te­gia? ¿de qué nue­vas prác­ti­cas nos do­ta­mos? ¿cómo ar­ti­cu­la­mos un mo­vi­mien­to re­vo­lu­cio­na­rio?


  1. Este es un tex­to en pro­ce­so, un con­jun­to de re­fle­xio­nes fru­to de con­ver­sa­cio­nes, lec­tu­ras, de­ba­tes,… es una in­vi­ta­ción a pen­sar y de­ba­tir, apor­tan­do ele­men­tos que en­con­tra­mos re­le­van­tes, a una cues­tión can­den­te: ¿cómo ha­cer la re­vo­lu­ción hoy? ¿Cómo su­perar la mi­se­ria y la bar­ba­rie ac­tua­les? Es­pe­ra­mos que sir­va como con­tri­bu­ción al pen­sa­mien­to co­lec­ti­vo, y para dar un paso más en la cons­truc­ción un mo­vi­mien­to re­vo­lu­cio­na­rio. 

  2. Ver el tex­to del se­gun­do blo­que del ci­clo de de­ba­tes Re­for­ma o Re­vo­lu­ción: “Re­for­mis­mo: Re­fun­da­ción o su­pera­ción?”

  3. Así, es de es­pe­rar que en la re­vo­lu­ción se den mo­men­tos de re­vuel­ta, pun­tos ál­gi­dos don­de se ex­pre­se el des­con­ten­to ge­ne­ra­li­za­do por la si­tua­ción que se su­fre, pero una re­vuel­ta en sí mis­ma no será nun­ca una re­vo­lu­ción, sino sólo una pe­que­ña par­te de ésta. Su­ble­var­se, ex­pre­sar el ma­les­tar en de­ter­mi­na­dos mo­men­tos, pue­de ser po­si­ti­vo, pero si que­re­mos ha­cer una trans­for­ma­ción sus­tan­ti­va y du­ra­de­ra del or­den es­ta­ble­ci­do no bas­ta con en­fren­tar­se a la opre­sión, hay que ac­tuar es­tra­té­gi­ca­men­te y cons­truc­ti­va­men­te para aca­bar con ella de raíz. 

  4. Cree­mos que el he­cho de que mu­chas ac­cio­nes es­tén cen­tra­das sólo en ata­car las con­se­cuen­cias está li­ga­do con la au­sen­cia de un pro­yec­to re­vo­lu­cio­na­rio. Para aca­bar con la do­mi­na­ción de­be­mos or­ga­ni­zar una al­ter­na­ti­va que abor­de los pro­ble­mas des­de sus cau­sas. Pen­sa­mos que lo que es utó­pi­co es in­ten­tar su­perar los pro­ble­mas yen­do sólo a las con­se­cuen­cias y no abor­dán­do­los yen­do a la raíz. 

  5. Puen­te, I. <em>“El co­mu­nis­mo li­ber­ta­rio y otras pro­cla­mas in­su­rre­cio­na­les y na­tu­ris­tas”</​em>, 1933 

  6. Así, a pe­sar de su ca­pa­ci­dad de con­tro­lar mi­li­tar­men­te la ciu­dad y ges­tio­nar prác­ti­ca­men­te la to­ta­li­dad de la eco­no­mía, no te­nían una es­truc­tu­ra po­lí­ti­ca que pu­die­ra ges­tio­nar lo co­mún y des­ti­tuir el go­bierno de la Ge­ne­ra­li­tat. Pen­sa­mos que esta fal­ta de cla­ri­dad, pro­vo­có una se­rie de con­tra­dic­cio­nes como en­trar a co­la­bo­rar con el go­bierno de la Re­pú­bli­ca y fi­nal­men­te aban­do­nar la re­vo­lu­ción (como de­nun­cia­ron <em>“Los ami­gos de Du­rru­ti”</​em>). 

  7. Ex­trac­to del ar­tícu­lo “so­bre la ta­rea re­vo­lu­cio­na­ria” del blog: http://​em­bos­ca­do.blog.com 

  8. Es pa­ra­dig­má­ti­co cómo han cam­bia­do las re­la­cio­nes en el es­pa­cio pú­bli­co y en­tre igua­les en los úl­ti­mos 50 años, an­tes la gen­te se ha­bla­ba y se ayu­da­ba, aho­ra en­con­tra­mos mi­ra­das va­cías en el ho­ri­zon­te o ca­be­zas ga­chas y ca­ras lar­gas. Si te­ne­mos pro­ble­mas lla­ma­mos a la po­li­cía, si ne­ce­si­ta­mos ser aten­di­dos va­mos a los ser­vi­cios so­cia­les. Un ar­tícu­lo que ex­po­ne el ni­vel de de­ca­den­cia con­vi­ven­cial al que he­mos lle­ga­do se pue­de en­con­trar aquí: http://​es.scribd.com/​doc/​203098624/​In­fierno-con­vi­ven­cial-Fe­lix-Ro­dri­go-Mora 

  9. Para cons­truir el su­je­to re­vo­lu­cio­na­rio es fun­da­men­tal re­cu­pe­rar el tan ol­vi­da­do con­cep­to de vir­tud. En este sen­ti­do po­de­mos de­cir que he­mos de rea­li­zar una “Re­vo­lu­ción Vir­tuo­sa” tal y como se su­gie­re en el si­guien­te ar­tícu­lo: http://​blai-dal­mau.blogs­pot.com.es/​2013/​06/​pro­ces-cons­ti­tuent-o-re­vo­lu­cio-in­te­gral.html 

  10. Cuan­do ha­bla­mos de re­vo­lu­ción in­te­gral nos re­fe­ri­mos tan­to a este cam­bio de es­truc­tu­ras por otras ba­sa­das en la au­to­no­mía como a la ne­ce­sa­ria trans­for­ma­ción psí­qui­ca y es­pi­ri­tual de los su­je­tos. Así, la re­vo­lu­ción in­te­rior, per­so­nal, debe avan­zar en pa­ra­le­lo y al mis­mo rit­mo que la re­vo­lu­ción ex­te­rior, so­cial. La suma de una y otra dan una re­vo­lu­ción in­te­gral. 

  11. Mu­chas re­fle­xio­nes es­tra­té­gi­cas aquí ex­pues­tas be­ben del pro­yec­to de la de­mo­cra­cia in­clu­si­va. Para pro­fun­di­zar re­co­men­da­mos el ar­tícu­lo: Fo­to­pu­los, T “Es­tra­te­gias de tran­si­ción y el pro­yec­to de la De­mo­cra­cia In­clu­si­va”

  12. En esta lí­nea ce­le­bra­mos las ini­cia­ti­vas del pro­cés em­bat y de la lla­ma­da in­te­gra­vo­lu­cio. Ani­ma­mos a te­ner una ac­ti­tud abier­ta y no dog­má­ti­ca, evi­tan­do po­si­cio­nes de trin­che­ra para po­der ha­cer un de­ba­te pro­fun­do y fruc­tí­fe­ro y acor­dar unas ba­ses co­mu­nes, no un con­sen­so de mí­ni­mos de to­dos los mo­vi­mien­tos so­cia­les, sino una vi­sión co­mún y unas lí­neas es­tra­té­gi­cas de los mo­vi­mien­tos re­vo­lu­cio­na­rios. Para ello hay que cen­trar­se en lo fun­da­men­tal, de­jar los en­fren­ta­mien­tos per­so­na­les o las dis­cu­sio­nes poco re­le­van­tes. Esto sólo pue­de lo­grar­se con una apues­ta cla­ra de to­das las per­so­nas para aca­bar con es­tas ac­ti­tu­des, de­mos­tran­do una al­tu­ra de mi­ras su­fi­cien­te que pon­ga el in­te­rés ge­ne­ral y el bien co­mún por de­lan­te. 

  13. Ver el ar­tícu­lo: http://​blai-dal­mau.blogs­pot.com.es/​2013/​06/​pro­ces-cons­ti­tuent-o-re­vo­lu­cio-in­te­gral.html 

  14. Otras tác­ti­cas que no de­ta­lla­mos por no ex­ten­der­nos más, pero que po­de­mos co­men­tar en el de­ba­te pue­den ser: mu­tua­lis­mo auto-ges­tio­na­rio, mu­ni­ci­pa­lis­mo, sa­bo­ta­jes, lu­cha en los lu­ga­res de tra­ba­jo, etc. 

  15. Para re­fle­xio­nar más so­bre esta pro­pues­ta se pue­de leer el ar­tícu­lo: “Em­pre­sas ciu­da­da­nas, en ca­mino ha­cia una nue­va eco­no­mía de­mo­crá­ti­ca”

¿Que te ha pa­re­ci­do el tex­to? Pue­des de­jar­nos un co­men­ta­rio más aba­jo o com­par­tir­lo en las re­des so­cia­les. O si lo pre­fie­res, te­ne­mos otros tex­tos y un news­let­ter que te pue­den in­tere­sar.