Reformismo: ¿refundación o superación?

1. Sobre el reformismo

En­ten­de­mos por re­for­mis­tas los plan­tea­mien­tos que tie­nen como ob­je­ti­vo re­for­mar el ac­tual mar­co ins­ti­tu­cio­nal y de va­lo­res sin pro­po­ner nin­gún mar­co ins­ti­tu­cio­nal al­ter­na­ti­vo. El re­for­mis­mo se pue­de lle­var a cabo me­dian­te una va­rie­dad de tác­ti­cas que van des­de el in­ten­to de con­quis­tar el po­der del Es­ta­do has­ta el pro­pó­si­to de cam­biar las ins­ti­tu­cio­nes ejer­cien­do pre­sión por par­te de las or­ga­ni­za­cio­nes de la “so­cie­dad ci­vil”, etc. Más con­cre­ta­men­te, la an­ti­gua es­tra­te­gia so­cial­de­mó­cra­ta era re­for­mis­ta (por­que te­nía el ob­je­ti­vo de “so­cia­li­zar” pro­gre­si­va­men­te las ins­ti­tu­cio­nes exis­ten­tes y la pro­pie­dad) así como lo son los plan­tea­mien­tos de “pro­fun­di­zar o ra­di­ca­li­zar la de­mo­cra­cia” para “ha­cer­la más par­ti­ci­pa­ti­va” o los mo­vi­mien­tos so­cia­les par­cia­les que, sin me­nos­pre­ciar la im­por­tan­cia de las cues­tio­nes que quie­ren abor­dar, no im­pug­nan la glo­ba­li­dad del sis­te­ma ni tie­nen una pro­pues­ta cohe­ren­te para sus­ti­tuir­lo en su to­ta­li­dad (por ejem­plo los mo­vi­mien­tos por la igual­dad de gé­ne­ro, los mo­vi­mien­tos en de­fen­sa del me­dio na­tu­ral, los mo­vi­mien­tos por la pro­tec­ción de la cul­tu­ra y la len­gua, etc.).

Por con­tra, en­ten­de­mos por re­vo­lu­cio­na­rios aque­llos plan­tea­mien­tos que tie­nen el ob­je­ti­vo de sus­ti­tuir -y no com­ple­men­tar- el mar­co ins­ti­tu­cio­nal de la so­cie­dad ac­tual, es de­cir, el sis­te­ma de la eco­no­mía de mer­ca­do glo­ba­li­za­da y el Es­ta­do “de­mo­crá­ti­co” re­pre­sen­ta­ti­vo, así como el co­rres­pon­dien­te sis­te­ma de (dis)va­lo­res en el que se ba­san las re­la­cio­nes so­cia­les ac­tua­les. Aquí po­de­mos cla­si­fi­car las es­tra­te­gias del an­ti­guo es­ta­tis­mo so­cia­lis­ta y del so­cia­lis­mo li­ber­ta­rio, en­tre otras. Ac­tual­men­te en nues­tras tie­rras, po­de­mos aso­ciar a esta es­tra­te­gia al­gu­nos pro­yec­tos como la Coope­ra­ti­va In­te­gral Ca­ta­la­na, las or­ga­ni­za­cio­nes anar­co­sin­di­ca­lis­tas, el mo­vi­mien­to de re­po­bla­ción ru­ral, al­gu­nos gru­pos de re­fle­xión au­to­ges­tio­na­dos y ate­neos coope­ra­ti­vos, etc., que tie­nen una vo­lun­tad más o me­nos ex­plí­ci­ta de cons­truir un nue­vo sis­te­ma, aun­que en ma­yor o me­nor me­di­da ten­gan ca­ren­cias en cuan­to a de­fi­ni­ción y/​o fun­cio­na­mien­to.

Así pues, po­de­mos de­cir que “re­for­mis­mo o no re­for­mis­mo” es una di­co­to­mía que va aso­cia­da a los fi­nes y no a los me­dios. En este sen­ti­do, exis­ten mu­chos pro­yec­tos como al­gu­nos que aca­ba­mos de ci­tar, que pue­den ser o no re­for­mis­tas en fun­ción de sus ob­je­ti­vos. Mu­chos de es­tos pro­yec­tos se pue­den rea­li­zar como par­te de una es­tra­te­gia más am­plia para cons­truir un mo­vi­mien­to eman­ci­pa­dor glo­bal y ser, por tan­to, tác­ti­cas eman­ci­pa­do­ras[1].

2. El fracaso del reformismo en tanto que estrategia

En las úl­ti­mas dé­ca­das he­mos vi­vi­do nu­me­ro­sos in­ten­tos fra­ca­sa­dos de apli­car es­tra­te­gias re­for­mis­tas para in­ten­tar cam­biar la so­cie­dad. Un ejem­plo pa­ra­dig­má­ti­co de este fra­ca­so lo po­de­mos cons­ta­tar en la evo­lu­ción de los par­ti­dos so­cial­de­mó­cra­tas, en par­ti­cu­lar des­pués de los trein­ta años de con­sen­so so­cial­de­mó­cra­ta en bue­na par­te del mun­do (1945-1975). Es­tos par­ti­dos aca­ba­ron re­nun­cian­do a sus “idea­les” (ple­na ocu­pa­ción, ex­ten­sión del Es­ta­do de bie­nes­tar, re­dis­tri­bu­ción de la ri­que­za, etc.) e in­cor­po­rán­do­se to­tal­men­te al con­sen­so neo­li­be­ral, con­vir­tién­do­se en los ac­tua­les par­ti­dos so­cial-li­be­ra­les[2]. Ante esto po­de­mos con­cluir que es­tas es­tra­te­gias no sólo no nos con­du­cen a una so­cie­dad ba­sa­da en la au­to­no­mía[3], sino que in­clu­so a efec­tos prác­ti­cos aca­ban for­ta­le­cien­do las pro­pias ins­ti­tu­cio­nes oli­gár­qui­cas y los sis­te­mas de va­lo­res co­rres­pon­dien­tes. Esto es de­bi­do a que la es­tra­te­gia re­for­mis­ta es en si mis­ma in­su­fi­cien­te, utó­pi­ca y a-his­tó­ri­ca, ade­más de in­de­sea­ble.

Por un lado, es in­su­fi­cien­te por­que se que­da cor­ta en el aná­li­sis de las cau­sas de la cri­sis mul­ti­di­men­sio­nal ac­tual. Si bien ser cons­cien­te de la si­tua­ción crí­ti­ca en que se en­cuen­tra la so­cie­dad y que­rer­la cam­biar es un pri­mer paso ne­ce­sa­rio para su­perar esta cri­sis, la es­tra­te­gia re­for­mis­ta no afron­ta la raíz del pro­ble­ma: en nin­gún mo­men­to im­pug­na ni tra­ta de sus­ti­tuir las ins­ti­tu­cio­nes fun­da­men­ta­les del sis­te­ma ac­tual, es de­cir, el Es­ta­do “de­mo­crá­ti­co” re­pre­sen­ta­ti­vo y la eco­no­mía de mer­ca­do ca­pi­ta­lis­ta, sino que se li­mi­ta a reivin­di­car al­gu­nas me­jo­ras. No obs­tan­te, la cri­sis ge­ne­ra­li­za­da y mul­ti­di­men­sio­nal que es­ta­mos vi­vien­do hoy en día no se debe al mal fun­cio­na­mien­to de es­tas ins­ti­tu­cio­nes sino a su pro­pia idio­sin­cra­sia. Las di­ná­mi­cas in­he­ren­tes a la eco­no­mía de mer­ca­do y el Es­ta­do “re­pre­sen­ta­ti­vo” dan lu­gar a una enor­me y cre­cien­te con­cen­tra­ción de po­der que no pue­de ser re­ver­ti­da a tra­vés de sim­ples cam­bios cos­mé­ti­cos. Por tan­to, el re­for­mis­mo pro­po­ne una es­tra­te­gia utó­pi­ca; su­po­nien­do que una te­naz y ar­dua lu­cha po­pu­lar con­si­guie­ra im­ple­men­tar al­gu­nas de las re­for­mas su­ge­ri­das por las co­rrien­tes re­for­mis­tas, es­tas no po­drían ha­cer otra cosa que im­pri­mir un rit­mo li­ge­ra­men­te más len­to al avan­ce de la cri­sis mul­ti­di­men­sio­nal en cur­so, ya que in­de­fec­ti­ble­men­te de­be­rían ser com­pa­ti­bles con el fun­cio­na­mien­to y la di­ná­mi­ca del sis­te­ma ac­tual. En el im­pro­ba­ble caso de que lo fue­ran ten­drían los días con­ta­dos por­que aque­llos que las apli­ca­ran re­du­ci­rían su com­pe­ti­ti­vi­dad, he­cho que les ha­ría en­trar en una cri­sis eco­nó­mi­ca pro­fun­da[4]. Un caso ilus­tra­ti­vo so­bre esto es el pro­yec­to de Uni­dad Po­pu­lar de Chi­le (1970-1973), don­de unas re­for­mas de­ma­sia­do am­bi­cio­sas lle­va­ron al país a una si­tua­ción de ex­tra­or­di­na­ria ines­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca y pro­pi­cia­ron el es­ta­ble­ci­mien­to de un gol­pe de Es­ta­do del ré­gi­men to­ta­li­ta­rio de Pi­no­chet de la mano del im­pe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano, que gra­cias a esto ganó mu­cho po­der en la zona.

Por el otro, es a-his­tó­ri­ca por­que ig­no­ra que ac­tual­men­te la di­ná­mi­ca so­cio­eco­nó­mi­ca del sis­te­ma no es la de au­men­tar los con­tro­les so­cia­les so­bre los mer­ca­dos (pro­tec­ción del me­dio am­bien­te, de las per­so­nas, del tra­ba­jo, etc.) sino lo con­tra­rio. La di­ná­mi­ca de mer­can­ti­li­za­ción – en cada vez más te­rri­to­rios, y al mis­mo tiem­po de cada vez más as­pec­tos de nues­tra vida – es im­pa­ra­ble en el mar­co del sis­te­ma ac­tual, y el Es­ta­do de bie­nes­tar sólo ha cons­ti­tui­do un pe­que­ño pa­rén­te­sis de trein­ta años que, a cau­sa de cir­cuns­tan­cias ex­cep­cio­na­les, ha po­di­do pa­liar al­guno de los as­pec­tos de esta di­ná­mi­ca, y que ha ser­vi­do para for­ta­le­cer enor­me­men­te el sis­te­ma ni­vel ideo­ló­gi­co, des­pués de los ho­rro­res de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Así, el pro­gre­si­vo des­man­te­la­mien­to del Es­ta­do de bie­nes­tar que es­ta­mos su­frien­do no es con­se­cuen­cia de unas ma­las po­lí­ti­cas apli­ca­das por unos ma­los po­lí­ti­cos, tal como su­gie­ren los aná­li­sis re­for­mis­tas, sino de las pro­pias di­ná­mi­cas in­he­ren­tes al sis­te­ma, que pro­vo­can que no sea via­ble vol­ver a él ni a nada que se le pa­rez­ca.

Por úl­ti­mo, la es­tra­te­gia re­for­mis­ta es in­de­sea­ble por­que ni en el me­jor de los ca­sos pue­de lle­var a una cons­cien­cia de la am­pli­tud de los cam­bios que es me­nes­ter ti­rar ade­lan­te para pro­vo­car un cam­bio so­cial real. Por ejem­plo, di­ver­sos sec­to­res (a me­nu­do aso­cia­dos a co­rrien­tes trots­kis­tas) sos­tie­nen que las de­man­das re­for­mis­tas pue­den ha­cer­se con fi­nes re­vo­lu­cio­na­rios, por­que el que más pro­ba­ble in­cum­pli­mien­to de es­tas por par­te de las éli­tes del po­der pue­de pro­du­cir –se­gún ellos– una ra­di­ca­li­za­ción de la cons­cien­cia que a la vez pue­de lle­var a una si­tua­ción re­vo­lu­cio­na­ria. No obs­tan­te, a pe­sar de te­ner ló­gi­ca apa­ren­te, este tipo de ar­gu­men­ta­cio­nes son per­ni­cio­sas por dos mo­ti­vos: en pri­mer lu­gar por­que se ba­san en una con­cep­ción ins­tru­men­ta­lis­ta del pue­blo que ol­vi­da –sin que­rer­lo o de­li­be­ra­da­men­te– que el ca­mino ha­cia una so­cie­dad real­men­te de­mo­crá­ti­ca[5] im­pli­ca trans­pa­ren­cia; en se­gun­do lu­gar por­que en la prác­ti­ca con­du­cen a un de­bi­li­ta­mien­to del pen­sa­mien­to an­ti­sis­té­mi­co a me­dio pla­zo, a cau­sa del ol­vi­do pro­gre­si­vo que inevi­ta­ble­men­te pro­vo­ca una prác­ti­ca tan ale­ja­da de los ob­je­ti­vos su­pues­ta­men­te re­vo­lu­cio­na­rios. En cam­bio, en una es­tra­te­gia re­vo­lu­cio­na­ria, los ob­je­ti­vos son ex­plí­ci­tos y los me­dios o tác­ti­cas que se usan son cohe­ren­tes con es­tos ob­je­ti­vos, ya que se en­tien­de que no se pue­de su­perar la alie­na­ción con me­dios alie­nan­tes.

3. El reformismo hoy: hacia su superación

Si bien he­mos ar­gu­men­ta­do la im­po­si­bi­li­dad de cual­quier es­tra­te­gia re­for­mis­ta para re­sol­ver la cri­sis mul­ti­di­men­sio­nal que nos afec­ta, cree­mos que mu­chas ini­cia­ti­vas re­for­mis­tas com­par­ten ca­rac­te­rís­ti­cas po­si­ti­vas, como el he­cho de de­di­car cier­to tiem­po de la vida a tra­tar de me­jo­rar la so­cie­dad –y no al in­te­rés par­ti­cu­lar–, de mi­rar la reali­dad con ojo crí­ti­co o de es­tar abier­to a de­ba­tir so­bre cómo me­jo­rar­la. Nos que­re­mos dis­tan­ciar, de este modo, de los sec­to­res “re­vo­lu­cio­na­rios” pu­ris­tas que sólo cri­ti­can a dies­tro y si­nies­tro sin pro­po­ner al­ter­na­ti­vas, por­que es­ta­mos con­ven­ci­dos que el pro­yec­to re­vo­lu­cio­na­rio sólo pue­de cons­truir­se des­de el diá­lo­go crí­ti­co cons­truc­ti­vo en­tre las per­so­nas que cons­ti­tu­yen el pue­blo. Por tan­to, lo que in­ten­ta­mos ha­cer aquí es una crí­ti­ca cons­truc­ti­va, que per­mi­ta que el po­ten­cial de mu­chas per­so­nas que es­tán –o en un fu­tu­ro pue­den es­tar– in­vo­lu­cra­das en ini­cia­ti­vas de ca­rác­ter re­for­mis­ta se pue­da apli­car en una di­rec­ción ver­da­de­ra­men­te trans­for­ma­do­ra y li­be­ra­do­ra.

Lle­ga­dos a éste pun­to es per­ti­nen­te ha­cer la pre­gun­ta: ¿cómo pue­de ser que si se ha com­pro­ba­do que las es­tra­te­gias re­for­mis­tas fra­ca­sen se siga re­cu­rrien­do a ellas des­de la ma­yo­ría de mo­vi­li­za­cio­nes y mo­vi­mien­tos so­cia­les?

En pri­mer lu­gar, por­que se si­gue con­ci­bien­do al Es­ta­do de bie­nes­tar como una con­quis­ta de las cla­ses po­pu­la­res y no como la otra cara de un sis­te­ma de do­mi­na­ción que, des­pués de des­truir las con­di­cio­nes que en mu­chos mo­men­tos de la his­to­ria per­mi­tie­ron la au­to­ges­tión co­mu­ni­ta­ria de la vida so­cial, se lava la cara ante la po­bla­ción ofre­cien­do al­gu­nos ser­vi­cios so­cia­les ne­ce­sa­rios. Por esto se si­gue pi­dien­do, in­can­sa­ble­men­te, que el Es­ta­do pro­por­cio­ne de­re­chos y ser­vi­cios, en lu­gar de co­ger la res­pon­sa­bi­li­dad so­bre nues­tra vida y asu­mir los de­be­res que con­lle­va la li­ber­tad. Así, un fac­tor in­ne­ga­ble que con­du­ce al re­for­mis­mo es el con­for­mis­mo. Nos he­mos acos­tum­bra­do a que las de­ci­sio­nes ven­gan to­ma­das a tra­vés de oli­gar­quías po­lí­ti­cas, así que inevi­ta­ble­men­te pa­re­ce com­pli­ca­do ha­blar de un sis­te­ma de au­to­go­bierno po­pu­lar, acep­tan­do sus con­se­cuen­cias. Por tan­to, hay una ten­den­cia a dar apo­yo a esas “so­lu­cio­nes” que me­nos es­fuer­zo y cam­bio de chip su­po­nen, aun­que no sean ver­da­de­ras so­lu­cio­nes. De este modo, ga­nan fá­cil­men­te po­pu­la­ri­dad pro­yec­tos con apa­rien­cia y len­gua­je nue­vos pero que en el fon­do son la re­ela­bo­ra­ción de la es­tra­te­gia re­for­mis­ta. Un ejem­plo ilus­tra­ti­vo y bien ac­tual pue­de ser el pro­yec­to “Po­de­mos” que, a tra­vés de un pro­gra­ma de re­for­mas utó­pi­cas y una pues­ta en es­ce­na que in­ten­ta re­crear las for­mas del 15M, pre­ten­de ofre­cer una nue­va cara –con nue­vos per­so­na­jes ca­ris­má­ti­cos– a la vie­ja y de­ge­ne­ra­da iz­quier­da es­ta­tis­ta es­pa­ño­la.

En se­gun­do lu­gar, por­que el pa­ra­dig­ma so­cial do­mi­nan­te pro­mue­ve la co­mo­di­dad y la ra­pi­dez, cuan­do el pro­ce­so de cam­bio re­vo­lu­cio­na­rio es duro y len­to. Este pa­ra­dig­ma em­pu­ja a mu­chas per­so­nas a lo que po­de­mos lla­mar in­me­dia­tis­mo, a que­rer re­sul­ta­dos y a es­pe­rar­los aho­ra mis­mo. A me­nu­do no se tie­ne en cuen­ta que si el sis­te­ma ac­tual­men­te es­ta­ble­ci­do ha tar­da­do más de dos si­glos en for­mu­lar­se y desa­rro­llar­se en su com­ple­ji­dad, no es fac­ti­ble in­ten­tar cam­biar sus di­ná­mi­cas de un día para el otro. El pa­ra­dig­ma ac­tual tam­bién im­bu­ye a mu­chas per­so­nas ha­cia el hi­per­ac­ti­vis­mo, es de­cir, la ten­den­cia a creer que “lo prác­ti­co” es par­ti­ci­par en mo­vi­li­za­cio­nes va­rias e im­pul­sar pro­yec­tos que nos den la sen­sa­ción que al­gu­na cosa cam­bia YA, mien­tras se de­di­ca poco tiem­po a pen­sar y re­fle­xio­nar es­tra­té­gi­ca­men­te para rea­li­zar po­cos pa­sos pero en la bue­na di­rec­ción y con fir­me­za, cons­tru­yen­do ba­ses só­li­das. Este pro­ce­so se ha pues­to de ma­ni­fies­to úl­ti­ma­men­te con la de­ca­den­cia de las mo­vi­li­za­cio­nes del 15M: ini­cial­men­te, en mu­chos lu­ga­res, el en­fo­que re­vo­lu­cio­na­rio de cen­trar las ener­gías en el desa­rro­llo de asam­bleas con vo­lun­tad de ser so­be­ra­nas en los pue­blos y ba­rrios es­tu­vo bien pre­sen­te, en­tre otras ini­cia­ti­vas que apun­ta­ban al es­ta­ble­ci­mien­to de nue­vas ins­ti­tu­cio­nes de ca­rác­ter po­pu­lar y au­to­ges­tio­na­do en di­ver­sos ám­bi­tos, así como al desa­rro­llo de nue­vos va­lo­res. Sin em­bar­go, a cau­sa del in­me­dia­tis­mo im­pe­ran­te y a que no se puso so­bre la mesa un pro­yec­to an­ti­sis­té­mi­co cohe­ren­te de­fen­di­do con la su­fi­cien­te fuer­za, se fue ca­yen­do en el hi­per­ac­ti­vis­mo, has­ta el pun­to que hoy en día esta es la ten­den­cia am­plia­men­te ma­yo­ri­ta­ria en las ini­cia­ti­vas que son he­re­de­ras de aque­llas mo­vi­li­za­cio­nes, mu­chas de las cua­les tie­nen un ca­rác­ter sim­ple­men­te reivin­di­ca­ti­vo y de lu­cha de re­sis­ten­cia co­ti­dia­na.

A raíz de todo esto, si bien es cier­to que hay que ir dan­do pa­sos aquí y aho­ra en el mar­co de una tran­si­ción re­vo­lu­cio­na­ria, es cla­ve pro­cu­rar no con­fun­dir, como su­ce­de a me­nu­do, “pa­sos” con “par­ches”: los pa­sos son tác­ti­cas que nos ha­cen avan­zar pro­gre­si­va­men­te en el ca­mino ha­cia una so­cie­dad eman­ci­pa­da, mien­tras que los par­ches son sim­ple­men­te “tác­ti­cas” que se ha­cen como un fin en si mis­mas, sin es­tar re­la­cio­na­das con un ob­je­ti­vo ni es­tra­te­gia de­fi­ni­da, sim­ple­men­te para me­jo­rar las con­di­cio­nes de vida en un mo­men­to dado o para re­sis­tir los em­bis­tes del sis­te­ma ac­tual[6]. Aun­que mo­vi­li­zar­se para ha­cer fren­te a los ma­les del sis­te­ma siem­pre es me­jor que no que­dar­se de bra­zos cru­za­dos su­mi­dos en la apa­tía, es tam­bién peor que no de­di­car nues­tras ener­gías a pen­sar y cons­truir una nue­va es­truc­tu­ra so­cial y de va­lo­res. En otras pa­la­bras, es me­jor “re­sis­tir” que no ha­cer nada, pero es me­jor “cons­truir” que no “re­sis­tir”. Sin em­bar­go, una for­ma de su­perar esta apa­ren­te di­co­to­mía es com­pren­de que la me­jor for­ma de re­sis­tir es cons­truir, ya que cons­truir nos hace fuer­tes y nos per­mi­te re­sis­tir y lu­char con más efec­ti­vi­dad, a la vez ha­cer que avan­zar so­bre el te­rreno los cam­bios que pro­pug­na­mos[7].

Por úl­ti­mo, otro fac­tor im­por­tan­te que con­du­ce al re­for­mis­mo es el he­cho de dar por des­con­ta­das las ins­ti­tu­cio­nes del sis­te­ma ac­tual y no ser ca­pa­ces de ima­gi­nar nue­vas ni de ti­rar­las ade­lan­te. Así, como se hizo pa­ten­te en el mar­co del 15M, asis­ti­mos a una pa­rá­li­sis so­cial que se aga­rra a lo co­no­ci­do aun­que se pue­da de­mos­trar que nos lle­va a un ca­lle­jón sin sa­li­da. A cau­sa de esto, su­fri­mos una ins­ti­tu­cio­na­li­za­ción ver­ti­cal de los pro­yec­tos y lu­chas, por fal­ta de pro­pues­tas crea­ti­vas para or­ga­ni­zar la so­cie­dad de otro modo. En este sen­ti­do, ac­tual­men­te en­con­tra­mos al­gu­nas pro­pues­tas que, a pe­sar de te­ner una re­tó­ri­ca su­pues­ta­men­te “re­vo­lu­cio­na­ria”, sólo con­si­guen re­ge­ne­rar el sis­te­ma en el que abo­gan por par­ti­ci­par, man­te­nien­do in­tac­tas sus prin­ci­pa­les ins­ti­tu­cio­nes y di­ná­mi­cas, ade­más de pro­vo­car con­fu­sión res­pec­to a una nue­va es­tra­te­gia ver­da­de­ra­men­te trans­for­ma­do­ra. Este es el caso de la ini­cia­ti­va Pro­cés Cons­ti­tuient, que pre­ten­de ca­na­li­zar el cam­bio so­cial a tra­vés de la pro­cla­ma­ción e ins­tau­ra­ción de una nue­va cons­ti­tu­ción y apor­tan­do –en úl­ti­ma ins­tan­cia– nue­vos can­di­da­tos al go­bierno. Otro ejem­plo es el de la CUP, que a pe­sar de que se pre­sen­te como un “ca­ba­llo de Tro­ya” de los mo­vi­mien­tos so­cia­les en las ins­ti­tu­cio­nes, en la prác­ti­ca esta idea no apa­re­ce en su pro­gra­ma, que se li­mi­ta a de­fen­der la im­plan­ta­ción de me­di­das esen­cial­men­te so­cial­de­mó­cra­tas y a le­gi­ti­mar el jue­go de la po­lí­ti­ca oli­gár­qui­ca par­la­men­ta­ria, en­tran­do en ella de lleno, sin im­pug­nar su esen­cia. Así, no se­ría ex­tra­ño que la CUP aca­ba­ra como los Ver­des ale­ma­nes, es de­cir, que su paso por las ins­ti­tu­cio­nes es­ta­ta­les la aca­be trans­for­man­do a ella y no al re­vés, como pre­ten­de[8].

En con­clu­sión, la for­ma de su­perar el re­for­mis­mo im­pe­ran­te es de­jar atrás to­das las la­cras que aca­ba­mos de men­cio­nar, así como ha­cer pa­sos para que mu­chas lu­chas con­cre­tas y lo­ca­les que se es­tán lle­van­do a cabo ac­tual­men­te de modo dis­per­so y que son po­si­ti­vas pue­dan me­jo­rar cua­li­ta­ti­va­men­te su ca­pa­ci­dad trans­for­ma­do­ra en­mar­cán­do­se en una es­tra­te­gia glo­bal de tran­si­ción re­vo­lu­cio­na­ria con unos fi­nes y me­dios cohe­ren­tes[9]. Esto im­pli­ca una re­fle­xión pro­fun­da so­bre cómo cada ac­ción con­cre­ta pue­de con­tri­buir o no a avan­zar en este pro­ce­so, in­ten­tan­do li­be­rar­se de dog­mas pre­con­ce­bi­dos. Por otro lado, como la trans­pa­ren­cia y la ho­nes­ti­dad son va­lo­res bá­si­cos para la cons­truc­ción de un sis­te­ma ba­sa­do en la au­to­no­mía, es fun­da­men­tal que el fon­do re­vo­lu­cio­na­rio de la es­tra­te­gia que se está lle­van­do a cabo se haga ex­plí­ci­to con­ti­nua­men­te. Así, cada ac­ción tie­ne que ser­vir para po­ner en evi­den­cia la ne­ce­si­dad de sus­ti­tuir las ins­ti­tu­cio­nes oli­gár­qui­cas ac­tua­les y el sis­te­ma de va­lo­res que les es in­he­ren­te por una nue­va so­cie­dad ba­sa­da en la au­to­no­mía en to­dos los ám­bi­tos –la de­mo­cra­cia po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca, la coope­ra­ción so­cial, la vir­tud per­so­nal y la re­in­te­gra­ción con la na­tu­ra­le­za– y para avan­zar en este ca­mino[10].


  1. Un cla­ro ejem­plo de un tipo de tác­ti­ca que pue­de ser o no re­for­mis­ta se­gún cómo se plan­tee es la tác­ti­ca de pre­sen­tar can­di­da­tu­ras en las elec­cio­nes lo­ca­les. Esta tác­ti­ca ha sido muy cues­tio­na­da tra­di­cio­nal­men­te por di­ver­sos sec­to­res que la han con­si­de­ra­do re­for­mis­ta <em>per se</​em>, cuan­do, en cam­bio, se pue­de rea­li­zar como par­te de una es­tra­te­gia más am­plia para cons­truir un mo­vi­mien­to eman­ci­pa­dor glo­bal y que ten­ga en este caso con­cre­to el ob­je­ti­vo de di­sol­ver el po­der con­cen­tra­do de las ins­ti­tu­cio­nes lo­ca­les para pa­sar­lo a asam­bleas po­pu­la­res so­be­ra­nas lo­ca­les que pue­dan au­to­ges­tio­nar la pro­pia vida co­lec­ti­va de un te­rri­to­rio, tal y como pro­po­nen pro­yec­tos como el Mu­ni­ci­pa­lis­mo Li­ber­ta­rio o la De­mo­cra­cia In­clu­si­va. 

  2. Una ex­pli­ca­ción de­ta­lla­da so­bre las cau­sas del fra­ca­so de la es­tra­te­gia so­cial­de­mó­cra­ta se pue­de en­con­trar en el ca­pí­tu­lo 6 del li­bro “Cri­sis Mul­ti­di­men­sio­nal y De­mo­cra­cia In­clu­si­va”

  3. Del grie­go “auto”, uno mis­mo, y “no­mos”, ley, dar­se a sí mis­mo la ley. Esto es, una so­cie­dad en la que ten­ga­mos la po­si­bi­li­dad real de par­ti­ci­par jun­ta­men­te con los de­más, en un plano de igual­dad efec­ti­va, en la de­ter­mi­na­ción de nues­tro des­tino so­cial, así como de desa­rro­llar in­di­vi­dual­men­te nues­tra per­so­na, es de­cir, to­mar las rien­das de nues­tra vida tan­to a ni­vel so­cial como per­so­nal. 

  4. Para un aná­li­sis en pro­fun­di­dad de las di­ná­mi­cas del sis­te­ma ac­tual ver el li­bro “Cri­sis Mul­ti­di­men­sio­nal y De­mo­cra­cia In­clu­si­va”

  5. En­ten­dien­do de­mo­cra­cia como aquel ré­gi­men en el que el pue­blo se au­to­go­bier­na di­rec­ta­men­te a tra­vés de asam­bleas, sin ce­der el po­der a “re­pre­sen­tan­tes”. 

  6. Un ex­po­nen­te muy ca­carea­do úl­ti­ma­men­te que re­fuer­za esta con­fu­sión en­tre pa­sos y par­ches en nom­bre de un su­pues­to “rea­lis­mo re­for­mis­ta” son las te­sis de Noam Chomsky, que par­ten de un en­fo­que in­ge­nuo, se­gún el cual el Es­ta­do y las di­ná­mi­cas de mer­ca­do neo­li­be­ra­les no son dos ca­ras de una mis­ma mo­ne­da, sino que el Es­ta­do es-en una me­tá­fo­ra que uti­li­za re­pe­ti­da­men­te-como una jau­la que a la vez que nos opri­me nos pue­de pro­te­ger de los de­pre­da­do­res trans­na­cio­na­les. Sin em­bar­go, como se­ña­la J. He­rod, “los de­pre­da­do­res no es­tán fue­ra de la jau­la, la jau­la, son ellos y sus prác­ti­cas”. 

  7. Ac­tual­men­te el re­for­mis­mo ideo­ló­gi­co y prác­ti­co y la fal­ta de pro­yec­to eman­ci­pa­dor lle­gan tan le­jos que se pre­sen­tan lu­chas de mera re­sis­ten­cia y de­man­das al po­der para de­te­ner de­ter­mi­na­dos pro­yec­tos, como lu­chas re­vo­lu­cio­na­rias. Es el caso de lo ocu­rri­do re­cien­te­men­te en el ba­rrio de Ga­mo­nal de Bur­gos, don­de los ve­ci­nos se han uni­do ma­si­va­men­te para pa­rar un pro­yec­to ur­ba­nís­ti­co. Sin me­nos­pre­ciar la fuer­za y ​​la ne­ce­si­dad de es­tas prác­ti­cas, és­tas no se pue­den con­si­de­rar aho­ra mis­mo el todo de una es­tra­te­gia re­vo­lu­cio­na­ria. 

  8. Un po­si­cio­na­mien­to crí­ti­co con el Pro­ce­so Cons­ti­tu­yen­te se pue­de en­con­trar en el ar­tícu­lo “¿Pro­ce­so Cons­ti­tu­yen­te o Re­vo­lu­ción In­te­gral?” (Blai Dal­mau, 2013). Res­pec­to a la CUP, ver el “Ma­ni­fies­to por el No-Sí: ¡la re­vo­lu­ción, sin Es­ta­do-na­ción, es la so­lu­ción!” (GRA, 2013). Para co­no­cer más en de­ta­lle el ejem­plo de la de­ge­ne­ra­ción de los Ver­des ale­ma­nes ver “Del par­tit-an­ti­par­tit al par­tit-par­tit. Breu his­tò­ria del par­tit verd ale­many” (Georgy Kat­sia­fi­cas, frag­ment del lli­bre “The Sub­ver­sion of Po­li­tics”). 

  9. Una pro­pues­ta es­tra­té­gi­ca ins­pi­ra­do­ra pue­de en­con­trar­se en el ar­tícu­lo “Es­tra­te­gias de tran­si­ción y el pro­yec­to de la De­mo­cra­cia In­clu­si­va” (Ta­kis Fo­to­po­ulos, 2005). 

  10. Por po­ner un ejem­plo, una or­ga­ni­za­ción de de­fen­sa del me­dio am­bien­te de una de­ter­mi­na­da co­mar­ca pue­de li­mi­tar­se a lu­char con­tra un pro­yec­to ur­ba­nís­ti­co o una ley, o pue­de ir más allá y pro­mo­ver la re­fle­xión so­bre cómo es­tos pro­ble­mas con­cre­tos se re­la­cio­nan con el pro­ble­ma esen­cial que se en­cuen­tra en las ins­ti­tu­cio­nes y va­lo­res im­pe­ran­tes. Así, pue­de ex­pli­ci­tar a tra­vés de su ac­ción que el sis­te­ma ac­tual ge­ne­ra inevi­ta­ble­men­te una di­ná­mi­ca de “cre­cer o mo­rir” y un sis­te­ma de va­lo­res ba­sa­do en la do­mi­na­ción y la in­cons­cien­cia que nos lle­van a la ex­plo­ta­ción de la na­tu­ra­le­za. En con­se­cuen­cia, pue­de po­ner de ma­ni­fies­to que la úni­ca for­ma de re­sol­ver de­fi­ni­ti­va­men­te la de­gra­da­ción me­dioam­bien­tal es cons­tru­yen­do un nue­vo sis­te­ma so­cial y de va­lo­res. Ade­más, en lu­gar de pe­dir a las ins­ti­tu­cio­nes que re­suel­van sus de­man­das –he­cho que a ni­vel glo­bal se­ría ne­ga­ti­vo, por­que le­gi­ti­ma­ría las ins­ti­tu­cio­nes que son la raíz del pro­ble­ma–, pue­de pro­pi­ciar di­ná­mi­cas de au­to­or­ga­ni­za­ción po­pu­lar que pon­gan en prác­ti­ca un modo de re­la­cio­nar­se en­tre las per­so­nas y con el en­torno ba­sa­da en el apo­yo mu­tuo y la si­ner­gia. 

¿Que te ha pa­re­ci­do el tex­to? Pue­des de­jar­nos un co­men­ta­rio más aba­jo o com­par­tir­lo en las re­des so­cia­les. O si lo pre­fie­res, te­ne­mos otros tex­tos y un news­let­ter que te pue­den in­tere­sar.