Sembrando autonomía en nuestras cabezas

Experiencia de los Grupos de Estudio de Democracia Inclusiva de Cataluña y el Grupo de Acción de Democracia Inclusiva de Cataluña

Introducción[1]

En el pe­río­do 2009–2012, Blai Dal­mau yo mis­ma y otros com­pa­ñe­ros/​as im­pul­sa­mos en Ca­ta­lu­ña va­rios Gru­pos de Es­tu­dio acer­ca del pro­yec­to de la De­mo­cra­cia In­clu­si­va (DI), con la in­ten­ción de ofre­cer una nue­va for­ma de apren­di­za­je co­lec­ti­vo y au­to­ges­tio­na­do, con un con­te­ni­do ra­di­cal y trans­for­ma­dor, com­par­tien­do fra­ter­nal­men­te nues­tros apren­di­za­jes y re­fle­xio­nes, des­pués de años de su­frir el asép­ti­co aca­de­mi­cis­mo im­pe­ran­te, el es­tan­ca­mien­to del co­no­ci­mien­to en la uni­ver­si­dad y la frag­men­ta­ción de los mo­vi­mien­tos so­cia­les en la ca­lle.

Las ini­cia­ti­vas edu­ca­ti­vas au­to­ges­tio­na­das y con con­te­ni­dos ra­di­ca­les eran prác­ti­ca­men­te inexis­ten­tes en la Ca­ta­lu­ña de en­ton­ces. Esta si­tua­ción, la fal­ta de al­ter­na­ti­vas, que hoy per­du­ra en gran me­di­da, lle­va­ba a mu­chas per­so­nas ha­cia la uni­ver­si­dad es­ta­tal, pese a ser cons­cien­tes de que, en su ma­yor par­te, “las uni­ver­si­da­des son fa­bri­cas de humo” (Ken­neth Rex­roth).

La ex­pe­rien­cia de los Gru­pos de Es­tu­dio de DI (GE­DI’s) y la crea­ción del pa­ra­le­lo y sub­si­guien­te Gru­po de Ac­ción de De­mo­cra­cia In­clu­si­va (GADI) de Ca­ta­lu­ña fue­ron ini­cia­ti­vas que tu­vie­ron mu­chos fru­tos y de las cua­les in­ten­ta­mos aún apren­der erro­res y acier­tos, por la cual cosa las ex­pon­go, a gran­des ras­gos, a con­ti­nua­ción, por si pue­de ser útil a otras per­so­nas que se plan­teen la crea­ción de gru­pos de es­tu­dio en el sen­ti­do de la Re­vo­lu­ción In­te­gral.

Constitución y desarrollo de los grupos

Todo em­pe­zó a prin­ci­pios del 2009, cuan­do Blai con­si­guió ha­llar uno de los úl­ti­mos ejem­pla­res que que­da­ban en Es­pa­ña del li­bro “Ha­cia una De­mo­cra­cia In­clu­si­va – La cri­sis de la eco­no­mía de mer­ca­do y la ne­ce­si­dad de un nue­vo pro­yec­to li­be­ra­dor” (Ta­kis Fo­to­po­ulos, 1997) y lo de­vo­ró con frui­ción. A con­ti­nua­ción, pro­pu­so a un gru­po de com­pa­ñe­ros y ami­gos, to­dos ellos in­vo­lu­cra­dos en la Red por el De­cre­ci­mien­to que es­ta­ba muy ac­ti­va por aquél en­ton­ces, la lec­tu­ra com­par­ti­da y re­fle­xio­na­da del li­bro, lo que su­pu­so un pri­mer atis­bo po­si­ti­vo, aun­que me­nos or­ga­ni­za­do y ri­gu­ro­so, de lo que lue­go se­rían los Gru­pos de Es­tu­dio de DI.

Unos me­ses más tar­de, para fo­men­tar el sur­gi­mien­to de gru­pos se­me­jan­tes de una for­ma más or­ga­ni­za­da, nos pu­si­mos a di­se­ñar un pro­gra­ma de es­tu­dio de­ta­lla­do del ci­ta­do li­bro, “Ha­cia una De­mo­cra­cia In­clu­si­va”, con pro­pues­tas con­cre­tas para abor­dar col·lec­ti­va­men­te el con­te­ni­do y me­to­do­lo­gías se­rias y, en par­te, in­no­va­do­ras. Al cabo de poco tiem­po, em­pe­za­mos a di­fun­dir el pro­gra­ma en­tre dis­tin­tas re­des so­cia­les, co­lec­ti­vos, es­pa­cios au­to­ges­tio­na­dos, ami­gos/​as y com­pa­ñe­ros/​as, en por­ta­les de in­ter­net, etc. con una con­vo­ca­to­ria para el pri­mer en­cuen­tro que ser­vi­ri­ría para co­no­cer­nos las in­tere­sa­das, ex­pli­car la mo­ti­va­ción del pro­yec­to y la pro­pues­ta de fun­cio­na­mien­to, así como es­ta­ble­cer un día y hora se­ma­nal de reunión.

Los gru­pos que em­pe­za­ron gra­cias a este im­pul­so ini­cial -más tar­de ven­drían otros, en di­ver­sos lu­ga­res, ins­pi­ra­dos por nues­tra ex­pe­rien­cia- fue­ron en Gi­ro­na, Fi­gue­res y Bar­ce­lo­na. En Bar­ce­lo­na, el gru­po más nu­me­ro­so, nos reunía­mos en la Uni­ver­si­tat Lliu­re La Ri­maia, un pro­yec­to de aco­gi­mien­to de la edu­ca­ción au­to­ges­tio­na­da que oku­pó va­rios edi­fi­cios de la ciu­dad con­se­cu­ti­va­men­te du­ran­te unos 3 años. Este pro­yec­to ha­bía sur­gi­do de las lu­chas en la uni­ver­si­dad y de per­so­nas y gru­pos que, como no­so­tros, se ha­bían dado cuen­ta de que ha­cía fal­ta pen­sar en otro tipo de es­pa­cios de for­ma­ción aje­nos a la uni­ver­si­dad con­ven­cio­nal, con nue­vos con­te­ni­dos y for­mas. De heh­co, en ple­na cús­pi­de de las mo­vi­li­za­cio­nes es­tu­dian­ti­les, en la pri­ma­ve­ra del año 2009, sa­lió a la luz Po­dem!, una pu­bli­ca­ción ma­si­va (500.000 ejem­pla­res) im­pul­sa­da por En­ric Du­ran y otros com­pa­ñe­ros/​as, en la que Blai es­cri­bía:

Necesitamos potenciar nuestra capacidad de reflexión y aprendizaje independiente y crear instituciones educativas alternativas que reemplacen la imposición por la autonomía y la competencia por la cooperación. La actual negación de las reformas neoliberales tiene que conducir, tarde o temprano, al desarrollo de una visión positiva que genere nuevas escuelas libres y universidades auto-gestionadas. Es aquí donde todos y todas tenemos un gran futuro por explorar.[2]

En la Uni­ver­si­tat Lliu­re la Ri­maia nos hi­ci­mos un gru­po fuer­te, con miem­bros pro­vi­nien­tes de dis­tin­tos ám­bi­tos y eda­des, des­de ado­les­cen­tes que aca­ba­ban de sa­lir del ins­ti­tu­to has­ta per­so­nas ju­bi­la­das, pa­san­do por vein­tea­ñe­ros enér­gi­cos como no­so­tros y trein­ta­ñe­ros que bus­ca­ban al­ter­na­ti­vas y res­pues­tas a un mun­do que pa­re­cía em­pe­zar a des­mo­ro­nar­se. Los pro­ce­sos de trans­for­ma­ción de la cons­cien­cia que su­ce­dían en los gru­pos eran cier­ta­men­te im­pac­tan­tes: per­so­nas que se ha­bían apun­ta­do al gru­po por sim­ple cu­rio­si­dad y ga­nas de com­par­tir col·le­ci­va­men­te, con un ba­ga­je bas­tan­te re­for­mis­ta-sis­té­mi­co, o casi sin for­ma­ción po­lí­ti­ca, se ra­di­ca­li­za­ban y pro­fun­di­za­ban su cues­tio­na­mien­to del sis­te­ma Es­ta­do-Mer­ca­do a una ve­lo­ci­dad in­creï­ble; al­gu­nos de los más jo­ve­nes se mo­ti­va­ban ma­ra­vi­llo­sa­men­te para cam­biar el mun­do y de­ci­dían de­jar apar­ca­da la uni­ver­si­dad o la for­ma­ción la­bo­ral y de­di­car­se a pro­mo­ver y es­tu­diar la De­mo­cra­cia In­clu­si­va y al mis­mo tiem­po mon­tar pro­yec­tos au­to­ges­tio­na­dos en base a la ayu­da mu­tua. Quién más y quién me­nos, to­dos apren­día­mos a pen­sar, a ar­gu­men­tar, a ima­gi­nar y a pro­yec­tar una ima­gen de so­cie­dad mu­cho más desea­ble y sos­te­ni­ble, em­po­de­rán­do­nos in­di­vi­dual­men­te al pre­pa­rar las se­sio­nes, ex­po­ner con­te­ni­dos y ela­bo­rar di­ná­mi­cas para todo el gru­po. El nú­me­ro apro­xi­ma­do de los miem­bros del gru­po os­ci­la­va en­tre un mí­ni­mo de 8 a un má­xi­mo de 15 o 20.

De los gru­pos de es­tu­dio que im­pul­sa­mos en dis­tin­tos pun­tos de la geo­gra­fía ca­ta­la­na el que más cons­tan­cia y ac­ti­vi­dad tuvo fue el de Bar­ce­lo­na, con lo cual des­pués de unos me­ses de prác­ti­ca re­fle­xi­va de­ci­di­mos for­mar un gru­po más en­ca­ra­do a la ac­ción po­lí­ti­ca, que lle­va­ra a cabo una di­fu­sión mu­cho más am­plia de las ideas que es­ta­ba­mos es­tu­dian­do, desa­rro­llan­do y re­fle­xio­nan­do. Así na­ció el Gru­po de Ac­ción para la De­mo­cra­cia In­clu­si­va de Ca­ta­lu­ña (GADI), en la pri­ma­ve­ra de 2010. Con este gru­po, for­ma­do por los par­ti­ci­pan­tes más im­pli­ca­dos y mo­ti­va­dos de los gru­pos de es­tu­dio, se­gui­mos pro­mo­vien­do gru­pos de es­tu­dio, se­mi­na­rios, ci­clos de for­ma­ción, así como una pu­bli­ca­ción lla­ma­da De­mos en la cuál es­cri­bía­mos ar­tícu­los tra­tan­do de re­la­cio­nar nues­tras pro­ble­má­ti­cas con­cre­tas e in­me­dia­tas (Huel­gas ge­ne­ra­les, cons­truc­ción de em­pre­sas coope­ra­ti­vas, elec­cio­nes, etc.) con el aná­li­sis glo­bal que nos pro­por­cio­na­ba la pers­pec­ti­va de la De­mo­cra­cia In­clu­si­va. Tam­bién pu­bli­cá­ba­mos un bo­le­tín bi­mes­tral di­gi­tal e in­for­ma­ti­vo, con las no­ve­da­des y ac­ti­vi­da­des re­la­cio­na­das con la De­mo­cra­cia In­cluis­va, cuya au­dien­cia lle­gó a más de 1000 sus­crip­to­res, y, de vez en cuan­do, emi­tía­mos co­mu­ni­ca­dos pú­bli­cos para in­ter­ve­nir en cues­tio­nes pun­zan­tes de ac­tua­li­dad. Asi mis­mo, Blai y yo tra­du­ji­mos en esa épo­ca el li­bro “Cri­sis Mul­ti­di­men­sio­nal y De­mo­cra­cia In­clu­si­va” (Ta­kis Fo­to­po­luos, 2005), el cual, a par­te de ser más ac­tual, era más sin­té­ti­co que “Ha­cia una De­mo­cra­cia In­clu­si­va”, y con ca­pí­tu­los más cor­tos, cosa que per­mi­tía rea­li­zar las se­sio­nes de los gru­pos de es­tu­dio de for­ma más pau­sa­da y abar­ca­ble en poco más de 2 ho­ras que du­ra­ban nues­tras se­sio­nes.

El de­sier­to re­vo­lu­cio­na­rio en qué nos en­con­tra­bá­mos pa­re­cía em­pe­zar a re­ver­de­cer y con ello mo­vi­li­za­cio­nes como las del 15-M de 2011 lle­va­ron a las pla­zas de for­ma más o me­nos ím­pli­ci­ta o in­tuï­ti­va al­gu­nas de las ideas y pro­pues­tas que cons­ti­tuían el co­ra­zón cen­tral del pro­yec­to de la De­mo­cra­cia In­clu­si­va que ve­nía­mos pro­mo­vien­do, es­pe­cial­men­te, las asam­bleas y la de­mo­cra­cia di­rec­ta como for­ma de au­to­ges­tio­nar los asun­tos pú­bli­cos, im­pug­nan­do las ins­ti­tu­cio­nes po­lí­ti­cas re­pre­sen­ta­ti­vas y los par­ti­dos. Allí es­tu­vi­mos, en las pla­zas, rea­li­zan­do char­las y in­ter­ven­cio­nes, apor­tan­do ma­te­rial re­fle­xi­vo y cons­truc­ti­vo, pero aún con un dis­cur­so de­ma­sia­do mi­no­ri­ta­rio y poco ar­ti­cu­la­do como para po­der con­tri­buir sus­tan­cial­men­te a que el es­ta­lli­do del 15-M des­enm­bo­ca­se en una sus­tan­ti­va trans­for­ma­ción so­cial y per­so­nal en el ca­mino ha­cia un nue­vo sis­te­ma. Un año más tar­de pu­bli­ca­mos un aná­li­sis so­bre el 15-M en la pu­bli­ca­ción ma­si­va “Re­be­laos!” con el tí­tu­lo “De la au­to­or­ga­ni­za­ción en las pla­zas a la cons­truc­ción de una nue­va so­be­ra­nía po­pu­lar”.

Análisis de aciertos y limitaciones

En pri­mer lu­gar, voy a po­ner so­bre la mesa al­gu­nos acier­tos y pun­tos fuer­tes de ta­les gru­pos, así como los ele­men­tos que se­gún mi modo de ver fue­ron cla­ve para que tu­vie­ran el im­pac­to que tu­vie­ron:

  • Mo­ti­va­ción, se­rie­dad y en­tu­sias­mo: al­gu­nos de los im­pul­so­res de los gru­pos nos de­di­ca­mos en cuer­po y alma a la ta­rea de di­fun­dir el pro­yec­to de la DI du­ran­te aque­llos años. Creía­mos que era fun­da­men­tal ha­cer­lo, que era una con­tri­bu­ción his­tó­ri­ca, que nos me­jo­ra­ba a no­so­tros y que apor­ta­ría he­rra­mien­tas, con­cep­tos e ideas para me­jo­rar ra­di­cal­men­te el mun­do. Nos lo to­má­ba­mos con igual o ma­yor se­rie­dad que un tra­ba­jo “re­mu­ne­ra­do”. Éra­mos se­rios y de­di­ca­dos, por la cual cosa las per­so­nas que par­ti­ci­pa­ban en los gru­po tam­bién lo eran o lo de­ve­nian, y, si no lo vi­vían así, no tar­da­ban en mar­char­se por­que la cul­tu­ra gru­pal era de mu­cha dis­ci­pli­na, se­rie­dad, mo­ti­va­ción y cons­cien­cia so­bre la im­por­tan­cia de la ta­rea.

  • Res­pon­sa­bi­li­dad in­di­vi­dual: las per­so­nas asu­mían la pre­pa­ra­ción de al­gu­na/​s se­sion/​es, así como la di­na­mi­za­ción de ellas, aun­que todo el mun­do de­bía leer­se igual­men­te los ca­pí­tu­los del pro­gra­ma. Aun­que les re­sul­ta­ra di­fí­cil com­pren­der al­gu­nas cues­tio­nes de aná­li­sis eco­nó­mi­co o po­lí­ti­co, por ejem­plo, las du­das se re­sol­vían en­tre to­dos, re­sul­tan­do de todo ello una ele­va­ción del pen­sa­mien­to que no se hu­bie­ra dado si nos hu­bie­rá­mos li­mi­ta­do a es­tu­diar lo que nos re­sul­ta­ba “fá­cil”, có­mo­do o sim­ple. No era un pro­ble­ma exi­gir­nos más de nues­tras po­si­bi­li­da­des del mo­men­to, pues­to que con­si­de­rá­ba­mos que es­tá­ba­mos en evo­lu­ción cons­tan­te y que cual­quie­ra po­día apren­der.

  • Li­de­raz­go in­te­lec­tual y es­tra­té­gi­co: las per­so­nas que im­pul­sa­mos y pro­mo­vi­mos los gru­pos, par­ti­cuar­men­te Blai, lle­va­mos ya al­gu­nos años im­pli­ca­dos en el es­tu­dio, la re­fle­xión y la prác­ti­ca po­lí­ti­ca con ideas si­mi­la­res a las que es­tu­diá­ba­mos, re­fle­xio­na­ba­mos y di­fun­día­mos en los GE­DIs y GADI. Las di­fe­ren­cias de ex­pe­rien­cia y co­no­ci­mien­tos apor­ta­das al bien co­mún del gru­po ayu­da­ban a su­perar es­tan­ca­mien­tos y du­das so­bre con­te­ni­dos cuan­do las ha­bía así como da­ban un cier­to em­pu­je y vi­sión es­tra­té­gi­ca que nos ha­cía avan­zar en el pro­yec­to en ge­ne­ral y en los sub­pro­yec­tos que iban sur­gien­do.

  • Com­pro­mi­so: li­ga­do con la se­rie­dad de los cur­sos que plan­téa­ba­mos nos en­con­tra­mos la cues­tión del com­pro­mi­so: ha­bía que asis­tir a un mí­ni­mo de se­sio­nes para for­mar par­te del gru­po, ya que sino se no­ta­ba mu­cho la di­fe­ren­cia en­tre los que es­ta­ban si­guien­do los ana­li­sis y ra­zo­na­mien­tos co­lec­ti­vos y los que no, y esto di­fi­cul­ta­ba el avan­ce.

  • Proac­ti­vi­dad e in­no­va­ción: Para mí,un pun­to fuer­te era el he­cho de que no nos li­mi­tá­ba­mos a se­guir lo que se es­ta­ba ha­cien­do en otros gru­pos o re­des sino que te­nía­mos cla­ra nues­tra pro­pues­ta y fun­ción, y tra­ba­já­ba­mos en ella con es­me­ro. Esto no quie­re de­cir que nos mar­gi­ná­ra­mos o que no co­no­cie­ra­mos a otros gru­pos y pro­yec­tos -en al­gun mo­men­to sí pasó un poco que nos ais­la­mos en nues­tro pro­pio pa­ra­guas-, pero era­mos crea­ti­vos en el sen­ti­do de in­ten­tar más bien que las per­so­nas se in­tere­sa­ran y mo­ti­va­ran por nues­tro pro­yec­to y no tan­to de ir ha­cia ellos a la es­pe­ra de coor­di­na­ción o apo­yo. Erá­mos bas­tan­te auto-de­pen­dien­tes y bus­ca­bá­mos auto-crear un foco de atrac­ción para per­so­nas que desea­ran for­mar­se en los cam­pos que cu­bría­mos. Esto lo ha­cia­mos por­que creia­mos fir­me­men­te que la De­mo­cra­cia In­clu­si­va su­po­nia una sin­te­sis y su­pera­ción de mu­chos plan­tea­mien­tos y pro­yec­tos exis­ten­tes.

  • En­sa­yo mi­cro de cómo se­ría­mos si fue­ra­mos más: Aun­que en pro­por­ción a la reali­dad so­cial éra­mos po­cas per­so­nas las que par­ti­ci­pá­ba­mos en los gru­pos, siem­pre te­nía­mos me­to­do­lo­gías de fun­cio­na­mien­to asam­blea­rio muy cons­cien­tes e ins­ti­tu­cio­na­li­za­das, pues­to que con­si­de­rá­ba­mos que lo que es­tá­ba­mos ha­cien­do era un en­tre­na­mien­to y apren­di­za­je que, por tan­to, de­bía ser­vir tan­to para un con­tex­to en el que fue­rá­mos po­cas per­so­nas has­ta para un con­tex­to mu­cho ma­yor. Esto po­día pa­re­cer algo rí­dicu­lo o exa­ge­ra­do para el mo­men­to en cues­tión, pero nos ayu­da­ba a apun­tar alto y a in­ten­tar ser un es­pe­jo de lo que ten­dría que ser en lo ma­cro el fun­cio­na­mien­to so­cial de­mo­crá­ti­co.

  • Com­par­tir una vi­sión: las per­so­nas que par­ti­ci­pa­mos en es­tos gru­pos y en su su­ce­sor, el Gru­po de Re­fle­xión para la Au­to­no­mía, com­par­ti­mos un ba­ga­je ideo­ló­gi­co que nos ayu­da a en­ten­der­nos y a po­der ha­blar y ana­li­zar can­ti­dad de ex­pe­rien­cias des­de una pers­pec­ti­va fun­da­men­tal­men­te co­mún.

Por lo que ata­ñe a las li­mi­ta­cio­nes o erro­res, po­dría ha­blar de lo si­guien­te, vis­to en re­tros­pers­pec­ti­va, y en re­la­ción al mis­mo tiem­po a con­te­ni­dos y a for­mas:

  • Nos ba­sá­ba­mos en un pa­ra­dig­ma de cam­bio so­bre­to­do in­te­lec­tual, a tra­vés de las ideas y el es­tu­dio, de la ideo­lo­gía, por de­cir­lo de al­gun modo. Aun­que los gru­pos crea­ban red, co­mu­ni­dad y amis­tad, eran so­bre­to­do gru­pos po­lí­ti­cos y con poco com­po­nen­te vi­ven­cial-ex­pe­rien­cial, cosa que nos ha­cía per­der po­ten­cial al en­con­trar­nos po­cas ho­ras a la se­ma­na y cons­ti­tuir la ex­pe­rien­cia, para mu­chos, sólo un bre­ve lap­so de tiem­po en su queha­cer dia­rio.

  • Es­tu­diá­ba­mos un sólo li­bro y de unos te­mas li­mi­ta­dos, la cual cosa po­día con­du­cir a des­co­no­ci­mien­to o erro­res en otras cues­tio­nes, a ses­gos de aná­li­sis o des­co­no­ci­mien­to de la reali­dad en otros. Al ser un pro­yec­to so­bre­to­do de cam­bio po­lí­ti­co y eco­nó­mi­co co­rría­mos el ries­go de caer en el po­li­ti­cis­mo y eco­no­mi­cis­mo, como de he­cho se dió un poco. Aho­ra al­gu­nos ha­bla­mos más de la re­vo­lu­ción in­te­gral, no­ción que va más allá de la im­ple­men­ta­ción de un pro­yec­to po­lí­ti­co de cam­bio so­cial, ha­cia la crea­ción de un pa­ra­dig­ma más ho­lís­ti­co que ten­ga una pers­pec­ti­va po­lí­ti­ca pero que no se li­mi­te a ella. En al­gu­nos mo­men­tos la di­fe­ren­te im­pli­ca­ción o li­de­raz­go en­tre los miem­bros cau­só al­gu­nas di­fi­cul­ta­des y pro­ble­mas, tan­to por­qué no se re­co­no­cía que ha­bía per­so­nas que de­di­ca­ban más ener­gías al gru­po como por otras que no en­con­tra­ban exac­ta­men­te su fun­ción y es­pa­cio en él. La dis­tin­ción en­tre li­de­ra­zo y do­mi­na­ción, y la prac­ti­ca de for­mas de li­de­raz­go y de se­gu­mien­to que no im­pli­quen do­mi­na­ción ni su­juz­ga­mien­to, es una cues­tión muy im­por­tan­te que aún está pen­dien­te de ser re­sol­vi­da ple­na y sa­tis­fac­to­ria­men­te en mu­chos mo­vi­men­tos so­cia­les con­tem­po­rá­neos.

  • Qui­zás nos fal­ta­ba una ac­tua­ción más es­tra­té­gi­ca en el sen­ti­do de mi­rar más a quién iba di­ri­gi­da la for­ma­ción con el fin de for­mar a per­so­nas que lue­go pu­die­ran efec­ti­va­men­te ser mul­ti­pli­ca­do­res de es­tos co­no­ci­mien­tos y proac­ti­vos en la crea­ción de pro­yec­tos.

  • Di­mos poca im­por­tan­cia al fac­tor éti­co, per­so­nal y de va­lo­res, a la au­to­cons­truc­ción de las per­so­nas como pie­za cla­ve de la re­vo­lu­ción. Des­pués vi­mos que este fac­tor es cru­cial, y que hay que abor­dar­lo ex­plí­ci­ta­men­te, no solo im­pli­ci­ta­men­te.

  • Ig­no­rá­ba­mos la li­mi­ta­cio­nes de la De­mo­cra­cia In­clu­si­va, o las pa­sá­ba­mos por alto cuan­do las atis­bá­ba­mos. En el mo­men­to en que des­cu­bri­mos las pro­pues­tas de la De­mo­cra­cia In­clu­si­va nos pa­re­ció que con­te­nía un en­fo­que ra­di­cal y su­pe­ra­dor tan­to en el aná­li­sis como en las pro­pues­tas, al mis­mo tiem­po que re­co­gía mu­chos ele­men­tos para ar­ti­cu­lar un pro­yec­to de au­to­no­mía so­cial y re­vo­lu­cio­na­rio. Este jui­cio fue y es cier­to pero con el tiem­po nos di­mos cuen­ta que no de­ja­ba de ser un en­fo­que par­cial del cam­bio -bá­si­ca­men­te eco­no­mi­cis­ta y po­li­ti­cis­ta-, que al­gu­nas cues­tio­nes que veía­mos im­por­tan­tes de ana­li­zar no ca­bían en su pers­pec­ti­va o se con­si­de­ra­ban to­tal­men­te inapro­pia­das -por ejem­plo el cues­tio­na­mien­to de los aten­ta­dos del 11-S en Nue­va York, la cues­tión del pico del pe­tró­leo y la cri­sis ener­gé­ti­ca, o los no­ve­do­sos en­fo­ques so­bre la vida que las in­ves­ti­ga­cio­nes de la nue­va bio­lo­gía po­nen en­ci­ma de la mesa, en­tre otros te­mas. A ni­vel es­tra­té­gi­co tam­bién nos en­con­tra­mos, en la Red In­ter­na­cio­nal de De­mo­cra­cia In­clu­si­va, con ri­di­ge­ces, cen­tra­lis­mo y dog­ma­tis­mo que li­mi­ta­ban se­ria­men­te la au­to­no­mía del gru­po y a ni­vel per­so­nal con ac­ti­tu­des y va­lo­res que dis­ta­ban mu­cho de ser ejem­plo del cam­bio que que­ría­mos ser. Fue prin­ci­pal­men­te por es­tos mo­ti­vos por los cua­les nos de­ci­di­mos a di­sol­ver el GADI y re­pen­sar nues­tra ac­ti­vi­dad po­lí­ti­ca, crean­do poco des­pués el Gru­po de Re­fle­xión para la Au­to­no­mía des­de el cuál se­gui­mos pro­mo­vien­do ideas si­mi­la­res a las de De­mo­cra­cia In­clu­si­va pero des­de una pers­pec­ti­va más nues­tra y abier­ta a nue­vos avan­ces, si­ner­gias y es­tra­te­gias[3].

Resultados

Como he co­men­ta­do, en to­tal, va­rias de­ce­nas de per­so­nas pu­die­ron par­ti­ci­par en es­tos gru­pos de es­tu­dio y ac­ción, rea­li­zan­do ta­reas de au­to­ges­tión del co­no­ci­men­to que les lle­va­ron a me­jo­rar sus­tan­cia­le­men­te su vi­sión po­lí­ti­ca del mun­do y de su en­torno, y apor­tar­la a sus res­pec­ti­vos pro­yec­tos y alle­ga­dos. Así pues, creo que los co­no­ci­mien­tos ad­qui­ri­dos han sig­ni­fi­ca­do una im­por­tan­te evo­lu­ción per­so­nal e in­te­lec­tual para mu­chos y un gran im­pul­so a pro­yec­tos re­la­cio­na­dos con las ideas es­tu­dia­das. Así, por un lado, hay per­so­nas que han se­gui­do avan­zan­do en el desa­rro­llo, am­plia­ción y pu­li­mien­to de las ideas, para cons­ti­tuir un nue­vo pa­ra­dig­ma y nue­vos gru­pos de es­tu­dio en sin­to­nia con nues­tras evo­lu­cio­nes ideo­ló­gi­cas y que ac­tua­li­cen y am­plien nues­tra vi­sión del mun­do (este es el caso par­ti­cu­lar­men­te de Blai, con el pa­ra­dig­ma Vi­ta­lis­ta In­te­gral); por otro lado, hay quién ha im­pul­sa­do pro­yec­tos coope­ra­ti­vos y po­pu­la­res en su ba­rrio (como Eduard, en el Ate­neu Coope­ra­tiu La Base); otros que han crea­do co­mu­ni­da­des con­vi­ven­cia­les pro-co­mu­na­les (como Can To­nal de Va­ll­bo­na) e in­ten­tan in­fluir en can­di­da­tu­ras mu­ni­ci­pa­lis­tas para ra­di­ca­li­zar­las; otros tie­nen pro­yec­tos edi­to­ria­les y/​o blogs; otros se han im­pli­ca­do en la Coope­ra­ti­va In­te­gral Ca­ta­la­na para tra­tar de apor­tar ideas or­ga­ni­za­ti­vas y for­ma­ción ideo­ló­gi­ca de ma­ne­ra más o me­nos in­for­mal; hay tam­bién quién in­ten­ta con­tri­buir al desa­rro­llo del con­cep­to de Re­vo­lu­ción In­te­gral o a una red in­ter­na­cio­nal que tra­ba­je en este sen­ti­do; es­tán los im­pul­so­res ini­cia­les de la Xar­xa d’Es­tu­dis per a l’Au­to­no­mia, quie­nes, ha­bien­do ex­pe­ri­men­ta­do el apren­di­za­je au­to­ges­tio­na­do en el mar­co de los GE­DIs, de­ci­die­ron ex­ten­der­lo en for­ma de red, fo­men­tan­do así la crea­ción de gru­pos de es­tu­dio de di­ver­sa ín­do­le y te­ma­ti­ca, etc.

Conclusión

Este tex­to se ha es­cri­to so­bre todo con la fi­na­li­dad de com­par­tir la ex­pe­rien­cia vi­vi­da y los apren­di­za­jes ge­ne­ra­dos con la es­pe­ran­za de que pue­da ser útil y ins­pi­ra­dor para otras per­so­nas o co­lec­ti­vos trans­for­ma­do­res que se plan­teen el desa­rro­llo de he­rra­mien­tas for­ma­ti­vas y edu­ca­ti­vas como par­te in­te­gran­te de un pro­ce­so re­vo­lu­cio­na­rio. Me pa­re­ce que la im­por­tan­cia de las ideas e idea­les, del desa­rro­llo del fac­tor cons­cien­te, en los pro­ce­sos de cam­bio no siem­pre es te­ni­da en cuen­ta en la me­di­da que se­ría ade­cua­da, pues la ur­gen­cia de mu­chas si­tua­cio­nes nos hace prio­ri­zar ac­tua­cio­nes más vi­si­bles y “prác­ti­cas” de­jan­do en un se­gun­do plano la re­fle­xión y la di­fu­sión de ideas. Pien­so que hay que apos­tar por vin­cu­lar ideo­lo­gía y prác­ti­cas, au­nan­do re­fle­xio­nes que po­de­mos ge­ne­rar a par­tir de nues­tras vi­ven­cias con­cre­tas con ideas ge­ne­ra­les y glo­ba­les que nos ayu­den a ana­li­zar y orien­tar­nos en el mun­do en el que vi­vi­mos.

Cada ex­pe­rien­cia es úni­ca, tan­to como lo es cada mo­men­to his­tó­ri­co y lo que este de­man­da. Ac­tual­men­te, el desa­rro­llo de ideas y prác­ti­cas re­vo­lu­cio­na­rias si­gue es­tan­do a la or­den del día, qui­zás mu­cho más que cuan­do em­pe­za­mos a desa­rro­llar los gru­pos de De­mo­cra­cia In­clu­si­va. Es cada vez más evi­den­te que ne­ce­si­ta­mos lle­var a cabo una gran trans­for­ma­ción in­te­gral del sis­te­ma en el que vi­vi­mos, pues­to que este se ha vuel­to un sis­te­ma bio-cida y que aten­ta con­tra la au­to­no­mía y la li­ber­tad de cada vez más per­so­nas. Ne­ce­si­ta­mos en­tu­sias­mo, ideas, pro­yec­tos, pa­ra­dig­mas, co­mu­ni­da­des, gru­pos de es­tu­dio y ac­ción, se­mi­llas que bro­ten por do­quier con cada vez más fuer­za y si­ner­gia para ir re­no­van­do este mun­do ca­du­co e in­sos­te­ni­ble que se nos vie­ne aba­jo. ¡Arri­ba los co­ra­zo­nes, y las ca­be­zas! Ma­nos a la obra por el desa­rro­llo de la au­to­no­mía y la pre­ser­va­ción y po­ten­cia­ción de la Vida.


  1. Este ar­tícu­lo se basa, en par­te, en una au­to­bio­gra­fía inedi­ta que em­pe­za­mos a es­cri­bir hace un tiem­po con Blai Dal­mau, la cual pre­ten­de ex­pli­car con ma­yor de­ta­lle nues­tra evo­lu­ción per­so­nal, po­lí­ti­ca e in­te­lec­tual en los úl­ti­mos años. 

  2. “De la edu­ca­ción su­mi­sa al apren­di­za­je en li­ber­tad” Blai Dal­mau, 2009. 

  3. Po­déis en­con­trar el co­mu­ni­ca­do en el cual ex­pli­cá­ba­mos nues­tra de­ci­sión aquí: http://​de­mo­cra­cia-in­clu­si­va.blogs­pot.com.es/​2012/​11/​ce­sa­mos-la-in­ter­ven­cion-po­li­ti­ca-y-nos.html

¿Que te ha pa­re­ci­do el tex­to? Pue­des de­jar­nos un co­men­ta­rio más aba­jo o com­par­tir­lo en las re­des so­cia­les. O si lo pre­fie­res, te­ne­mos otros tex­tos y un news­let­ter que te pue­den in­tere­sar.